Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, A. C.

COVID-19 y regreso a clases: Gasto de inversión en infraestructura sanitaria

[my_elementor_php_output]
URL corta: https://ciep.mx/z7Rn

Se estima que para un regreso seguro a clases se requieren, al menos, 10 mil 376 millones de pesos (mdp) para dotar de lavamanos a 62 mil 629 escuelas públicas básicas que no cuentan con esta infraestructura sanitaria. Para financiar esta inversión sería necesario un aumento de 1.2% en el gasto educativo de 2021, que en comparación con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 tuvo un nulo crecimiento en términos reales.

1 Introducción

Se cumple un año desde que las clases presenciales en escuelas públicas y privadas han sido suspendidas a causa de la contingencia por COVID-19. Esta medida, con el propósito de frenar la cadena de contagios, anticipa costos en términos de aprendizaje para las niñas, niños y jóvenes que conforman en el SEN, que a largo plazo mermarán las tasas de graduación de esta generación y sus ingresos laborales futuros (Rafael de Hoyos 2020; Alejandro Morduchowicz, Vicente García Moreno 2021).

Para continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje la SEP emprendió la estrategia Aprende en Casa por TV y en Línea, con la que se busca producir y difundir contenido educativo a través de radio, televisión y plataformas digitales. Sin embargo, se desconoce el gasto público destinado a dicha estrategia y si ésta ha implicado una inversión extra por parte de la SEP en 2020 y 2021. En el PEF se identifican tres programas presupuestarios cuyos objetivos corresponden con la finalidad de la estrategia Aprende en Casa.

En este sentido, el objetivo de esta investigación es presentar a cuánto asciende el presupuesto de los tres programas presupuestarios que se alinean a la estrategia Aprende en Casa, ya que las clases a distancia se mantienen en ciclo escolar 2020-2021. Además, se ofrece una estimación de la inversión necesaria para acondicionar las escuelas para un regreso seguro a las aulas, por medio de la instalación de lavamanos en plateles públicos de educación básica. Dado que de acuerdo con recomendaciones del BID, uno de los aspectos clave para un regreso seguro a clases es que las escuelas cuenten con lavamanos. Por lo tanto, se analiza la suficiencia de lavamanos en las escuelas públicas de educación básica y a cuánto ascendería el gasto necesario para cumplir con este aspecto.

2 Efectos de la COVID-19 en la educación

A partir de marzo de 2020, las clases presenciales en México fueron suspendidas en 257 mil 518 planteles educativos de sostenimiento público y privado, a fin de prevenir el contagio de la COVID-19. Con esta acción, 36.3 millones de alumnas y alumnos de escuelas públicas y privadas registrados en el ciclo escolar 2019-2020 tuvieron que continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje desde casa (SEP 2021).

Se advierte que la mayoría de las escuelas y alumnos del SEN forman parte del sistema público de educación, ya que 8 de cada 10 escuelas del país son de sostenimiento público, las cuales concentran 85.8% de la matrícula estudiantil del SEN. A su vez, la mayoría de las y los estudiantes de educación pública se ubican en los niveles educativos básicos (71.5%), mientras que, como se observa en la Figura 1, 13.5% se encuentra en la educación media superior y 9.1% en educación superior y posgrado (SEP 2021).

Figura 1. Matrícula pública por nivel educativo, ciclo 2019-2020

Para continuar con los procesos de enseñanza-aprendizaje a distancia, la SEP emprendió la estrategia Aprende en Casa por TV y en Línea. No obstante, dicha estrategia plantea una serie de dificultades para llegar a todas las niñas, niños y jóvenes que conforman el SEN, ya que sólo 56.4% de los hogares en el país cuentan con acceso a internet y únicamente 44.3% tiene un equipo de computo (INEGI 2019). De igual manera, se sabe que 10.7% del total de usuarios de internet acceden al servicio fuera del hogar y que 52.3% de la población de zonas rurales, no tiene acceso a internet. Por otra parte, se tiene registro de que 96.0% de los hogares de México recibe señal de televisión digital (INEGI 2019). A nivel mundial, se estima que, a un año de la pandemia, al menos uno de cada tres niños en edad escolar no tuvo acceso a la educación a distancia mientras las escuelas permanecieron cerradas (UNICEF 2021).

