URL corta: ciep.mx/g8AZ

La vulnerabilidad de los adultos mayores en tiempos de emergencia sanitaria depende de sus condiciones económicas y de salud. 23% de los adultos mayores de 68 años sigue trabajando a pesar de estar en edad de retiro y de ellos, 43% lo hace en actividades con alto riesgo de desempleo. Si los adultos mayores pierden su trabajo, sus ingresos dependerán de la Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores, cuyo monto no permite cubrir necesidades básicas a pesar de que este año se adelantó un bimestre como medida para enfrentar la crisis sanitaria y económica causada por el Covid-19, lo que implica que se requerirán 19 mil 715 millones de pesos, correspondiente al 0.08% del PIB, para seguir entregando esta pensión hasta final del año.

1 Introducción

A partir del 30 de marzo del 2020, en todo el territorio nacional se estableció el resguardo domiciliario de manera estricta a toda persona mayor de 60 años, como parte de las medidas que emprendió la Secretaría de Salud para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19) (DOF 2020b). Se estableció también que el regreso a las actividades laborales no estaría permitido mientras que el nivel de riesgo epidemiológico fuera máximo (DOF 2020c).

La Secretaría de Bienestar adelantó el pago correspondiente al bimestre mayo-junio de la PBAM, por lo que recibieron en el bimestre marzo-abril un monto total de $5,240 pesos (Bienestar 2020), como parte de las medidas para proteger a la población vulnerable.

Con estas acciones se busca, por un lado, salvaguardar la salud de los adultos mayores, y por otro, brindar protección económica a aquellos que tienen acceso a la pensión no contributiva, cuya condicionante es tener 65 años o más para la población adulta mayor indígena y 68 años o más para los adultos mayores no indígenas (DOF 2020a). No obstante, estas medidas no serán suficientes para proteger el bienestar de los adultos mayores, ya que la PBAM no cubre a todos los adultos mayores que dejaron de trabajar1 y el monto que se entrega no es suficiente para satisfacer las necesidades básicas de los adultos mayores.

El objetivo de esta investigación es presentar el panorama de la vulnerabilidad económica de los adultos mayores ante el COVID-19, que no ha sido atendida con las medidas que se han tomado hasta este momento.

La vulnerabilidad económica se expresa como el riesgo de perder su empleo y que su ingreso dependa de la PBAM, que como se mostrará, no permite que accedan a las líneas de bienestar rural y urbano.

2 Ocupación de los adultos mayores

La vida laboral de las personas puede continuar cuando llegan a una edad avanzada o de retiro. En México esto es especialmente cierto porque la mayoría de la población trabaja en la informalidad y no tiene acceso a pensiones o jubilaciones, razón que incentiva su permanencia en el mercado laboral (Ramos Elba 2016). En 2019, 23.6% de los adultos mayores de 68 años reportó tener un empleo y recibir un salario por dicha actividad2, esta cifra representa aproximadamente 1 millón 700 mil adultos mayores. El 79% lo hace en la informalidad y el 21% restante tiene un trabajo formal (INEGI 2019).

Dentro de los adultos mayores que reportaron seguir trabajando en el cuarto trimestre de 2019, según la ENOE, 43% trabaja en sectores catalogados como de riesgo medio-alto y alto3 de sufrir repercusiones sobre la producción (OIT 2020b), lo cual los expone a un riesgo mayor de desempleo. Esto implica que hay aproximadamente 753 mil adultos mayores en riesgo de perder su empleo como consecuencia del COVID-19.

Al primer trimestre de 2020, se redujeron 4.8% los adultos mayores con ocupación plena, lo que representa 83 mil adultos mayores que dejaron sus lugares de trabajo de forma temporal o permanente4. La historia es opuesta para trabajadores formales e informales; creció el empleo formal y disminuyó el empleo informal, son 19 mil y 102 mil puestos de trabajo, respectivamente. Se espera que para el segundo trimestre del año aumente la pérdida de empleo5 (OIT 2020a) (INEGI 2020).

Cuando los adultos mayores pierden su empleo, su fuente de ingresos depende, en general, de donaciones de terceros, familiares o conocidos, y de transferencias del gobierno, pensiones o jubilaciones, aunque el acceso y los montos en ambos casos son variables. Por consecuencia, la fuente de ingresos constante a la que tienen acceso es la Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores.

3 Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores

Dentro del sistema de protección social en México se tienen pensiones contributivas y no contributivas. En el caso de la pensión para los adultos mayores, al no estar condicionado a algún tipo de contribución por parte de los beneficiarios, se trata de una pensión no contributiva.

El presupuesto aprobado en 2020 para este programa fue de 129 mil millones de pesos (PEF 2020) y está dirigido a ocho millones de mexicanos, aproximadamente. El monto de la pensión es de $1,310 pesos mensuales y se entrega de forma bimestral mediante una transferencia de $2,620 pesos.

En los últimos años ha incrementado el monto de la pensión. En 2017 correspondía a $580 pesos al mes (DOF 2016), $730 pesos menos que el monto actual. Sin embargo, la pensión no es suficiente para satisfacer las necesidades de los adultos mayores.

Como se observa en el siguiente gráfico, con dicha transferencia se cubre la línea de bienestar mínima rural y 80% de la línea de bienestar mínima urbana, y ambas representan el costo de la canasta alimentaria por persona en las zonas de más de 2 mil 500 habitantes. Si se consideran las líneas de bienestar rural y urbana, la pensión de adultos mayores cubre el 62 y el 41% de la canasta básica, respectivamente.

