El fenómeno de transmisión de precios se da cuando los cambios de precios en los mercados internacionales influyen en los precios de los mercados domésticos. Analizar este fenómeno es importante porque permite desarrollar políticas apropiadas que ayuden a disminuir el alza de precios durante periodos de crisis, cuyo efecto multiplicador exacerba los efectos de la crisis. Además, las conclusiones a las que se pueden llegar a través de este tipo de análisis ayudan a entender el impacto de las distorsiones del mercado, el ajuste de costos y la intervención gubernamental, entre otros aspectos.

Por ello, el objetivo de este boletín es mostrar el fenómeno de transmisión de precios de los alimentos para el caso de México. Se analizó el incremento de precios de granos básicos (arroz, maíz, sorgo y trigo) en los mercados internacionales durante las crisis de 2007 y  2011 y su transmisión hacia el mercado mexicano.

Tendencias de los precios de los alimentos

Los precios internacionales de cereales (arroz, maíz, sorgo y trigo) se incrementaron considerablemente en dos ocasiones durante el periodo 2005-2012, primero en 2008 y más adelante en 2011. Los picos se presentaron después de seis años de incrementos de precios constantes, seguido de una caída a partir de la cual una nueva alza de precios se presentó. Los precios del maíz (Argentina y EUA), sorgo y trigo (fuerte y suave) alcanzaron incrementos de más del doble durante 2008, mientras que el arroz (A1 y B) se triplicó. En 2011, éstos se duplicaron, pero esta vez no cayeron como sucedió después de 2008 pues se mantuvieron (Figura 1).

Figura15

En el caso doméstico también se aprecian fuertes incrementos en dos periodos: 2008 y 2011. El maíz amarillo y el sorgo duplicaron sus precios en ambos años y mantuvieron ese nivel después de 2011. El precio del trigo aumentó 90.0 por ciento en el primer periodo y 80.0 por ciento durante el segundo, manteniendo un incremento del 50.0 por ciento a partir de este último. El arroz refleja un incremento significativo sólo en 2008 (80%). Por su parte, el precio del maíz blanco creció 50.0 por ciento durante el periodo uno pero 90.0 por ciento durante el dos, a partir del cual mantuvo un nivel 70.0 por ciento mayor que antes de la crisis de 2007. Asimismo, es posible observar como los niveles máximos de precios se dan sólo unos meses después que en los mercados internacionales (Figura 2).

Figura24

La hipótesis de transmisión de precios

La transmisión de precios se refiere al efecto de los precios de bienes y servicios en un mercado, en los precios de los mismos bienes y servicios de otro mercado. Ésta se mide a través de la elasticidad de transmisión, definida como el cambio porcentual en el precio de un bien o servicio en un mercado, dado un cambio porcentual (1%) en el precio del mismo bien o servicio en otro mercado. En este caso, se trata de los precios de granos básicos en dos diferentes mercados: el internacional y el doméstico. El supuesto subyacente a esta hipótesis es que los mercados son perfectamente competitivos, por lo que, el producto es homogéneo, los comerciantes son numerosos y pequeños de forma que ninguno tiene poder de mercado, el intercambio ocurre inmediatamente, no hay impuestos al comercio u otro tipo de barreras o políticas comerciales y no hay costos de transacción o transportación.

El caso de México

La metodología utilizada para probar la hipótesis de transmisión de precios de los alimentos para el caso de México es conocida como análisis de series de tiempo, y se refiere a los efectos dinámicos de determinado evento a través del tiempo. Para ello, se utilizaron los precios de cuatro granos básicos: arroz, maíz, sorgo y trigo. Éstos corresponden al mercado internacional y al mercado mexicano. La información es mensual y cubre el periodo de enero de 2005 a agosto de 2012, los precios son constantes de 2008 y se encuentran en dólares por tonelada.

Se presentan dos resultados: el primero es la estimación del modelo de corrección de errores por el método de mínimos cuadrados ordinarios y el segundo, es la estimación del mismo modelo pero con el método de vectores autoregresivos.[1] El primer resultado muestra que hay un efecto en el corto plazo de los mercados internacionales a los mercados domésticos. Solo en el mercado del maíz blanco el efecto en el corto plazo no es significativo. El maíz amarillo es el grano cuyo efecto dura el menor tiempo pues para volver a su precio anterior se ajusta a una velocidad del 45.2% mensual, seguido por ambos tipos de trigo, suave y duro rojo, con el 40.2% y 38.5%, respectivamente. Contrario al maíz amarillo, el blanco tarda el mayor tiempo pues para volver a su precio anterior se ajusta a una menor velocidad, del 18.9% al mes. Los precios internacionales afectan más al maíz amarillo y al trigo rojo en el corto plazo debido a los mayores porcentajes (Cuadro 1). Es decir, el primer resultado, muestra que los mercados no están en equilibrio y que los precios internacionales tienen efecto en los domésticos en el corto y largo plazo en todos los granos, con excepción del maíz blanco, en el que no hay efecto de corto plazo.

Cuadro-13

El segundo resultado es similar, muestra que la velocidad de ajuste y la relación de largo plazo son significativas para todos los granos. El arroz presenta el menor efecto con un 43.5% opuesto al sorgo el cual presenta el mayor efecto del 88.6%. El resto de los granos indican un alto nivel de transmisión pues tiene elasticidades en un rango entre el 60 y 80%. Por otro lado, las velocidades de ajuste presentan valores bajos. La relación entre el maíz blanco y el maíz de Argentina presenta el menor ajuste con el 18.8%, y el mayor ajuste se presenta por la relación del maíz amarillo del México y EUA con el 47.9%. El resto de los parámetros están en un rango del 20 al 40%. En contraste, la relación de corto plazo y la velocidad de ajuste no son significativos en casi todos los casos. Solo para el arroz ambos parámetros son significativos y en el caso de la relación del maíz blanco mexicano y del amarillo de EUA la velocidad de ajuste es significativa (Cuadro 2). Es decir, en el segundo resultado, se aprecia que los precios del mercado internacional afectan al mercado mexicano, pero a diferencia del primer resultado, esto sucede sólo en el largo plazo.

Cuadro-2

Conclusiones

¿Los cambios en los precios internacionales de alimentos afectan los precios en el mercado mexicano? ¿En qué grado? En resumen, se muestra que sí, los precios internacionales de los granos básicos aquí analizados tienen un efecto significativo en los precios del mercado nacional. Se puede afirmar que su comportamiento, en ambos mercados es un comportamiento conjunto en el largo plazo, sin embargo, en el corto plazo la evidencia difiere dependiendo de la metodología utilizada. Un análisis gráfico refleja que su evolución en estos productos en ambos mercados es similar aunque el efecto de uno sobre otro no es inmediato.

De los alimentos analizados, el arroz presenta la menor influencia por parte del mercado internacional, mientras que el sorgo muestra mayor efecto de transmisión. La velocidad de ajuste entre el maíz de México y Estados Unidos muestra la existencia de una relación estrecha entre ambos mercados.

Ver referencias

[1] Para más información sobre la metodología utilizada, pruebas estadísticas, modelos econométricos, etc. consultar el documento con la investigación completa en:

http://ciep.mx/transmission-of-international-price-changes-to-mexican-markets/