Ante el cierre de las escuelas, la población que tiene más posibilidades de continuar con el proceso de aprendizaje es aquella que cuenta con un dispositivo con acceso a internet y padres con escolaridad avanzada y disponibilidad de tiempo para auxiliar a los niños en el proceso formativo (Rafael de Hoyos 2020). En este sentido, no asistir a clases compromete el proceso formativo de niñas, niños y jóvenes, sobre todo en condición de pobreza, así como la posibilidad de participar exitosamente en el mercado laboral y percibir mayores ingresos a futuro (Rafael de Hoyos 2020).

Debido a la emergencia sanitaria se perdieron aproximadamente de 60 días efectivos de clase del ciclo escolar 2019-2020. En términos de aprendizaje, esta pausa implicaría para la generación de alumnos que cursaban sexto grado de primaria en el ciclo 2019-2020 que, tres años más adelante, la tasa de graduación de nivel secundaria se reduzca en 2.5 puntos porcentuales, por lo que pasaría de una tasa de 88.3% estimada para el ciclo escolar 2022-2023 a una tasa de graduación de 85.8% (Rafael de Hoyos 2020). De igual manera, seis años después, esta interrupción provocaría una caída aproximada de tres puntos porcentuales en la tasa de graduación de la educación media superior para la misma generación, lo que, finalmente, en una década disminuiría los ingresos salariales de este grupo de alumnas y alumnos (Rafael de Hoyos 2020).

Otras estimaciones advierten que, el cierre de las escuelas en México en el ciclo escolar 2019-2020, provocará que, en promedio, cada estudiante en educación básica y media superior tenga una pérdida al momento de incorporarse al mercado laboral de 5% del total de su salario (Alejandro Morduchowicz, Vicente García Moreno 2021). Si se considera la pérdida de la mitad del ciclo 2020-2021, se proyecta que la caída del ingreso laboral para estos estudiantes sea de 7% (Alejandro Morduchowicz, Vicente García Moreno 2021). En el agregado, estas efectos representarían una disminución del PIB de 4.5% durante la vida laboral de esta generación, a causa de menores aprendizajes (Alejandro Morduchowicz, Vicente García Moreno 2021).

Aunado a lo anterior, se considera que la crisis a causa de la COVID-19 representa un mayor riesgo para el proceso educativo y el bienestar de las niñas y mujeres adolescentes, dado que la probabilidad de abandono escolar es más alta para ellas, al mismo tiempo que son más vulnerables a eventos de violencia (Banco Mundial 2021). El tiempo que las niñas y mujeres adolescentes pueden dedicar a sus estudios se ve limitado no sólo por el propio cierre de las escuelas, sino también por el tiempo que ellas dedican a labores domésticas y de cuidado (UNESCO, ONU MUJERES, Plan International 2020). En México, las niñas entre 12 y 14 años destinan a la semana 11 horas más a labores domésticas y de cuidado que los niños (UNESCO, ONU MUJERES, Plan International 2020).

Asimismo, se estima que durante el confinamiento, la violencia contra niñas y mujeres adolescentes aumentó, y se prevé que por cada tres meses que éste se extienda habrá 15 millones de casos adicionales de violencia de género a nivel mundial (ONU 2020). En tal escenario, la pandemia de la COVID-19 podría causar una reducción de un tercio en el progreso hacia el fin de la violencia de género para 2030 (ONU 2020). De esta manera, el cierre de las escuelas tiene el potencial de exacerbar las desigualdades que ya existían en el entorno educativo e incluso gestar nuevas formas de desigualdad (UNESCO, ONU MUJERES, Plan International 2020).

Dado lo anterior, el regreso a clases se hace cada vez más necesario. No obstante, para un regreso seguro a clases se deben atender ciertos aspectos como los que señala el BID, que considera que se deben tomar en cuenta cuatro puntos clave para un retorno seguro a las aulas para alumnas, alumnos y docentes (BID 2020):

  • Asegurar el distanciamiento social en las aulas.
  • Mantener las escuelas limpias y desinfectadas.
  • Asegurar que los alumnos y docentes lleguen y se mantengan saludables en la escuelas.
  • Asegurar el acceso a lavamanos.