En uno de los momentos de mayor incertidumbre económica de los que se tiene registro, los adultos mayores no recibieron la ayuda que necesitaban. Con ayuda del siguiente cuadro, observamos que a los adultos mayores en comunidades indígenas les alcanzará para cubrir la canasta alimentaria6 para los bimestres marzo-abril y mayo-junio. Sin embargo, de la canasta alimentaria y no alimentaria7 podrán cubrir el primer bimestre y les faltarán $3,128 pesos para el segundo. Para los adultos mayores que viven en comunidades urbanas, pueden adquirir la línea de bienestar mínimo urbano hasta mayo, pero en junio necesitarán $1,299 pesos para completar. En el caso de la línea de bienestar urbana, la PBAM cubrió el mes de marzo, pero los adultos mayores tendrán que pagar $7,626 pesos para adquirirla el resto del periodo.

Sin considerar gastos extraordinarios, los adultos mayores no podrán solventar sus gastos básicos con la PBAM, además, habrá un bimestre en el que no recibirán pensión. Para cubrir esta falta de recursos el presupuesto para PBAM deberá aumentar 15%, lo que representa aproximadamente 19 mil 715 millones de pesos adicionales a lo aprobado para 2020 que, en el primer trimestre del año, ha consumido el 48% del presupuesto aprobado (SHCP 2020). Dicho aumento alcanzará para pagar un bimestre adicional de la pensión a los más de 7 millones 500 mil adultos mayores de 68 años del país.

El aumento de 19 mil 715 millones de pesos en el presupuesto de PBAM es equivalente al presupuesto que se había aprobado en 2020 para los programas Escuelas de Tiempo Completo e Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico8, ambos de la Secretaría de Educación Pública y cuyos objetivos son mejorar la educación básica y promover la investigación científica en el país.

4 Consideraciones finales

Ante la emergencia sanitaria causada por el COVID-19 se debe proteger a los adultos mayores, ya que forman parte de la población vulnerable. Desde el 30 de marzo del 2020 y hasta que la autoridad sanitaria lo autorice, los adultos a partir de 60 años deben permanecer de forma estricta en sus casas. Para apoyarlos, se les adelantó un bimestre de pensión para el bienestar de los adultos mayores, transferencia otorgada en marzo y que corresponde a $5,240 pesos.

El apoyo económico para los adultos mayores no contempla al grupo de adultos mayores de entre 60 y 64 años, en caso de pertenecer a una comunidad indígena, y entre 60 y 67 años, en caso de ser parte de una comunidad no indígena, a pesar de que de se ven afectados por las mismas medidas de confinamiento estricto.

Por consecuencia de la emergencia sanitaria, 753 mil adultos mayores ocupados mayores de 68 años están en riesgo de perder su trabajo, por lo que aumentará su dependencia de la pensión para los adultos mayores que, para el mes de junio, alcanzará únicamente a cubrir la línea de bienestar mínimo rural.

Para evitar exponer económicamente a los adultos mayores, un bimestre adicional de la pensión tendría un costo de 19 mil 715 millones de pesos, igual a un incremento de 15% en lo presupuestado para este programa en 2020. El aumento representa el 0.32% del PEF 2020 y el 0.08% del PIB.


1. No cubre a los adultos mayores de entre 60 y 64 años en comunidades indígenas y entre 60 y 67 años en comunidades no indígenas.
2. Ocupación plena.
3. Los sectores son: comercio, manufacturas, restaurantes y servicios de alojamiento, y transportes, comunicaciones y servicios de almacenamiento.
4. Aumentó en 95% los trabajadores Ocupados Ausentes con Nexo Laboral, y 12% los Ocupados Ausentes con Retorno Asegurado.
5. Datos de la ETOE 2020 revelan que la población ocupada disminuyó en 12.5 millones de personas entre marzo y abril.
6. Línea de bienestar mínima rural.
7. Línea de bienestar rural.
8. Programas cuyo presupuesto los hace equiparables con el aumento que tendría que sufrir la PBAM para pagar un bimestre adicional. En conjunto representan 20 mil 462 millones de pesos.

Ver referencias

Bienestar. 2020. “Secretaria de Bienestar. Comunicado 019: En apoyo a la economía popular se adelanta pago de pensiones de adultos mayores y personas con discapacidad.”
DOF. 2016. “ACUERDO por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa Pensión para Adultos Mayores, para el ejercicio fiscal 2017.”
———. 2020a. “ACUERDO por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa Pensión para Adultos Mayores, para el ejercicio fiscal 2020.”
———. 2020b. “ACUERDO por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2.”
———. 2020c. “Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas.”
INEGI. 2019. “Encuesta Nacional de Ocupación y Emlpleo 2019.”
———. 2020. “Resultados de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE). Cifras oportunas de abril de 2020.”
OIT. 2020a. “El COVID y el mundo del trabajo. Cuarta Edición.”
———. 2020b. “El COVID y el mundo del trabajo. Segunda Edición.”
PEF. 2020. “Presupuesto de Egresos de la Federación.”
Ramos Elba. 2016. “Análisis de la participación laboral de los adultos mayores con base en un modelo logit.”
SHCP. 2020. “Avance del gasto al primer trimestre 2020.”