URL corta: ciep.mx/HyDf

La propuesta de reforma se enfoca en las pensiones de los trabajadores del IMSS, es decir, cubre aproximadamente al 30% de la Población Económicamente Activa (PEA). El aumento de la tasa de cotización es un aspecto positivo para mejorar el ahorro de los trabajadores, mientras que la disminución en semanas de cotización aumenta la cobertura de personas pensionadas. Sin embargo, podrían derivar en incentivos hacia la informalidad y la necesidad de más recursos públicos para cubrir pensiones. Además, se pierde la oportunidad de una reforma integral que contemple la revisión del alto gasto público en pensiones y de la inclusión de un marco rector para todo el sistema de pensiones mexicano.

1 Introducción

El 22 de julio de 2020 se presentó el acuerdo para el fortalecimiento de las pensiones de los trabajadores del sector privado por parte del gobierno federal y el CCE. Sin embargo, este acuerdo no fue acompañado por una iniciativa de reforma pública para su discusión.

El objetivo de este documento es comunicar posibles implicaciones de las modificaciones al sistema de pensiones del IMSS presentadas en este acuerdo.

2 Análisis del acuerdo

Los cambios presentados dentro de la propuesta de reforma son:

  1. Reducir las semanas de cotización.
  2. Incrementar las aportaciones patronales.
  3. Aumentar el monto de la pensión mínima garantizada.

Después de 23 años de la primera reforma pensionaria del IMSS, se presenta una propuesta de modificaciones que pretenden mejorar las pensiones de este instituto administradas por las AFORES. Esta reforma incorpora cambios en algunos aspectos que determinan la tasa de reemplazo y la cobertura de las pensiones de cuentas individuales del IMSS.

Como se muestra en la Cuadro 1, la propuesta de reforma se enfoca en uno de los pilares y un subsistema del fragmentado sistema de pensiones mexicano. Al no incluir los demás pilares e instituciones, dista de ser una reforma integral que incorpore un marco rector o ley marco del sistema de pensiones que resulta ser necesario para combatir la desigualdad en reglas y beneficios de cada uno de los subsistemas de pensiones.

2.1 Semanas de cotización

Actualmente se necesitan 1,250 semanas de cotización (equivalentes a 25 años) y tener 60 años para poder acceder a una de las tres pensiones que ofrecen las AFORES: renta vitalicia, retiro programado o pensión mínima garantizada. Con la propuesta de reforma, se reduce a 750 semanas de cotización (equivalente a 15 años), sin modificar la edad de retiro, como respuesta a la alta movilidad entre sector formal e informal en el mercado laboral que no permite que 74% de los trabajadores alcancen 1,250 semanas de cotización. Esta medida tendrá como resultado el aumento en la cobertura de pensiones, es decir, más personas podrán tener una pensión en el esquema de AFORES.

2.2 Aportaciones

Las pensiones se financian mediante una cuota tripartita, como se presenta en el Cuadro 2. En total, se aporta a las AFORES el 6.5% del salario base de cotización del trabajador1. Con la reforma, la cuota tripartita sería del 15%. De ese porcentaje, la cuota de los patrones aumenta de 5.15 a 13.87% en un periodo de 8 años, iniciando con un aumento de 1% en 2023.

Además de esta cuota tripartita, el gobierno federal deposita en las cuentas individuales un concepto denominado cuota social, el cual se paga por cada día de salario cotizado, de forma mensual conforme al Cuadro 3.

El monto de la cuota social asciende a 44 mil 228 millones de pesos (mdp) en 2020 y ha aumentado de 2015 a 2020, 25% en términos reales (ver en Figura 1). Por otro lado, la parte tripartita del gobierno corresponde a 7 mil 489 mdp para 2020. En suma, ambos conceptos equivalen a 51 mil 717 mdp y es el monto que dentro de la propuesta presentada se plantea redistribuir hacia los trabajadores con salarios hasta 4 UMA2, cubriendo así, el aumento en la tasa de cotización para esos niveles salariales.


Estas medidas pueden tener afectos para las empresas, debido a que aumenta el costo laboral de los trabajadores formales, en especial de las MiPyMES, que con datos de la ENOE 2020, emplean al 68% de los trabajadores formales (INEGI 2020). Lo anterior podría reflejarse en salarios más bajos. Para los trabajadores, se espera que, a la edad de retiro se observen aumentos en su tasa de remplazo3, aunque el aumento será para las nuevas generaciones de trabajadores formales. Para el gobierno, no supone un costo fiscal extra, dado que se propone utilizar los recursos contemplados en el PEF de las aportaciones de gobierno y la cuota social.

2.3 Pensión mínima garantizada

Existe otro rubro en el que el Estado gasta recursos públicos: la pensión mínima garantizada. Este concepto existe desde la reforma de pensiones de 1997 y corresponde a un monto que el IMSS asegura como pensión para aquellos trabajadores que cumplen con todos los requisitos para pensionarse, pero no con el monto de ahorro que les permita financiar su pensión.

En 2020, el monto de la pensión mínima garantizada es $3,289 pesos. La propuesta plantea aumentar la pensión garantizada promedio a $4,345 pesos, la cual se calculará de acuerdo con edad de retiro, salario base y semanas cotizadas, pudiendo alcanzar hasta 9 mil pesos aproximadamente.

Dado que la reforma pretende aumentar la cobertura de personas con pensión garantizada de 34 a 82%, y también contempla aumentar la pensión garantizada, los recursos públicos dirigidos a pagar pensiones aumentarían. En 2020 se planea gastar más de un billón de pesos en pensiones, equivalente a 4.2% del PIB. Nuestras proyecciones indican que para 2035 este gasto represente 6% del PIB. La propuesta de reforma a las pensiones del IMSS no altera estas proyecciones, incluso podría aumentar el costo fiscal de las pensiones.

3 Comentarios finales

La propuesta de reforma a pensiones, presentada en la conferencia del ejecutivo fedetal, tiene el objetivo de mejorar las pensiones de los trabajadores privados. Para ello, se propone aumentar la cobertura de personas con una pensión, disminuyendo las semanas de cotización, y mejorando el monto de la pensión, por medio del aumento de la tasa de cotización., por medio del aumento de la tasa de cotización. En principio, estos cambios son positivos, pero existen condiciones de mercado laboral y de finanzas públicas que podrían generar efectos no deseados en el empleo formal y en la sostenibilidad del sistema fiscal mexicano.

Cabe mencionar que hasta el momento no existe una iniciativa de reforma oficial y pública de la propuesta de reforma en pensiones con base en la cual realizar análisis, cálculos y proyecciones de manera rigurosa. En cuanto se publique dicha iniciativa será posible realizar un análisis más completo.


1. La Ley del Seguro Social define en el Art. 27 que el salario base de cotización (SBC) se integra por todos los pagos efectuados al trabajador en efectivo por cuota diaria, gratificaciones, percepciones, alimentación, habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquiera otra cantidad o prestación que se entregue al trabajador por su trabajo.
2. Unidad de Medida y Actualización.
3. Porcentaje que de su último salario recibirán como pensión.

Ver referencias

CIEP (2017). Pensiones en México. 100 años de desigualdad. Disponible en https://pensionesenmexico.ciep.mx.

DOF (2019a). Ley del Seguro Social. Disponible en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/ 92_121115.pdf5.

DOF (2019b). Ley del Seguro Social. Disponible en http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/ pdf/leyes/LSS.pdf.

INEGI (2020). Encuesta Nacional de Ocupación y Em- pleo. Disponible en https://www.inegi.org.mx/programas/enoe/15ymas/.