De acuerdo con las proyecciones de población 2010-2050 (CONAPO, 2013) y el reporte de indicadores educativos (SEP, 2013), los objetivos de cobertura en nivel medio superior establecidos en el Pacto por México y en la reforma constitucional, no se lograrán. Además, el punto máximo del grupo de edad de 15 a 17 años, se alcanzó en 2012, mientras que el de 16 a 18 años de edad, finalizará en 2013. Esto indica que los beneficios del bono demográfico de los jóvenes no está siendo aprovechado. Será necesario implementar medidas que permitan incrementar la matrícula en mayor a lo esperado, y para lograrlo, el presupuesto para la educación media superior tendrá que mantener un crecimiento promedio anual de al menos 5.0% durante los próximos 9 años.

El objetivo de este boletín es analizar los retos que enfrenta nuestro país en relación a la educación media superior, desde la perspectiva de las finanzas públicas. Para ello, se muestra la situación actual de la cobertura en este tipo de educación, los niveles esperados para los próximos años, y se estiman los incrementos de matrícula necesarios para cumplir con los objetivos establecidos en el Pacto por México y en la propia reforma. También se calcula el gasto público requerido para lograr las metas de cobertura, y se concluye con una reflexión sobre los resultados encontrados.

Antecedentes

En 2012, se elevó a rango constitucional la obligatoriedad de la educación media superior en México. Esto representa un avance en materia de educación, sin embargo, no se sabe si el sistema educativo tiene la capacidad para hacer frente a esta reforma. El costo que representaría crear la infraestructura necesaria para incrementar la matrícula y cumplir con los objetivos de cobertura, del 80 por ciento para el 2018 y del 100 por ciento en el 2021, ha despertado inquietudes entre la sociedad, sobre la viabilidad económica de estos.[1]

1. Situación actual y niveles esperados de la cobertura en educación media superior.

En el ciclo escolar 2011-2012, la matrícula en educación media superior representaba 13.0 por ciento del total. De los 4,333.6 miles de alumnos en este nivel educativo, el 60.4 por ciento se encontraba estudiando en el subsistema de bachillerato general, el 30.7 por ciento en bachillerato tecnológico y el 8.8 por ciento restante en profesional técnico. La distribución de los estudiantes de educación media, de acuerdo al sostenimiento de las escuelas, indica que el 45.8 por ciento pertenecía a escuelas estatales, el 24.3 por ciento a federales, el 12.4 por ciento a instituciones autónomas y el 17.5 por ciento a escuelas privadas.

Para el mismo ciclo escolar, 3,575.9 miles de alumnos (82.5% del total) se encontraban en educación pública. El 90.1 por ciento pertenecían al bachillerato general y tecnológico, mientras que el 9.1 por ciento restante a profesional técnico. En cuanto a la fuente de financiamiento del gasto público en este nivel educativo, 72.9 por ciento de los recursos provinieron del gobierno federal y 27.1 por ciento de los gobiernos estatales, sumando un total de 87,372.4 millones de pesos (mdp), es decir, 24,433.5 pesos por estudiante.

El nivel de atención a la demanda social (cobertura) en media superior para el ciclo 2011-2012 era de 64.3 por ciento, considerando el cohorte de 15 a 17 años de edad, mientras que, para el ciclo 2012-2013 se estima que la cobertura fue de 65.9 por ciento. De acuerdo con esto, se necesita incrementar la cobertura en 14.1 puntos porcentuales en los próximos 6 años para cumplir con el objetivo del 80 por ciento, y 34.1 puntos para llegar a la cobertura universal en los próximos 9 años.

El escenario en las entidades federativas al ciclo escolar 2012-2013 es diverso. Sólo 14 de las 32 entidades tienen cobertura por encima del promedio nacional, mientras que el Distrito Federal es la única entidad con cobertura total (102.7%). A este le siguen Sinaloa (76.8%), Tabasco (73.1%) y Baja California Sur (72.8%), que junto con Durango (72.6), Tlaxcala (72.0%), Sonora (71.2%) e Hidalgo (70.5%), son los estados más cercanos al objetivo de 80 por ciento. Por el contrario, Michoacán (58.2%), Oaxaca (57.2%), Guerrero (54.7%) y Guanajuato (53.8%), son los más alejados de esta meta, y distan en más de 40 puntos porcentuales del 100 por ciento (Figura 1).

Figura14

 

Se estima que para el ciclo escolar 2018-2019 la cobertura sea de 77.9 por ciento, es decir, 2.1 puntos porcentuales por debajo de la meta, mientras que, para el ciclo 2021-2022 se espera que sea de 76.6 por ciento, esto es 23.4 puntos menos de la cobertura universal (SEP, 2013). Además, los niveles esperados indican que el punto de inflexión en este indicador será justamente en el ciclo 2018-2019, a partir de este periodo comienza a descender (Cuadro 1).

Cuadro11

 

Debido a esto, será necesario implementar medidas que conduzcan a un aumento acelerado de la matrícula en nivel medio superior, con el propósito de lograr los objetivos de cobertura planteados. Es imprescindible que los esfuerzos por promover el incremento en la atención de estos servicios educativos se lleven a cabo lo más pronto posible, ya que las proyecciones demográficas indican que la población en edad oficial de asistir a la educación media superior llegó a su máximo en el año 2012, para el cohorte de 15 a 17 años de edad, y en el 2013 en el caso del cohorte de 16 a 18. De modo que, en el mejor de los escenarios, a partir del ciclo escolar  2013-2014, los jóvenes que deberían estudiar este nivel educativo, por obligación, serán cada vez menos, por lo que el bono demográfico en estos grupos de edad se está perdiendo (Figura 2).

