Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, A. C.

Valor del Trabajo No Remunerado en los Hogares. Una vía para impulsar el desarrollo y el sistema fiscal

[my_elementor_php_output]
URL corta: https://ciep.mx/Pzqh

La reducción del gasto público en programas de cuidado, sumada a las medidas tomadas por la pandemia, elevó el tiempo y valor económico del trabajo de cuidado no remunerado. En 2020, el gasto en cuidado se redujo 19 %, mientras que el tiempo dedicado a dicho trabajo incrementó 81 millones de horas semanales y su valor económico pasó de representar 22.9 % a 27.6 % del PIB. Las actividades en las que se presentaron mayores aumentos de tiempo y participación en el valor económico fueron los cuidados, alimentación y limpieza de la vivienda. Además, las mujeres son quienes más aportan a este trabajo, pues ellas contribuyeron con 73.3 % del valor económico, mientras que los hombres contribuyeron con 26.7 %.

1 Introducción

El trabajo de cuidado1 hace posible la reproducción del sistema económico a través del mantenimiento de la fuerza de trabajo, la cual genera valor económico. Sin embargo, este trabajo se realiza principalmente de manera no remunerada, pues 84 millones de personas realizan trabajo de cuidado no remunerado en su hogar y sólo 2.2 millones reciben ingresos por hacerlo2 (INEGI, 2021). Si no se reconoce esta dimensión dentro del análisis económico, la implementación y evaluación de las políticas públicas para reducir las brechas de género pueden fallar (Rodrı́guez Enrı́quez, 2012).

La Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares (TNRH) provee información acerca de las labores domésticas y de cuidado realizadas de manera no remunerada en los hogares mexicanos. Esta investigación tiene como objetivo conocer la relación que existe entre los cambios que han presentado los indicadores del TNRH de México y los cambios del gasto público dirigido al cuidado de 2018 a 2020. Para ello, se realiza un análisis de las horas y la participación equivalente del TNRH dentro del Producto Interno Bruto (PIB) del país durante el periodo mencionado. Del mismo modo, se revisa el gasto ejercido por los programas presupuestarios dirigidos al cuidado.

2 Valor económico del Trabajo No Remunerado en Hogares

El impacto de la pandemia por Covid-19 y las escasas políticas públicas dirigidas al cuidado incrementaron en 81 millones de horas3 el TNRH en 2020, respecto del año anterior. En total, los hogares mexicanos dedicaron, en promedio 2 mil 875 millones de horas durante 2020 al TNRH (cuadro 1). De este total, las mujeres dedicaron 2 mil 139 millones de horas, 49 millones de horas más que en 2019. En cambio, los hombres dedicaron 735 millones de horas, 31 millones de horas más que en 2019, acentuando las brechas de género que existían antes de la pandemia. De 2018 a 2019, el TNRH tuvo un incremento de 52 millones de horas.

El valor económico del TNRH en 2020 fue de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del PIB del país. Pese a ello, este valor no es medido en la contabilidad nacional. De esta cifra, las mujeres aportaron 73.3%, mientras que los hombres contribuyeron con 26.7%. En relación con los niveles previos a la pandemia, la participación total del valor del TNRH respecto del PIB se incrementó 4.7 puntos porcentuales (pp) en comparación con la participación en 2019. El crecimiento del año previo, de 2019 respecto de 2018, fue de sólo 0.7 pp.

2.1 Actividades del Trabajo no Remunerado en Hogares

Las actividades a las que más se les dedicó tiempo durante 2020 fueron Alimentación, Limpieza y mantenimiento de vivienda, y Cuidados y apoyo. La realización de estas actividades requirió 871 millones de horas, 765 millones de horas y 451 millones de horas, respectivamente, las cuales en su mayoría fueron realizadas por mujeres (figura 1). Durante 2020, el mayor aumento de tiempo dedicado al TNRH se dio en Limpieza y mantenimiento de vivienda, con 53 millones de horas más respecto de 2019, seguida de la Alimentación, que aumentó 40 millones de horas de 2019 a 2020. De 2018 a 2019, estas actividades incrementaron 17 millones de horas cada una.

Figura 1.