3 Gasto público destinado a la educación a distancia

Aunque se desconoce el presupuesto destinado a la estrategia Aprende en Casa por TV y en Línea, en el PEF existen tres programas presupuestarios cuyos objetivos corresponden al propósito que persigue la estrategia Aprende en Casa, que es continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje a distancia, por medio de la creación y difusión de contenidos educativos en radio, televisión y plataformas digitales.

El primero de ellos es el programa Producción y distribución de libros y materiales educativos, que al cierre del cuarto trimestre de 2020 reportó un monto pagado de 3 mil 111 mdp, 0.6% más que lo programado al inicio del año, pero 11.4% real por debajo de lo ejercido por el mismo programa en 2019 (SHCP 2020, 2021a). Por otra parte, el programa Producción y transmisión de materiales educativos reportó 342 mdp pagados al cuarto trimestre de 2020, cifra 13.8% mayor que lo presupuestado en el PEF 2020 y 13.2% real menor a lo ejercido por el programa en 2019 (SHCP 2020, 2021a). Asimismo el Programa para el desarrollo profesional docente, con un monto pagado de 454 mdp al cuarto trimestre de 2020, registró un descenso de 8.7% comparado con el presupuesto inicial y una disminución de 0.8% real respecto a lo ejercido en 2019 (SHCP 2020, 2021a). En suma, los tres programas pagaron un total de 3 mil 867 mdp al cuarto trimestre de 2020, 6.9% real menos que lo ejercido en conjunto en 2019 (SHCP 2020, 2021a).

Sin embargo, en el PEF 2021, en un contexto en el que las escuelas continúan cerradas y las clases a distancia se mantienen, el presupuesto para este grupo de programas es de 3 mil 703 mdp, 7.4% menos en términos reales que lo pagado al finalizar el cuarto trimestre de 2020 (SHCP 2021b, 2021a). Como se muestra en la Figura 2, el Programa para el desarrollo profesional docente registró el recorte más amplio, ya que con un presupuesto de 240 mdp, registra un descenso de 44% real respecto al monto pagado en 2020 (SHCP 2021b, 2021a).

Figura 2. Gasto público en programas para educación a distancia

De igual manera, el programa Producción y transmisión de materiales educativos, que cuenta con un presupuesto de 287 mdp para 2021, muestra una disminución de 18.9% real en comparación con el monto pagado en 2020 (SHCP 2021b, 2021a). Por su parte, el programa Producción y distribución de libros y materiales educativos cuenta con un presupuesto de 3 mil 176 mdp, 1.3% real por debajo del monto pagado por el programa al cierre de 2020 (SHCP 2021b, 2021a).

Además, al tomar como guía las recomendaciones del BID para un regreso seguro a las aulas, se advierte que, actualmente, 31.6% de los planteles de educación básica carecen de infraestructura para el lavado de manos (SEP 2020). De este modo, con el objetivo de estimar la inversión necesaria para el acondicionamiento de 62 mil 629 planteles públicos de educación básica que no cuentan con lavamanos, se considera la inversión realizada en 2018 para la instalación y mantenimiento de 8 mil bebederos escolares en escuelas de nivel básico por medio del Programa Reforma Educativa. Esta inversión ascendió a mil 196 mdp (INIFED 2018), por lo que cada uno de estos bebederos tuvo un costo de 165 mil 671 pesos1.

La inversión realizada para la instalación y mantenimiento de estos bebederos puede tomarse como un monto aproximado para instalar, al menos, un lavamanos en cada uno de los planteles de educación básica que no cuentan con esta infraestructura de higiene. En esta forma, se proyecta que la inversión necesaria para acondicionar la infraestructura sanitaria de los planteles de educación básica ascendería a 10 mil 376 mdp2.

Dicho monto representa 1.2% del gasto educativo presupuestado para 2021 y 0.04% del PIB proyectado para este año. Con esta medida se atendería una de las cuatro recomendaciones del BID para el regreso seguro a clases, en beneficio de 22.3 millones de alumnas y alumnos de educación pública básica en todo el país (SEP 2021).

