Crisis en Pemex agrava la decadencia petrolera – 13 de abril de 2016

La crisis por la que atraviesa Pemex es tan grande que en sólo dos años su producción caerá casi la mitad de los barriles diarios que perdió en el periodo 2003-2013, alertaron especialistas.

Gabriel Farfán, director de Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados (GPR), señaló según los Precriterios de Política Económica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Gobierno federal anticipa que para 2017 la plataforma de producción será de 2 millones 28 mil barriles diarios (mbd).

Al inicio de 2015, su expectativa de producción era de 2 millones 488 mbd de petróleo, es decir, unos 460 mil de barriles más de los anticipados para el próximo año.

“El declive de la plataforma de producción es la más pronunciada en las últimas décadas para un periodo tan corto.

“Son casi medio millón de barriles diarios que Pemex dejó de producir y eso se traduce en ingresos que el Gobierno dejó de tener en un periodo muy pequeño para el cual no ha tenido tiempo de hacer ajustes”, dijo.

Farfán subrayó que en la década de 2003 a 2013, la caída en la producción de barriles fue de un millón de barriles diarios, que aunque representó una afectación a las finanzas públicas, fue un proceso largo y repartido a lo largo de ese periodo.

La caída tan pronunciada en dos años de la producción petrolera y las bajas previsiones para los próximos años es preludio de que los resultados esperados por la reforma energética no llegarán pronto.

“Hablamos que en 2017 la producción será apenas mayor a 2 millones de barriles diarios, lejos de lo que se esperaba producir en ese momento”, advirtió.

Al respecto, Héctor Villarreal, académico del Tecnológico de Monterrey y director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), apuntó que para quienes han seguido el declive de Pemex, el desplome en tan poco tiempo de la producción ha sido una sorpresa.

En México, agregó, no se había registrado un desplome sostenido en la producción petrolera tan grande y en tan poco tiempo, que pusiera contra la pared a los ingresos del Gobierno federal.

Villarreal estimó que es posible que la reforma energética sí consiga levantar la producción y por lo tanto los ingresos del Gobierno, aunque eso ocurrirá en el largo plazo.

En el futuro inmediato, añadió, el panorama es gris para las finanzas públicas que por décadas se acostumbraron a los ingresos petroleros y ahora registran un declive como nunca antes.

VER NOTA