Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, A. C.

Situación de estados con elecciones 2017

[my_elementor_php_output]
URL corta: https://ciep.mx/c2WF

El 4 de junio de 2017 se elegirán gobernadores en Coahuila, Estado de México y Nayarit. El presente boletín analiza algunos indicadores de ingresos, de deuda y de aspectos sociales con el objetivo de mostrar el contexto en que se encontrarán los nuevos gobiernos de estas entidades federativas.

1. Introducción

En este boletín se analizan participaciones, aportaciones, recaudación local, PIB Estatal, niveles de endeudamiento y condiciones de deuda para identificar el contexto económico de Coahuila, Estado de México y Nayarit. También se analizan el ingreso laboral y los niveles de desocupación, pobreza, desigualdad y violencia para identificar el contexto social de estas entidades federativas que tendrán elecciones el 4 de junio de 2017.

2. Contexto económico

En los últimos seis años, el nivel total de participaciones del Estado de México aumentó 26.6% real, superior al promedio nacional (24.4%); debido principalmente a que los recursos que obtuvo por el Fondo de Fomento Municipal incrementaron 81.1% real de 2011 a 2017 (ver Cuadro 1). En cambio, Nayarit y Coahuila tuvieron incrementos en su total de participaciones menores al 21%; por lo que tuvieron menores recursos de libre disposición que el promedio nacional para ofrecer mejores políticas públicas (ver Cuadro 1).

     Tanto Coahuila, como el Estado de México y Nayarit tuvieron incrementos en sus aportaciones inferiores al 16% real de 2011 a 2017, por debajo del 19.5% (promedio nacional). Esto se debió a que estas entidades federativas tuvieron incrementos inferiores al 14% real en dicho periodo por concepto del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (ver Cuadro 2).

     La recaudación local es importante para tener recursos propios y depender menos de las transferencias federales. Tanto el Estado de México como Nayarit tuvieron retrocesos en la recaudación local de 2010 a 2015, por lo que cada vez dependen más de los recursos federales (ver Cuadro 3). En cambio Coahuila tuvo un incremento del 50% por el mismo periodo de tiempo, lo que le representa más recursos para más programas sociales (ver Cuadro 3). De 2010 a 2015, el PIB de Coahuila por actividades terciarias tuvo un avance del 18% inferior al promedio nacional (18.3%). El PIB del Estado de México por actividades primarias tuvo un avance del 15.9% de 2010 a 2015 inferior al promedio nacional (23.6%). De 2010 a 2015, el PIB de Nayarit por actividades secundarias tuvo un avance del 10.4% inferior al promedio nacional (14.5%) (ver Cuadro 3).

     Coahuila que tenía un endeudamiento del 2% del PIB en 2010, que era inferior al promedio nacional (2.5% del PIB); para 2016, su endeudamiento (5.9% del PIB) ya era más del doble del promedio nacional (2.8% del PIB). Dicho endeudamiento representa el 278.5% de sus participaciones (ver Cuadro 4). El Estado de México ha reducido su nivel de endeudamiento a 2.2% del PIB en 2016. Nayarit ha mantenido niveles altos de endeudamiento por encima del 4% del PIB en los últimos seis años (ver Cuadro 4).

     En 2010, Coahuila, el Estado de México y Nayarit tenían tasas de interés inferiores al promedio nacional (6.9%). En 2016, Coahuila y Nayarit tienen tasas de interés superiores al promedio nacional (7.6%) (ver Cuadro 5). A mayores tasas de interés, el costo financiero de las deudas es más alto y se destina menos recursos a programas sociales. El plazo de pago de deudas en el Estado de México disminuyó 4.5 años de 2010 a 2016 (ver Cuadro 5), como reflejo que el nivel de endeudamiento de la entidad disminuyó 1.2% del PIB en seis años (ver Cuadro 4).

3. Contexto social

En 2010, Coahuila, el Estado de México y Nayarit tenían un ingreso laboral por habitante superior a $2,083 pesos (promedio nacional). Para 2016, el Estado de México tuvo un retroceso en su ingreso laboral, por lo que ya era inferior a $2,161.6 pesos (promedio nacional) (ver Cuadro 6). Coahuila, Estado de México y Nayarit disminuyeron sus niveles de desocupación en los últimos seis años. Sin embargo, en 2016, los niveles de desempleo en estos estados son superiores al 3.37% (promedio nacional) (ver Cuadro 6).