Durante 2019 se observó un aumento de cinco horas en las actividades de Cuidados y apoyo respecto de 2018, y durante 2020 hubo una disminución de 22 horas en comparación con 2019. Dicha disminución se explica por las variaciones en el tiempo dedicado a las labores que conforman los Cuidados y apoyo, derivadas del cierre de las escuelas y otros centros de cuidado a causa de la pandemia:

  • Las labores de Traslados y acompañamiento disminuyeron 58.8% de 2019 a 2020.
  • Las labores de Cuidados generales a menores de edad y ayuda escolar incrementaron 7.4%, comparado con 2019.
  • Las labores de Cuidados de la salud aumentaron 9.4% en 2020.

Dentro del TNRH, la actividad con mayor paridad entre mujeres y hombres es la relativa a Compras y administración del hogar. Por cada hora que los hombres dedican a estas actividades, las mujeres trabajan 1.2 horas. Esta brecha es más notoria en las actividades de Alimentación, Limpieza de ropa y calzado, y Cuidados y apoyo, donde por cada hora trabajada por los hombres, las mujeres trabajan 3.3, 2.4 y 2.4 horas, respectivamente.

La actividad que contribuye en mayor medida a la participación del valor económico del TNRH respecto del PIB en 2020 corresponde a Cuidados y apoyo, aportando 7.7 pp a la participación porcentual total (cuadro 2). De 2019 a 2020, la participación de esta actividad incrementó 1.1 pp, cuando de 2018 a 2019 sólo aumentó 0.1 pp.

Cabe señalar que, a pesar de que las horas dedicadas a Cuidados y apoyo son menos que las dedicadas a Alimentación, Limpieza y mantenimiento de vivienda, su contribución es mayor, ya que las actividades de cuidados son más costosas que proporcionar alimentos y limpieza. Los costos por hora provienen de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) y la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), mediante la vinculación de las actividades de TNRH con el ingreso medio por hora de su equivalente en el mercado, de acuerdo con la Clasificación Mexicana de Ocupaciones (CMO) y el Sistema Nacional de Clasificación de Ocupaciones (SINCO) (INEGI, 2017).

Las actividades de Alimentación aportan 6 pp y Limpieza y mantenimiento de vivienda aporta 5.7 pp. De 2019 a 2020, la participación de dichas actividades aumentó 1.1 pp y 1.2 pp, respectivamente, cuando su incremento de 2018 a 2019 fue de sólo 0.1 pp.

3 Gasto público en los programas dirigidos al cuidado

Las mujeres asumen el trabajo de cuidado de manera desproporcionada, lo que fortalece las desigualdades sociales, económicas y de género. Por ello, es necesario que parte del gasto público se destine a promover políticas públicas que redistribuyan las responsabilidades de cuidado entre las familias y el Estado a través del incremento en la oferta de servicios y programas públicos de cuidado para la infancia, personas adultas mayores, enfermas y con discapacidad (Girón, 2018; Rodriguez Enriquez y Marzonetto, 2015).

De 2018 a 2019, la disminución del gasto en programas presupuestarios dirigidos al cuidado4 fue de 10.2%, pues el gasto ejercido fue de 34 mil 916.1 millones de pesos (mdp) en 2019 (cuadro 3). Ese mismo año se creó el Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras (PABNNHMT); sin embargo, el gasto que se le destinó no fue suficiente para cubrir la disminución de 98.5% en el gasto del Programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras, el cual sería eliminado el año siguiente. También hubo una reducción significativa para el Seguro de vida para jefas de familia (-83.2%) y los Servicios de Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil (-24.4%).

Durante 2020, el gasto en los programas dirigidos al cuidado fue de 28 mil 271.7 mdp, presentando una caída de 19% respecto de 2019. Esta caída se debe principalmente a la eliminación del Programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras y la reducción de más de la mitad del gasto para Escuelas de Tiempo Completo (-52.6%). Asimismo, se observaron reducciones en el gasto para los programas Educación Inicial y Básica Comunitaria (-16.1%) y Expansión de la Educación Inicial (-14.5%).

La reducción del gasto en programas de cuidado, sumada a las medidas de confinamiento tomadas por la pandemia, se relaciona con el aumento de tiempo y valor económico de los cuidados a menores de edad, ayuda escolar y cuidados de salud. Por un lado, de 2018 a 2019, cuando se observaron reducciones en el gasto para programas dirigidos al cuidado de la primera infancia y adultos mayores, la participación porcentual del valor económico del TNRH subió de 22.1% a 22.9%. Por otro lado, en 2020, dicha relación se acentuó, ya que además de la eliminación y las reducciones de gasto en cuidado de años anteriores, también se registraron caídas en el gasto en cuidado proporcionado a través de programas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que llevaron a que la participación mencionada llegara a 27.6% (figura 2).

