URL corta: ciep.mx/jVve

A través de los años, los programas sociales que aquí se analizan han extendido su cobertura hacia la población vulnerable e incrementaron su presupuesto. En el 2000, estos programas representaron 1.24 % del gasto neto total y para 2020 absorbieron 5.8 % del mismo. Además, los programas prioritarios implementados en el actual sexenio carecen del carácter de condicionalidad que tenían los programas en las administraciones anteriores. En este documento se analizarán las características de los principales programas sociales implementados por la nueva administración y las diferencias que estos presentan respecto a programas anteriores.

1 Introducción

México ha incrementado las acciones en materia de política social en los últimos 20 años. Los programas sociales, dirigidos a la población más vulnerable, han extendido su cobertura y han aumentado su presupuesto. Antes del 2019, los principales programas sociales se caracterizaban por ser en su mayoría de transferencias condicionadas. En la administración federal vigente, esos programas fueron reemplazados con otros que carecen de la característica de condicionalidad.

El objetivo de esta investigación es analizar las características de los principales programas sociales que se implementaron a partir del 2018, y señalar los cambios que estos presentan respecto a los programas que los precedieron. De manera adicional, se presenta el presupuesto aprobado para estos programas y la proporción que representan respecto del gasto total en 2020 y 2019, así como el ejercicio de recursos en el último año.

2 Programas de transferencias condicionadas

Este tipo de programas otorga transferencias monetarias o en especie a familias que se encuentran en situación de pobreza o pobreza extrema. Estas transferencias se realizan siempre y cuando los beneficiarios cumplan con las condiciones que el programa establezca, las cuales regularmente van más allá de las características intrínsecas de la población.

Dichas condiciones pueden ser que los beneficiarios cumplan con requisitos de atención a la alimentación, salud y educación, pero también condiciones que impliquen que los beneficiarios se involucren en actividades productivas y/o vinculadas al empleo. Estos programas tienen como objetivo que en el corto plazo las familias reduzcan sus niveles de pobreza y que a largo plazo desarrollen capacidades para terminar con la reproducción de la pobreza entre generaciones. (Marchionni, 2008)

Diferentes evaluaciones ha demostrado que este tipo de programas han tenido un impacto positivo en el bienestar de la población vulnerable en aspectos como ingreso, alimentación y salud (Cecchini, 2017). Por otro lado, la condicionalidad de las transferencias ha sido cuestionada, pues estas limitantes pueden atentar contra los derechos humanos, la dignidad y la autonomía de los beneficiarios. Además, si los beneficiarios no llegaran a cumplir con los requisitos que pide el programa, se podría perjudicar a los grupos vulnerables al retirarles las transferencias. (Cruces, Epele, and Guardia 2008; Marchionni 2008; Sepúlveda 2014)

3 Principales programas sociales del nuevo sexenio

Los programas que a continuación se mencionan se consideran prioritarios debido a que, de acuerdo con el Listado de Programas y Acciones Federales de Desarrollo Social publicado por el CONEVAL (2020), son los programas sociales a los que se les asignó una mayor cantidad de recursos en el PEF 2019 y 2020. Estos tienen como finalidad apoyar económicamente y en especie a grupos vulnerables, principalmente adultos mayores, personas con discapacidad y jóvenes.

Conforme a lo anterior, los programas que en el actual sexenio cambiaron tanto de nombre como de manera de operar respecto a los programas implementados antes de 2018 son: Producción para el bienestar, Programa de becas escolares, Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores y Atención a la salud y medicamentos gratuitos para la población sin seguridad social laboral.

De manera adicional, los programas creados por la nueva administración son: Jóvenes construyendo el futuro, Pensión para el bienestar de las personas con discapacidad permanente y Sembrando vida. A continuación se describirán las características de estos programas.

3.1 Producción para el bienestar

En 2019, se creó el programa Producción para el bienestar, el cual beneficia a pequeños y medianos productores agrícolas con predios de hasta 20 hectáreas. El apoyo a los productores se realiza a través de transferencias monetarias, con el propósito de contribuir al desarrollo económico incluyente mediante el aumento de la producción de granos, café y caña (DOF, 2020c).

Producción para el Bienestar cuenta con reglas de operación que regulan el funcionamiento del programa y aseguran el uso de sus recursos. Sin embargo, no se considera un programa de transferencias monetarias condicionadas, pues los beneficiarios no tienen que realizar acciones adicionales para seguir recibiendo el apoyo.

Para el ejercicio fiscal 2019, este programa recibió un presupuesto que representó el 0.15% del gasto neto total y para el final de año ejerció 23.7% más respecto del presupuesto aprobado. Su presupuesto para 2020 es de 11 mil millones de pesos (mdp), que representa 0.18% del gasto neto total, mayor que lo aprobado para 2019. (SHCP, 2020a, 2019, 2020b).

