URL corta: ciep.mx/6n2f

El objetivo del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), ante el anuncio del Programa Emergente para el Bienestar y el Empleo por la crisis sanitaria/finaciera del COVID-19, consistía en calcular el impacto presupuestario de las medidas anunciadas. Sin embargo, dada la falta de información y reglas completas para operar las nuevas acciones, no es posible realizar dicho análisis en este momento.

Actualizaremos la información conforme se dé mayor claridad en la implementación de las medidas anunciadas, ya que estas descansan en programas, acciones y recursos que se tenían contemplados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020. Dependerá de los tomadores de decisiones, si ante la crisis sanitaria y económica que representa el COVID-19, se implementarán mayores acciones para paliar las consecuencias de corto y mediano plazo.

El plan para reactivar la economía, presentado en el marco del informe trimestral del gobierno federal, tiene cuatro ejes: recursos para inversión, empleo, endeudamiento restringido y austeridad. Sin embargo, sin recursos suficientes y medidas concretas, la contracción en la economía mexicana sería difícil de sopesar.

A continuación, se mencionan algunas consideraciones a las medidas anunciadas por el ejecutivo federal:

  • El Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) entró en vigor el 1 de enero del año en curso, pero su reglamento aún no está publicado. El presupuesto que se destinó al instituto fue de 40 mil millones de pesos (mdp), lo cual equivale a 25% del presupuesto que sería necesario para cubrir un primer paquete  de cobertura, estimado en el 2019 por el CIEP.[1] Ante la emergencia epidemiológica por COVID-19, el escenario presentado de contratación adicional de 45 mil médicos y personal de enfermería por nueve meses tendría un costo total de 9 mil 048 mdp.
  • Los programas sociales creados a partir de 2019 operarían a través del adelanto de cuatro meses de apoyos como la Pensión para el Bienestar de Personas Adultas Mayores y la Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad Permanente. El programa Sembrando Vida se ampliaría a 200 mil sembradores más, mientras que el presupuesto para el programa Microcréditos para el Bienestar aumentaría 900 mdp. En total, estos programas concentran 175 mil 451 mdp del PEF 2020.
  • La caída en los precios de la gasolina está determinada por la disminución de los precios de referencia de las gasolinas en Estados Unidos, la competencia en el mercado mexicano y los estímulos fiscales, no por mandato.
  • Pemex dispondrá de recursos adicionales de 65 mil mdp debido a la reducción de su carga fiscal. La rehabilitación de las seis refinerías actualmente existentes y la construcción de la nueva refinería Dos Bocas no se modifican. Se adicionarán 400 mil barriles diarios (mbd) al Sistema Nacional de Refinación (SNR); esto es 24% más de la capacidad instalada total del SNR, la cual está es de mil 640 mbd.
  • El programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) tiene, hasta el momento, 691 mil 650 aprendices vinculados a 201 mil 672 centros de trabajo verificados y cuenta, en el PEF 2020, con 24 mil 957 mdp. El programa La Escuela es Nuestra dispone de 7 mil 280 mdp asignados en el PEF 2020 para atender a 103 mil 266 planteles de educación básica; hasta marzo 2020 se han atendido 26 mil 210 planteles. Por otro lado, 33% de los alumnos de escuelas públicas del Sistema Educativo Nacional cuentan con becas escolares y los programas de becas tienen 71 mil 411 mdp aprobados en el PEF 2020.

Pueden identificarse tres medidas nuevas que pretenden activar el mercado de consumo y de la construcción:

  • Créditos personales a personal del ISSSTE, los cuales irán de los 20 mil a los 50 mil pesos.
  • Créditos para vivienda, a través del INFONAVIT y el FOVISSSTE, con un estímulo de 177 mmdp a 442 mil 400 trabajadores.
  • Devolución expedita del IVA.
  • Incremento en recursos para infraestructura por 25 mil mdp.

[1] Consultar documento: https://ciep.mx/Wry4