El Financiero  –  03 de Abril, 2013

Inversión en salud se redujo 34.27% en 3 años

El gasto programado en salud pública para este año resulta insuficiente para alcanzar la cobertura universal y la homologación de los servicios, destaca un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, AC (CIEP), titulado Gasto público en salud 2013.

El estudio indica que como proporción del Producto Interno Bruto, el gasto en salud para este año (457,727 millones de pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación) representa 2.81%.

Detalla que “para alcanzar el acceso universal a los servicios de salud –como establece el compromiso 1 del Pacto por México-, se requiere al menos 5 por ciento del PIB nacional”.

El documento, elaborado por la investigadora Ingrid Pinto Piña, pone el acento en la necesidad de aumentar los recursos destinados a inversión física y subfunciones, como la de la rectoría del sistema de salud, “para avanzar no sólo en materia de cobertura universal, sino también en la creación de un sistema universal de salud pública”.

Sin embargo, subraya que de 2011 a 2013 el gasto corriente (al cual este año se le destinará 97.17% del presupuesto) se ha incrementado 5.15%, al pasar de 394,892 millones de pesos a 444,772 millones, en tanto que, en el mismo lapso, el gasto en inversión se ha reducido 34.27%. En 2011 se le destinó un monto de 18,398 millones de pesos, pero para este año sólo se le asignaron 12,954 millones.

Hay que señalar que para este rubro sólo se destinará 2.83% del gasto en salud 2013.

Debilidades

El estudio advierte que la universalización de la salud debe ir más allá del aumento de los recursos destinados a programas de seguridad social como Oportunidades o el Seguro Popular, y agrega que en este rubro México tiene grandes retos.

Al respecto, alerta que en nuestro país el sistema de oferta de la salud se encuentra fragmentado, falta una delimitación clara de las tareas de las instituciones existentes y tampoco hay un organismo independiente encargado de la administración, control y auditoría de los recursos destinados a la función salud.

“Todo ello obstaculiza la comunicación entre los entes responsables de los servicios de salud, la competencia por brindar servicios de mejor calidad y la transparencia y rendición de cuentas.”

Al hacer un análisis por instituciones, indica que el gasto total programado de IMSS, ISSSTE y Pemex -donde se atienden las personas que trabajan en el sector formal- es de 252,513 millones de pesos, que representa 55% del presupuesto en salud y cuyo aumento respecto de los recursos programados en 2012 fue de 1.46%.

En relación con la población sin seguridad social que recibe atención médica por parte de instituciones privadas, de la Secretaría de Salud (SSA) y de programas como Oportunidades o el Seguro Popular, informa que este grupo percibirá la cantidad de 198,745 millones de pesos, cifra que representa 43.4% del gasto en salud en 2013 y que experimenta una variación de 0.24% en comparación con los recursos programados en el Proyecto de Presupuesto de la Federación 2013.

“Un tercer grupo está conformado por las personas que trabajan en la Defensa Nacional y en la Marina, quienes reciben servicios de salud en instalaciones propias de esas instituciones. En conjunto, ambas secretarías tienen una participación de 1.4 por ciento en el gasto en ese rubro para este año, porcentaje que equivale a seis mil 468 millones de pesos y que es 2 por ciento menor a los recursos programados en el presupuesto de 2012.”

VER NOTA