Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, A. C.

Consumidor representativo del INPC

[my_elementor_php_output]
URL corta: https://ciep.mx/oi55

La inflación presentada durante la primera quincena de julio fue de 4.00% de acuerdo al INEGI. La inflación es construida a partir del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y dicho índice es determinante para aspectos económicos importantes como son la asignación de salarios, tasas de interés e inclusive la política monetaria a implementarse. Por lo tanto vale la pena preguntarse ¿Quién es este consumidor representativo del INPC? ¿Cuáles son los bienes y servicios considerados para su construcción? ¿Es una referencia confi able para estimar el poder adquisitivo de las familias mexicanas?

1 Construcción del INPC

El INEGI, desde julio de 2011, es la institución responsable y única para el cálculo del INPC, y para ello utiliza la fórmula de Laspeyres[1] que es de uso generalizado en el mundo y reconocido por el Organismo de Certificación (OCI). La construcción consta, en resumen, de tres fases:

1. Alcance de datos: La canasta representativa se obtiene de los gastos reportados en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010. Se consideran sólo los hogares en localidades urbanas, por lo tanto el consumidor representativo del INPC representa solamente el 62.6% de los mexicanos[2].

Son 283 bienes y servicios asignados para este consumidor representativo que se encuentran clasificados por 12 finalidades (Alimentos, vestimenta, vivienda, educación, recreación, entre otros). Un aspecto que ha ganado atención es que el INPC únicamente incluye los gastos realizados de contado, por lo tanto no considera que este consumidor representativo incurra en costos de financiamiento como pueden ser pagos a tarjetas de crédito.

2. Asignación de ponderaciones: Los ponderadores expresan la importancia que cada concepto tiene respecto al gasto total del hogar mexicano, y la representatividad de este consumidor depende de la precisión de dichos ponderadores. Cambiar las ponderaciones del INPC en el año 2010[3] permitió observar las transformaciones en la estructura del gasto de las familias mexicanas porque se incluyeron servicios que antes no eran consumidos, como pago de internet o telefonía móvil. De acuerdo a las ponderaciones actuales del INPC, los gastos para la vivienda (agua, luz, teléfono) son los que mayor participación tienen para este consumidor representativo mientras que los gastos para la salud ocupan el último lugar dentro de su presupuesto.

Cuadro-gasto1

 

3. Recopilación de precios: Ya seleccionada la canasta, el INEGI tiene una muestra de 16 mil puntos de venta y 5 mil viviendas para llevar a cabo mensualmente 235 mil cotizaciones de precios.

2 INPC y efectos redistributivos

Actualmente, el criterio para fijar los aumentos en el salario mínimo y mantener el poder adquisitivo de los trabajadores es el INPC. Al ser referencia para fijar los contratos, el INPC tiene efectos redistributivos; es decir, un trabajador puede ganar un salario mayor en términos nominales pero poder comprar menos bienes y servicios a causa del alza en los precios[4].

Como fue mencionado anteriormente y como se muestra en el Cuadro 1, los conceptos de gasto que tienen mayor ponderación para este consumidor representativo son los de vivienda, seguidos por los alimentos y teniendo en 6to lugar prendas de vestir y calzado. Pero ¿El consumidor representativo del INPC refleja el consumo de un mexicano que recibe un salario mínimo? Utilizando una canasta, que inclusive no separa entre zona rural y urbana, como referencia, puede esconder efectos redistributivos en familias que como primera necesidad tienen los alimentos y no gastos de vivienda.

figura-1

 

3 Canasta básica

La canasta básica consiste en la selección de 80 bienes y servicios de los 283 que conforman el INPC. Si comparamos el crecimiento de la canasta básica con el del INPC durante el 2013, el primer índice incrementó 4.38%, mientras que el INPC un 3.56%. Como se puede ver en la Figura 1 durante el primer semestre del año la canasta básica en México se ha encarecido en mayor magnitud que la inflación. Este hecho ha sido una constante desde julio de 2011. [5] Que el INPC presente una menor inflación que la canasta básica nos dice que la estimación del poder adquisitivo para la población que gana hasta un salario mínimo, podría estar subestimada y deteriorada.

Entre los bienes que conforman la canasta básica están la gasolina (alto y bajo octanaje), carne de res, telefonía móvil, transporte colectivo,medicamentos, artículos escolares, entre otros. Sin embargo, la crítica hacia la canasta básica va dirigida a la exclusión de bienes como vestido, calzado, carne de pollo y artículos para el hogar que podrían ser más representativos al padrón de consumo de la población que recibe un salario mínimo.

4 Conclusiones

El INPC, dada su importancia no sólo en efectos de política monetaria sino también en distribución de ingresos, debe ser tratado con precisión y conociendo las características del consumidor representativo con el que se construye. Para términos de poder adquisitivo, como es en la asignación de salario mínimo, se debe considerar que este consumidor incluye bienes y servicios que la población que recibe un salario mínimo no consume, y por lo tanto se puede subestimar el efecto que tiene el alza de precios en los que menos ingresos reciben.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Recientes

Videos

Transición económica y demográfica en América Latina
Transición económica y demográfica en América Latina
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Las finanzas públicas de Pemex
Las finanzas públicas de Pemex
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Explorando Datos 2021
Explorando Datos 2021

Podcasts

Newsletter

Recibe a tu correo electrónico novedadese información del CIEP.

¡Suscríbete al CIEP!

CONTACTO

Centro de Investigación Económica y Presupuestaria. Puebla 151 Letra O, Col. Roma Norte, Del. Cuauhtémoc, CDMX, C.P. 06700 info@ciep.mx / (55) 53.40.86.88
Contacto de prensa: Mariana Villalba
marianavillalba@ciep.mx

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria es un organismo de la sociedad civil, sin fines de lucro ni agenda partidista, que provee información y análisis accesibles, relevantes y técnicamente sólidos para mejorar y democratizar las discusiones y la toma de decisiones en economía y finanzas públicas, con el propósito de darle sostenibilidad al sistema fiscal en beneficio de las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, no provee de propuestas específicas que modifiquen las leyes ni la política pública.

Descarga el PDF

¡Aquí está el documento que solicitaste!