Anteriormente, Producción para el bienestar llevaba el nombre Proagro productivo, el cual no presentó cambios significativos a su antecesor Procampo (Programa de apoyos directos al campo). En 2015, este programa representaba el 0.30% del gasto neto total. (SHCP 2015)

3.2 Programa de becas escolares

Con el inicio de la nueva administración se impulsaron los programas de becas escolares a través del Programa de Becas de Educación Básica para el Bienestar Benito Juárez, la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez y el programa Jóvenes escribiendo el futuro1. Tal como sus nombres lo indican, estos programas benefician a estudiantes de educación básica, media superior y superior.

A través de transferencias monetarias, se busca que los niños y jóvenes no abandonen sus estudios. Este programa de becas no es condicionado, ya que sólo se requiere que los estudiantes estén inscritos en alguna institución educativa, pero no se les exige un mínimo de asistencia, ni algún indicador de desempeño escolar (CEPAL 2019a).

En el PEF 2020, a este conjunto de becas se le destinó un monto de 67 mil 246.6 mdp, equivalente a 1.10% del gasto neto total, más del doble de lo asignado en 2019 (SHCP 2019, 2020b). Durante dicho año, la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez registró un ejercicio 45.0% más de lo aprobado, equivalente a 7 mil 769.2 mdp; mientras que Jóvenes escribiendo el futuro ejerció un presupuesto 43.8% mayor a lo aprobado, que representa mil 891.6 mdp (SHCP, 2020a). Como una medida de apoyo económico ante la contingencia ocasionada por el Covid-19, a los beneficiarios de las Becas para el Bienestar Benito Juárez se les adelantó el pago del tercer bimestre, correspondiente a mayo y junio. Por lo tanto, para que los beneficiarios reciban apoyo durante el resto del 2020, sería necesaria una extensión del presupuesto aprobado.

Estas becas sustituyen el componente de educación que cubría el programa Prospera, programa de inclusión social, programa de transferencias condicionadas creado en 1997 bajo el nombre de Progresa, programa de educación, salud y alimentación; con el tiempo cambió de nombre a Oportunidades y finalmente a Prospera. Para el caso de este componente de educación, las transferencias se condicionaban a que los niños y jóvenes de la familia tuvieran un mínimo de 85% de asistencia escolar hasta el nivel medio superior (CEPAL 2019b). En 2015, el presupuesto destinado a Prospera fue equivalente a 1.58% del gasto neto total. (SHCP 2015)

3.3 Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores

Este es un programa de apoyo que beneficia de manera universal a personas mayores de 68 años en todo el país, y a partir de 65 años a personas que viven en zonas indígenas. Este es un programa de transferencias monetarias que no es condicionado, pero sí cuenta con reglas de operación (DOF, 2019.). En 2019, registró un ejercicio mayor a lo presupuestado de 13 mil 68.5 mdp, es decir, 13.1% más del presupuesto aprobado (SHCP, 2020a). Asimismo, cuenta con un presupuesto de 129 mil 350.3 mdp para 2020, equivalente a 2.12% del gasto neto total, mayor en 0.41 puntos porcentuales a lo presupuestado para 2019 (SHCP 2019, 2020b).

Este programa benefició a 98.9% de la población objetivo establecida como meta para 2019 (SHCP, 2020a). Ante la emergencia sanitaria causada por el Covid-19, el gobierno anticipó cuatro meses del pago de la pensión como medida de apoyo para 8 millones de adultos mayores, ya que éstos forman parte de la población vulnerable. Al cuarto trimestre, los recursos aprobados para este programa ya se habrán ejercido, por lo que, para cerrar el año y dar apoyo de manera periódica a todos los beneficiarios, se requerirán mayores recursos de los aprobados.

Previo a esta pensión, los programas encargados de beneficiar a los adultos mayores eran Pensión para adultos mayores (a partir de 2013) y 70 y más (creado en el 2007), los cuales también brindaban el apoyo por medio de transferencias monetarias no condicionadas, pero con menor cobertura (CEPAL, 2018). En 2015, este programa contó con un presupuesto que representaba el 0.91% del gasto neto total. (SHCP 2015)

3.4 Atención a la salud de la población sin seguridad social

Para el ejercicio 2020, se estableció este programa y se le asignó un presupuesto de 6 mil 634 mdp, equivalente a 0.11% del gasto neto total (SHCP 2019, 2020b). Este programa sustituye al componente de salud de Prospera. Sin embargo, a diferencia de su antecesor, que estaba condicionado a que los integrantes de la familia acudieran a consultas médicas regulares, este programa no cuenta con condiciones, reglas o lineamientos para su operación. (CONEVAL 2020)

