El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2013 (PPEF),  denomina como uno de sus ejes principales el de “educación de calidad para todos”. Este eje tiene como objetivo atender los diferentes retos del sistema educativo mexicano, tales como incrementar la cobertura en educación media superior y superior, y mejorar la calidad educativa, medida como un mayor puntaje en pruebas como ENLACE y PISA.[1] Así, su propuesta de presupuesto para la función educación es de 559,627 millones de pesos, 0.2 por ciento más, en términos reales, que lo aprobado para el 2012 y 1.7 por ciento menos que lo ejercido en 2011.[2]

¿Cuál es el destino del gasto en educación? Subfunciones

Este presupuesto se encuentra dividido en seis subfunciones: educación básica; media superior; superior; posgrado; educación para adultos; y otros servicios educativos y actividades inherentes. De igual forma que el año anterior (a diferencia del 2011), la subfunción de apoyo en servicios educativos concurrentes desaparece, mientras que las de deporte y cultura pasan a formar la función recreación, cultura y otras manifestaciones sociales. De las seis subfunciones, educación básica representa el 62.8 por ciento de los recursos de la función, seguida de la educación superior con 17.6 por ciento. La subfunción de educación media superior sólo contará con 12.6 por ciento, esto es 2.7 por ciento menos, en términos reales, que lo aprobado para 2012. Del mismo modo, las subfunciones posgrado, educación para adultos y otros servicios educativos y actividades inherentes presentan una reducción real de 1.8, 1.0 y 4.1 por ciento, respectivamente (Cuadro 1).

Ramos asociados

Hay siete ramos administrativos asociados a la función educación: hacienda y crédito público (que está asociado por primera vez, con recursos destinados a la subfunción de otros servicios educativos y actividades inherentes); defensa nacional; agricultura, ganadería, pesca y alimentación; educación pública; marina; previsiones y aportaciones para los sistemas de educación básica, normal, tecnológica y de adultos y; las aportaciones federales para entidades federativas y municipios. Las cinco secretarías administrarán el 40 por ciento de los recursos destinados a la función educación a través de diversos programas, mientras que el 60 por ciento restante será transferido a las 32 entidades federativas mediante las aportaciones federales para entidades federativas y municipios, que suman el 52.4 por ciento de los recursos de la función, y las previsiones y aportaciones para los sistemas de educación básica, normal, tecnológica y de adultos que concentran el 7.6 por ciento restante. Por su parte, la Secretaría de Educación Pública (SEP) administrará el 38.7 por ciento, mientras que las Secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP), de Defensa Nacional (SEDENA), de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SGARPA), y de Marina (SEMAR) suman sólo 1.2 por ciento (Cuadro 2).

Algunos de los cambios que resaltan en la distribución de recursos son la aparición de la SHCP como ramo asociado a la función educación, el incremento de 18.4 por ciento en términos reales en el ramo de defensa nacional, y la disminución de 1.8 y 3.9 por ciento en la SEP y el ramo de aportaciones para los sistemas de educación básica, normal, tecnológica y de adultos, respectivamente.

Clasificación económica

La clasificación económica de los recursos asignados a la función educación muestra la distribución de los recursos de acuerdo con su naturaleza económica, es decir, dividida en gasto corriente y de inversión (o capital). Entonces, el 96.8 por ciento del presupuesto asignado a esta función será utilizado en gasto corriente y sólo el 3.2 por ciento en gasto de capital o inversión.[3] A su vez, el gasto corriente se divide en servicios personales, que representan 71.6 por ciento del gasto corriente, los subsidios que suman el 22.1 por ciento, otros de corriente y de operación que representan el 3.4 y 2.9 por ciento, respectivamente. Por su parte, el gasto de inversión esta conformado por la inversión física, que forma la mayor parte del gasto de capital sumando 81.2 por ciento del total, y los subsidios, que representan el 18.8 por ciento restante. También conforman este  gasto otros de inversión, que a diferencia de los años anteriores, no se contemplan recursos en este rubro. Sin embargo, hubo una redistribución hacia inversión física, por lo que se observa un incremento real de 184 por ciento con respecto al PEF 2012 y de 137 por ciento respecto a lo ejercido en 2011. Finalmente, se observa que el gasto corriente aumentó 0.4 por ciento en términos reales, además, se observa un ajuste dado por el incremento en servicios personales y una reducción de los gastos de operación. En cuanto al gasto de inversión, se aprecia la reducción de 5.1 por ciento, en términos reales, con respecto a lo aprobado para 2012 (Cuadro 3).

Comentarios finales

El Gobierno Federal presenta una propuesta de presupuesto de egresos 2013 basado en cinco ejes de trabajo, entre los cuales se encuentra el eje de educación de calidad para todos. De esta manera se justifica la cantidad de recursos que se están asignando a educación. En este boletín analizamos estos recursos a través de la función educación, los cuales ascienden a 559,627 millones de pesos. De acuerdo con la exposición de motivos del PPEF 2013, con estos recursos se buscará elevar la cobertura y calidad educativa, así como la igualdad de oportunidades. Estos objetivos parecen estar estrechamente relacionados con los acuerdos hechos en el Pacto por México, presentado días antes por el propio Gobierno Federal. Sin embargo, a pesar del planteamiento de estos objetivos, la distribución de los recursos entre subfunciones y ramos administrativos asociados, así como dentro de la clasificación económica, no ha cambiado de forma sustantiva, por lo que no se aprecia como podría influir esta asignación del presupuesto en el cumplimiento de dichas metas, o como se podrían concretar acciones diferenciadas que lleven al logro de los objetivos.

Ver referencias

[1] Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Escolares (ENLACE) y Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

[2] SHCP. 2012. Política de Gasto del Poder Ejecutivo Federal. PPEF 2012. México.

[3] Esta proporción entre gasto corriente y gasto de inversión usualmente es criticada, sin embargo, es importante notar que la impartición de educación pública comúnmente consiste en las clases que dan los profesores, por lo que es natural que gran parte de los recursos asignados a educación se destinen al pago de salarios de profesores y personal administrativo.