Figura 2.

4 Implicaciones de política pública

El trabajo doméstico y de cuidado no remunerado genera servicios que no sólo satisfacen las necesidades de los miembros del hogar, sino que producen o contribuyen a producir valor económico. A pesar de esto, las personas que se dedican únicamente al trabajo de cuidado en los hogares, principalmente mujeres, son consideras como parte de la población no económicamente activa. Por ello, es necesario reconocer este trabajo, redistribuirlo y remunerarlo. Reconocer el valor económico del TNRH y contabilizarlo dentro del PIB podría llevar a nuevos estándares de desarrollo y reducir las desigualdades.

Transferir parte de dicho trabajo al sector público promovería la profesionalización del trabajo de cuidado y la creación de empleos remunerados en dicho mercado laboral, ya que la mayoría de las personas que se dedican a estas actividades lo hacen de forma no remunerada. Además, se contribuiría a la reducción de las desigualdades que genera la división sexual del trabajo doméstico y de cuidado, pues son las mujeres quienes han asumido en mayor medida los costos físicos, mentales y emocionales de este trabajo.

Es fundamental sacar el trabajo de cuidado de la esfera privada e incorporarlo como un tema de política pública. La carga de TNRH en México podría compensarse a través de la asignación de gasto público para la creación de un Sistema Nacional de Cuidados (SNC). Este SNC promovería la implementación de políticas públicas que amplíen la oferta de programas sociales y servicios de cuidado a la niñez, personas adultas mayores, personas enfermas y con discapacidad.


  1. El INEGI se refiere a este trabajo como trabajo doméstico e incluye a: empleados domésticos, cocineros, cuidadores, jardineros, lavanderos y planchadores, choferes, vigilantes y porteros.↩︎
  2. Las categorías de trabajo de cuidado remunerado y no remunerado no son mutuamente excluyentes, por lo que no deben ser sumadas, ya que personas ocupadas de manera remunerada también pueden estar clasificadas como personas que realizan dicho trabajo de forma no remunerada.↩︎
  3. Las cifras consideran el total de horas a la semana trabajadas por toda la población.↩︎
  4. La metodología para la selección de estos programas puede consultarse en el documento Gasto público para un Sistema Nacional de Cuidados (CIEP 2021), disponible en https://ciep.mx/RWK1.↩︎

Descarga la publicación completa en PDF

A problem was detected in the following Form. Submitting it could result in errors. Please contact the site administrator.

¡Ayúdanos a ofrecerte mejores contenidos respondiendo a una breve encuesta!

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Recientes

Videos

Presentación | Informe Finanzas Públicas Locales, CIEP 2022
Presentación | Informe Finanzas Públicas Locales, CIEP 2022
Aprende a utilizar el simulador del IEPS al tabaco
Aprende a utilizar el simulador del IEPS al tabaco
Energía y finanzas públicas. Retos ante el cambio climático
Energía y finanzas públicas. Retos ante el cambio climático
Transición económica y demográfica en América Latina
Transición económica y demográfica en América Latina
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Presentación | La vacuna contra la desigualdad

Podcasts

Newsletter

Recibe a tu correo electrónico novedadese información del CIEP.

¡Suscríbete al CIEP!

CONTACTO

Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.Puebla 151 Letra O, Col. Roma Norte,Del. Cuauhtémoc, CDMX, C.P. 06700info@ciep.mx / (55) 53.40.86.88
Contacto de prensa: prensa@ciep.mx y
55.6236.4655 (WhatsApp)

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria es un organismo de la sociedad civil, sin fines de lucro ni agenda partidista, que provee información y análisis accesibles, relevantes y técnicamente sólidos para mejorar y democratizar las discusiones y la toma de decisiones en economía y finanzas públicas, con el propósito de darle sostenibilidad al sistema fiscal en beneficio de las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, no provee de propuestas específicas que modifiquen las leyes ni la política pública.

Descarga el PDF

¡Aquí está el documento que solicitaste!