Además, en el actual sexenio se instauró el INSABI, que entró en función a partir del 2020. El INSABI brinda servicios médicos de primer y segundo nivel de manera gratuita a las personas que no cuentan con seguridad social. La prestación de servicios de tercer nivel está sujeta a cuotas de recuperación (INSABI, 2020). Este instituto sustituye al Seguro popular, que de igual manera proporcionaba un paquete de acciones de salud de nivel primario y secundario, así como medicamentos (Rodríguez 2014). En 2015, el presupuesto asignado al Seguro Popular representó el 1.59% del gasto neto total. (SHCP 2015)

3.5 Jóvenes construyendo el futuro

Se encarga de vincular, durante un máximo de 12 meses, a jóvenes entre 18 y 29 años que no estudian y no trabajan con empresas o instituciones que los capacitan, con el fin de que desarrollen hábitos y competencias laborales para incrementar sus posibilidades de empleabilidad a futuro (DOF, 2020a.). Este programa puede considerarse de transferencias condicionadas pues, para conservar el apoyo, los jóvenes deben cumplir proporcionando la información que solicita la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y asistir a las capacitaciones en el horario requerido.

En 2019, este programa ejerció 40.21% menos de lo presupuestado y alcanzó la meta de cobertura establecida. Para 2020 su presupuesto fue reducido, ya que se le destinaron 24 mil 956.7 mdp, que representan 0.41% del gasto neto total, mientras que en 2019 fue de 0.69% (SHCP 2019, 2020b).

3.6 Pensión para el bienestar de las personas con discapacidad

Este programa beneficia a personas con discapacidad permanente entre 0 y 64 años de edad, y hasta 67 años en zonas indígenas a través de transferencias monetarias (DOF, 2020b). En 2019, ejerciendo 2.4% menos de su presupuesto aprobado, este programa superó la meta programada de población incorporada con discapacidad permanente (SHCP, 2020a). Para el ejercicio 2020, se aprobó un presupuesto de 14 mil 197.2 mdp, presentando un incremento en relación al 2019 de 0.15% a 0.23% del gasto neto total (SHCP 2019, 2020b). Al igual que la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, este programa cuenta con reglas de operación y no es condicionado.

3.7 Sembrando vida

Beneficia a sujetos agrarios mayores de 18 años en localidades rurales a lo largo de 19 entidades federativas. El objetivo de este programa es incentivar a los beneficiarios a establecer sistemas productivos agroforestales, a través de apoyos monetarios y en especie (DOF, 2020d).

Para el ejercicio 2020, a este programa se le aprobó un presupuesto de 28 mil 504.9 mdp, que representa 0.47% del gasto neto total, mayor en 0.21 puntos porcentuales a lo aprobado para 2019 (SHCP 2019, 2020b). Asimismo, ejerció un presupuesto 2.3% menor a lo presupuestado y presentó un avance de metas de 98.01% y 75.06% de personas que recibieron apoyos económicos y personas que recibieron apoyos en especie, respectivamente (SHCP, 2020a).

Este programa no es condicionado y no cuenta con reglas de operación, únicamente existen lineamientos de operación que regulan su ejercicio. Para reactivar la economía y contrarrestar los efectos derivados de la crisis sanitaria causada por el Covid-19, al mes de mayo, Sembrando vida ha incrito a 104 mil 579 nuevos beneficiarios, teniendo como meta para 2020 dar trabajo imediato a 200 mil sembradores.

4 Presupuesto asignado a los principales programas sociales

La prioridad que la nueva administración le da a los programas sociales se refleja en el presupuesto acumulado de estos, el cual representa 5.80% del gasto neto total para 2020, presentando un incremento de 1.26 puntos porcentuales respecto al año anterior (ver figura 1). De 2010 a 2019 el presupuesto se mantuvo en niveles similares, sin embargo, su composición cambió al crear y sustituir programas.

La Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores es el programa que recibió más recursos en 2020; se caracteriza principalmente por su extensión de cobertura, el incremento del presupuesto y el aumento del monto de las transferencias. Por el contrario, a pesar de que para 2019 se aumentó el presupuesto de Producción para el bienestar, los recursos destinados a este programa han disminuido con el tiempo; misma situación que presenta el Seguro popular. En el 2000, el presupuesto asignado a estos programas representó el 1.24% del gasto neto total, y para 2020, esta cifra se incrementó en 4.56 puntos porcentuales.