4 Implicaciones de política pública

En México, las clases presenciales fueron suspendidas a partir de marzo de 2020, con costos en términos de aprendizaje que tendrán efectos negativos en el largo plazo, no sólo para los estudiantes, sino a nivel macroeconómico, ya que el sistema de enseñanza a distancia enfrenta una serie de dificultades que le impide alcanzar a todos los estudiantes del SEN, no sólo en materia de telecomunicaciones, sino en términos de los recursos tecnológicos que enfrentan los propios hogares, así como la disponibilidad de tiempo de madres, padres y/o tutores para acompañar a las y los alumnos en el proceso de aprendizaje.

En esta contingencia, la población en condición de pobreza se presenta como una de las vulnerables, ya que el abandono escolar podría incrementarse para este grupo. De igual manera, las niñas y mujeres representan una población más sensible a los efectos negativos de la COVID-19 en la educación, ya que niñas y mujeres enfrentan brechas y desigualdad preexistente con el potencial de agravarse en este contexto. De este modo, las niñas y mujeres están expuestas a un mayor rezago educativo y a un incremento del abandono escolar.

Por lo anterior, la reapertura de las escuelas se plantea como una acción necesaria para continuar de manera óptima con el proceso de enseñanza-aprendizaje y contener los efectos negativos de la COVID-19 en la educación, como la disminución de aprendizajes y el abandono escolar. No obstante, el regreso a clases debe darse en un entorno seguro para alumnas, alumnos y docentes, por lo que el acondicionamiento de los espacios educativos demanda recursos públicos a fin de dotar a los planteles de infraestructura básica sanitaria como lavamanos.

Además, se sabe que esta es sólo una de las carencias de diversos planteles de educación básica y media superior; por ejemplo, en el ciclo escolar 2019-2020, 27% de los planteles de educación básica y 22.8% de los planteles de educación media superior carecieron de agua potable, mientras que 17.3% de las escuelas básicas y 15.8% de las escuelas de nivel medio superior no contaron con sanitarios (SEP 2020).

Sin embargo, el PEF 2021 tiene programado un gasto educativo, entendido como el total de lo asignado a la función educación más lo asignado al ramo Educación Pública por medio de funciones distintas a educación, de 836 mil 404 mdp, que implica un nulo crecimiento en términos reales respecto al presupuesto educativo de 2020.

Además, se advierte que el presupuesto para infraestructura educativa en 2021 asciende a 240 mdp; es decir, 51.5% menos en términos reales comparado con el presupuesto para infraestructura educativa del PEF 2021. De este modo, se necesitaría un incremento de 1.2% en el gasto educativo para cumplir sólo una de las cuatro condiciones que sugiere del BID para un regreso seguro a clases.


  1. Precios constantes de 2021.
  2. Precios constantes de 2021.

Descarga la publicación completa en PDF

¡Ayúdanos a ofrecerte mejores contenidos respondiendo a una breve encuesta!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Recientes

Videos

Transición económica y demográfica en América Latina
Transición económica y demográfica en América Latina
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Conversatorio | Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Implicaciones del Paquete Económico 2022
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Las finanzas locales, clave para la recuperación post-pandemia
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Beneficios Fiscales en América Latina ¿Privilegios o estímulos a la economía?
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Presentación | La vacuna contra la desigualdad
Las finanzas públicas de Pemex
Las finanzas públicas de Pemex
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Anuncio de ganadores #ExplorandoDatos 2021
Explorando Datos 2021
Explorando Datos 2021

Podcasts

Newsletter

Recibe a tu correo electrónico novedadese información del CIEP.

¡Suscríbete al CIEP!

CONTACTO

Centro de Investigación Económica y Presupuestaria. Puebla 151 Letra O, Col. Roma Norte, Del. Cuauhtémoc, CDMX, C.P. 06700 info@ciep.mx / (55) 53.40.86.88
Contacto de prensa: Mariana Villalba
marianavillalba@ciep.mx

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria es un organismo de la sociedad civil, sin fines de lucro ni agenda partidista, que provee información y análisis accesibles, relevantes y técnicamente sólidos para mejorar y democratizar las discusiones y la toma de decisiones en economía y finanzas públicas, con el propósito de darle sostenibilidad al sistema fiscal en beneficio de las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, no provee de propuestas específicas que modifiquen las leyes ni la política pública.

Descarga el PDF

¡Aquí está el documento que solicitaste!