     En 2010, Coahuila, el Estado de México y Nayarit tenían niveles de pobreza inferiores al 45.5% (promedio nacional). Para 2014, el Estado de México tenía niveles de pobreza de 49.7% de su población, superiores al promedio nacional (46.2%) (ver Cuadro 7). Coahuila, Estado de México y Nayarit se han mantenido con niveles de desigualdad inferiores al promedio nacional (gini de 0.50326) (ver Cuadro 7).

     El nivel de homicidios dolosos incrementó 78.1% de 2010 a 2016 en el Estado de México. En cambio, en el mismo periodo de tiempo, disminuyó considerablemente en Nayarit (89.4%) y en Coahuila (44.5%) (ver Cuadro 8). A pesar de que el total del número de delitos disminuyó 6.8% a nivel nacional en los últimos seis años, tuvo un repunte del 2.9% en Coahuila (ver Cuadro 8).

4. Conclusiones

El Estado de México ha incrementado su nivel de participaciones por encima del promedio nacional de 2011 a 2017, lo que le ha ayudado a disminuir su nivel de endeudamiento. Sin embargo, su nivel de aportaciones ha incrementado por debajo del promedio nacional, además, sus ingresos locales han disminuido de 2010 a 2015; por lo que ha tenido un impacto social: mayores niveles de pobreza y de homicidios dolosos y menor ingreso laboral.

     Coahuila casi triplicó su nivel de endeudamiento de 2010 a 2016, con una mayor tasa de interés. Su nivel de participaciones y aportaciones creció a menor ritmo que el promedio nacional de 2011 a 2017. Sin embargo, la recaudación local incrementó a un mayor ritmo que el promedio nacional de 2010 a 2015, dando recursos extras a la entidad federativa. Los niveles de pobreza, desigualdad y del total de delitos han incrementado desde 2010.

     Nayarit incrementó su nivel de participaciones y aportaciones por debajo del promedio nacional, además, disminuyó su recaudación local. Esto ha contribuido a que la entidad federativa mantenga altos niveles de endeudamiento con altas tasas de interés. Sin embargo, no ha tenido efectos considerables en su contexto social porque sus niveles de violencia han disminuido en más del 50% y ha incrementado su ingreso laboral con menores niveles de desigualdad.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Recientes

Videos

Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Las finanzas públicas de Pemex
Las finanzas públicas de Pemex
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Explorando Datos 2021
Explorando Datos 2021
Deuda pública, efectos generacionales y proyecciones a largo plazo
Deuda pública, efectos generacionales y proyecciones a largo plazo
Transición energética en México. Retos y oportunidades
Transición energética en México. Retos y oportunidades
Envejecimiento en México, lecciones para América Latina
Envejecimiento en México, lecciones para América Latina
¿Qué es el CIEP?
¿Qué es el CIEP?
El costo de las enfermedades graves en México
El costo de las enfermedades graves en México
IEPS al tabaco. Costo-beneficio del impuesto
IEPS al tabaco. Costo-beneficio del impuesto

Podcasts

Newsletter

Recibe a tu correo electrónico novedadese información del CIEP.

¡Suscríbete al CIEP!

CONTACTO

Centro de Investigación Económica y Presupuestaria. Puebla 151 Letra O, Col. Roma Norte, Del. Cuauhtémoc, CDMX, C.P. 06700 info@ciep.mx / (55) 53.40.86.88
Contacto de prensa: Mariana Villalba
marianavillalba@ciep.mx

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria es un organismo de la sociedad civil, sin fines de lucro ni agenda partidista, que provee información y análisis accesibles, relevantes y técnicamente sólidos para mejorar y democratizar las discusiones y la toma de decisiones en economía y finanzas públicas, con el propósito de darle sostenibilidad al sistema fiscal en beneficio de las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, no provee de propuestas específicas que modifiquen las leyes ni la política pública.