5 Comentarios finales

Los programas que aquí se analizan cumplieron con sus metas establecidas durante 2019. Sin embargo, para lograrlo requirieron de un presupuesto mayor a lo aprobado en el PEF 2019. Además, se observa que su presupuesto para 2020, con excepción de Jóvenes construyendo el futuro, incrementó en relación a 2019. Lo anterior pone de manifiesto la prioridad de estos en la política social. Como medida para contrarrestar la crisis causada por el Covid-19, algunos de estos programas adelantaron el pago a sus beneficiarios. Para no dejar sin apoyo a las personas en el último trimestre del año, estos programas requerirán de un mayor presupuesto.

A pesar de que la mayoría de los programas prioritarios cuenta con reglas o lineamientos de operación, estos no tienen el carácter de condicionalidad que tenían en años anteriores. En el caso de la eliminación de Prospera, se sustituyeron los componentes de educación y salud, pero los beneficios que otorgan no están sujetos al cumplimiento de condiciones, por lo que ayudan a reducir la pobreza a corto plazo, pero no se garantiza que los beneficiarios gasten las transferencias en acciones que les permitan reducir la pobreza a largo plazo.

El único nuevo programa que cuenta con condiciones para recibir las transferencias es Jóvenes construyendo el futuro, que tiene como objetivo desarrollar capacidades laborales, pero no busca mejorar las condiciones alimenticias o de salud. El resto de los nuevos programas, únicamente operan bajo reglas o lineamientos de operación, sin requerir el cumplimiento de condiciones específicas.

Los programas sociales no condicionados les dan a los beneficiarios una mayor libertad para utilizar los recursos de acuerdo con sus necesidades. Sin embargo, las condiciones incrementan la probabilidad de que los recursos se gasten en acciones específicas que permitan el cumplimiento de los objetivos de los programas y no en mitigar la pobreza de largo plazo.


  1. En 2019, Jóvenes escribiendo el futuro se denominaba como la modalidad educativa del programa Jóvenes construyendo el futuro.

Ver referencias

Cecchini, B., S. y Atuesta. 2017. “Programas de transferencias condicionadas en América Latina y el Caribe: tendencias de cobertura e inversión.” CEPAL.

CEPAL. 2019a. “Becas para el Bienestar Benito Juárez (2019-).” Disponible en https://dds.cepal.org/bpsnc/programa?id=175.

———. 2019b. “Prospera. Programa de Inclusión Social (2014-2019).” Disponible en https://dds.cepal.org/bpsnc/programa?id=92.

———. 2018. “Pensión para Adultos Mayores (ex-Programa 70 y más) (2007-2018).” Disponible en http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5583304&fecha=31/12/2019.

CONEVAL. 2020. “Listado de Programas y Acciones Federales de Desarrollo Social.” Disponible en https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IPFE/Paginas/historico.aspx.

Cruces, Guillermo Antonio, Nicolás Epele, and Laura Guardia. 2008. Los programas sociales y los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Argentina. CEPAL.

DOF. 2020a. “Reglas de Operación del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro.” Disponible en https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5585918&fecha=10/02/2020.

———. 2019. “Reglas de Operación del Programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, para el ejercicio fiscal 2020.” Disponible en http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5583304&fecha=31/12/2019.

———. 2020b. “Reglas de Operación del Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, para el ejercicio fiscal 2020.”

———. 2020c. “Reglas de Operación del Programa Producción para el Bienestar de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural para el ejercicio fiscal 2020.” Disponible en https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5590695&fecha=30/03/2020.

———. 2020d. “Reglas de Operación del Programa Sembrando Vida, para el ejercicio fiscal 2020.”

INSABI. 2020. “Instituto de Salud para el Bienestar.” Disponible en https://www.gob.mx/insabi/documentos/instituto-de-salud-para-el-bienestar-231610.

Marchionni, Adriana, Mariana y Conconi. 2008. “¿Qué y a quién? Beneficios y beneficiarios de los programas de transferencias condicionadas de ingresos.” Documento de Trabajo.

Rodríguez, K. 2014. “¿Neo o post-neoliberalismo en la política social de México? Una comparación entre las estrategias de política seguidas durante la década del 2000 y la ¿nueva? estrategia del sexenio priísta (2012-2018).” Revista Mexicana de análisis Político Y Administración Pública, no. 5. Universidad de Guanajuato: 179–202.

Sepúlveda, M. 2014. “De la retórica a la práctica: el enfoque de derechos en la protección social en América Latina.” CEPAL.

SHCP. 2015. “Presupuesto de Egresos de la Federación 2015.” Disponible en https://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx/es/PTP/Datos_Abiertos.

———. 2019. “Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.” Disponible en https://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx/es/PTP/Datos_Abiertos.

———. 2020a. “Cuenta Pública 2019.” Disponible en https://www.cuentapublica.hacienda.gob.mx/es/CP/2019.

———. 2020b. “Presupuesto de Egresos de la Federación 2020.” Disponible en https://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx/es/PTP/Datos_Abiertos.