(18 de febrero de 2015) – Las participaciones que han recibido las entidades federativas y los municipios en 2015 reflejan los mismos objetivos planteados por la Reforma de Ley de Coordinación 2013. Ante la nueva reforma de Ley de Coordinación en agosto de 2014, los incentivos planteados por la reforma de 2013 no se pierden. Solamente las participaciones relacionadas con la extracción y el consumo de hidrocarburos se ajustan a los objetivos de la Reforma Energética.

El investigador del CIEP Kristobal Meléndez comentó que los incentivos de la Reforma de la Ley de Coordinación Fiscal 2013 continúan hasta la fecha; es decir, los estados que recaudan más impuestos y se coordinan mejor obtienen mayores niveles de participación. Por ejemplo, si una entidad federativa tiene un menor progreso en sus niveles de recaudación de impuestos locales, la consecuencia será que éste obtenga menores niveles de participación. Sin embargo, el tener altos niveles de recaudación local no garantiza altas tasas de crecimiento de participación en el Fondo General de Participaciones. De igual manera, la coordinación fiscal tiene mayor impacto en los niveles de participación del Fondo de Fomento Municipal; aquellos estados que no se coordinan fiscalmente pierden el 30% del crecimiento del Fondo de Fomento Municipal.

Por otro lado, los montos del Fondo de Extracción de Hidrocarburos presentaron tasas de progresos superiores al 39% en tan solo un año. Los incentivos de la venta de gasolina y diésel benefician a todas las entidades federativas, sin importar la recaudación de sus impuestos locales. Un ejemplo es Tabasco (que había tenido retrocesos importantes en el Fondo General de Participaciones, en el Fondo de Fomento Municipal y en el Fondo de Compensación), se recupera y termina con un saldo a favor gracias al Fondo de Extracción de Hidrocarburos. Este fondo tuvo incrementos importantes en 2015 debido a que los ingresos petroleros estaban garantizados. Sin embargo, para 2016, el Fondo de Extracción de Hidrocarburos podría tener ajustes importantes.

Ante una baja en la recaudación subnacional y con el fin de incentivar el cobro del impuesto predial y otros impuestos locales, la Reforma de Ley de Coordinación Fiscal 2013 modificó la fórmula de distribución del Fondo de Fomento Municipal. De la recaudación obtenida, 2/11 se distribuirán entre las 10 entidades federativas que, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tengan los menores niveles de PIB per cápita no petrolero y no minero. Para la Ley de Coordinación 2014, las principales modificaciones son que los incentivos de la venta final de gasolinas y diésel corresponden a 9/11 de la recaudación prevista por la Ley de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios. Además, el Fondo de Extracción de Hidrocarburos está conformado por las transferencias de recursos provenientes del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

El investigador concluyó que la Reforma de la Ley de Coordinación Fiscal de 2014 no modificó los objetivos fundamentales de su antecesor, ya que se continúa beneficiando a aquellos estados que incrementan su nivel de recaudación de impuestos locales y/o que optan por la coordinación en materia fiscal.