Figura23

 

2. Retos de la reforma desde una perspectiva de finanzas públicas.

La transición demográfica por la que atraviesa nuestro país en conjunto con la reforma constitucional de bachillerato obligatorio, imponen al Estado un gran reto en materia de educación y finanzas públicas. Para tener un panorama sobre la situación que se enfrenta, se estimaron metas de cobertura anuales que se deberán cumplir, con el objetivo de lograr la cobertura del 80 por ciento en el 2018 y del 100 por ciento en el 2021. Además, se calculó el costo de lograr dichas metas.

En base a las proyecciones de población de los grupos en edad oficial de asistir a este nivel, se calculó la matrícula necesaria para lograr los objetivos de cobertura. Los resultados indican, que la tasa de crecimiento promedio anual para llegar a atender al 80 por ciento de la demanda social en 2018, deberá ser de 3.0 por ciento, durante el periodo 2013-2018. En el caso de la cobertura total en 2021, dicha tasa tendrá que ser del 4.7 por ciento durante el periodo 2019-2021.

Con esta matrícula que permitirá lograr las metas de cobertura, se calculó la proporción de alumnos que pertenece a instituciones de educación pública. Una vez estimada la matrícula de tipo público, se determinó el presupuesto requerido para brindar los servicios educativos necesarios para lograr los objetivos de atención a la demanda.[2] Los resultados obtenidos indican que el presupuesto para el año 2018 deberá estar entre los 122,151.3 y los 134,425.4 mdp, lo que implica una tasa de crecimiento anual promedio de entre 3.3 y 5.4 por ciento durante el periodo 2013-2018. Para el 2021, se necesitarán entre 153,138.8 y 157,399.5 mdp, por lo que el incremento promedio anual para el periodo 2019-2021, deberá ser de 5.0 a 5.4 por ciento.

Para el ciclo escolar por iniciar (2013-2014), la matrícula esperada es de 4,528.0 miles de estudiantes, lo que resulta en una cobertura de 67.1 por ciento. La matrícula estimada, necesaria para lograr los objetivos antes mencionados, es de 4,590.0 miles de estudiantes, con lo que se lograría una cobertura de 68.0 por ciento. Debido a que el 83.0 por ciento de los 62,058 estudiantes de diferencia, entre los esperados y los necesarios, corresponden a alumnos de escuelas públicas, el presupuesto aprobado por el gobierno federal y los gobiernos estatales para el nivel medio superior durante el ejercicio fiscal 2013, sería insuficiente para ofrecer dichos espacios educativos. Esto, debido a que el presupuesto aprobado asciende a 93,255.9 mdp, cifra menor al rango estimado requerido para satisfacer la demanda, el cual va de los 103,342.4 a los 103,925.2 mdp (Cuadro 2).

Cuadro21

 

Comentarios Finales

Los objetivos de cobertura establecidos en la reforma constitucional de bachillerato obligatorio y en el Pacto por México, en conjunto con la transición demográfica en la que se encuentra el país, hacen urgente la necesidad de llevar a cabo medidas que permitan incrementar la atención a la demanda de los servicios educativos, de nivel medio superior, lo más pronto posible. De no hacerlo, no se cumplirá con los objetivos planteados y los beneficios del bono demográfico no serán aprovechados. Esto, debido a que la matrícula y cobertura esperadas para los próximos años reflejan una tendencia negativa, por lo que será necesario realizar esfuerzos que permitan disminuir la deserción escolar e incrementar la oferta educativa. Para ello, será necesario incrementar el presupuesto en este nivel educativo durante los próximos 9 años, en al menos 5.0 por ciento.

Ver referencias

Consejo Nacional de Población (CONAPO). 2013. Proyecciones de la población 2010-2050. Secretaría de Gobernación. Disponible en:

http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones

Secretaría de Educación Pública (SEP). 2013. Reporte de indicadores educativos. Sistema Nacional de Información Estadística Educativa. Disponible en: http://www.snie.sep.gob.mx/

Secretaría de Educación Pública (SEPb). 2013. Reportes estadísticos del cuestionario de financiamiento educativo estatal. Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, Dirección General de Planeación y Programación. Disponible en:  http://cfee.dgpp.sep.gob.mx/

Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 2013. Cuenta de la hacienda pública federal 2012. Disponible en:

http://www.apartados.hacienda.gob.mx/contabilidad/documentos/informe_cuenta/2012/index.html


[1] Para más información ver:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 2012. Diario Oficial de la Federación (DOF). Decreto de reforma publicado el 09 de febrero. Secretaría de Gobernación.

Presidencia de la República. 2012. Pacto por México. Gobierno Federal. México. Disponible en:http://pactopormexico.org/

[2] El procedimiento para calcular el rango del presupuesto necesario para satisfacer la matrícula pública, que permita alcanzar las metas de cobertura, consiste en dos métodos de estimación: en el primero, se mantiene constante el gasto público por estudiante de nivel medio superior del año 2012 (27,263.0 pesos) para todo el periodo (2013-2021) y se multiplica por el número de alumnos; en el segundo, se asume que el presupuesto mantendrá una tasa de crecimiento promedio anual similar a la de los últimos años (2000-2012), cuyo valor es 5.4 por ciento.