El Economista – 04 de Febrero, 2015

Los programas sociales que administra la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) tendrán un fuerte impacto del recorte al gasto público por 124,300 millones de pesos.En primera instancia, el Programa de Pensión para Adultos Mayores, que representa 36% del presupuesto total de la secretaría, dejará de recibir 2,250 millones de pesos.

En un inicio, este programa contaba con un presupuesto de 42,515 millones de pesos, pero con el recorte se ubicó en 40,265 millones de pesos; es decir una reducción de 5.29 por ciento. Fernando Galindo, subsecretario de Egresos de Hacienda, dijo que este recorte no afectará a las personas que estén inscritas, pero sí afectará a las personas que quieran recibir este beneficio.

De acuerdo con el portal de transparencia, en el país existen 5 millones 487,664 de adultos enlistados en el Programa de Pensión Para Adultos Mayores, los cuales según Hacienda no se verán afectados.Datos del Consejo Nacional de la Población (Conapo) muestran que en el país existen 6 millones 289,174 personas mayores de 65 años que no cuentan con una pensión contributiva.

El Programa de Pensión Para Adultos Mayores atiende a las personas adultas de más de 65 años y tiene cobertura a nivel nacional. Los beneficiarios reciben apoyos económicos de 580 pesos mensuales con entregas de 1,160 pesos cada dos meses. Gerardo López, académico de la Universidad de la Panamericana, dijo que si bien los recortes al presupuesto siempre tendrán una afectación social, el gobierno debió considerar otras medidas que no generaran impactos negativos en los beneficios directos de la población.

“El gobierno debería ajustar gastos en otro tipo y no en este programa de extremo beneficio social, pues era para personas que no tienen ninguna posibilidad de trabajar por la vulnerabilidad en la que están”.

Lejana, pensión universal

Alejandra Macías, integrante del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), menciona que la Pensión Universal -programa donde se incorporaría el de Pensión para Adultos Mayores- desapareció en el PEF 2015; en el PEF 2014 se encontraba en el Ramo 19 con una inversión de 4,083 millones de pesos.

“Se presume que el número de pensionados se mantendrá en alrededor de 9.5 millones de personas, lo que no corresponde para cubrir a 100% de los adultos mayores de 65 años. Además, en el futuro será más complicado lograr esta cobertura si no se lleva a cabo una reforma al sistema de pensiones a fondo”, mencionó Alejandra Macías.

Criticó que el gobierno haya detenido la Pensión Universal; mientras, por otro lado, sigue destinando grandes recursos de las finanzas públicas a las pensiones de trabajadores de empresas extintas como Ferrocarriles Nacionales (Ferronales) y Luz y Fuerza del Centro (LFC).

“Estas empresas representan una presión a las finanzas públicas del país, ya que no cuentan con trabajadores activos que aporten recursos para el pago de pensiones y, aunque se crearon fideicomisos para este fin, los recursos no han sido suficientes; por tanto, el gobierno federal asume esta deuda”.

Al respecto, López reprochó que a inicios del sexenio el gobierno federal presumía que la Pensión Universal sería uno de los programas sociales más grandes que se había hecho; sin embargo, hoy dicho programa se quedó en palabras.

“Se decía que los mexicanos que a los 65 años de edad tendrían una pensión que el Estado les iba a proporcionar, pero sólo fueron palabras porque realmente no tendrían el sustento económico para garantizar este gasto”.

VER NOTA