En este boletín se analiza el Programa de Fomento a la Agricultura desde la perspectiva de los cambios en precios. Primero, se hará una breve descripción del programa y su relevancia dentro del total del gasto destinado al campo. Después, se examinan los componentes del programa cuyos resultados son afectados por la volatilidad de precios. Para terminar, se examina el componente que busca mitigarlos.

Programa de Fomento a la Agricultura

El Programa de Fomento a la Agricultura es uno de los principales programas estratégicos para el sector agrícola, se le dedican 20,599.9 millones de pesos (mdp) dentro del Presupuesto de la Federación (PEF) para el año 2014, 8.7% mayor, en términos reales, con respecto al año 2013. Además, si consideramos como el total del gasto en campo a la Función Agropecuaria, Silvicultura, Pesca y Caza éste representa el 20.7% del total de la función, es decir, al que mayor cantidad de recursos se le destinan. Sí consideramos solo a los programas dentro de la función que están sujetos a reglas de operación éste abarca el 28.7% del gasto (Cuadro 1).

Cuadro-1

 

Por otro lado, el Programa de Fomento a la Agricultura tiene como objetivo general contribuir al incremento de la productividad agrícola mediante incentivos. Específicamente, busca incrementar la producción y productividad de las unidades económicas rurales agrícolas mediante incentivos para la integración de cadenas productivas, desarrollo de agroclusters, inversión en capital físico, humano y tecnológico, reconversión productiva, agroinsumos, manejo post-cosecha, uso eficiente de la energía y uso sostenible de los recursos naturales (DOF, 2014). Busca alcanzar esto a través de los siguientes componentes:

  • Agroincentivos
  • Agroproducción Integral
  • Desarrollo de Cluster Agroalimentario (AGROCLUSTER)
  • PROAGRO Productivo
  • PROCAFE e Impulso Productivo al Café
  • Producción Intensiva y Cubiertas Agrícolas (PROCURA)
  • Sistemas Producto Agrícolas (SISPROA)
  • Tecnificación de Riego
  • Bioenergía y Sustentabilidad
  • Reconversión y Productividad
  • Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol (PIMAF)

La población objetivo de este programa está compuesta por productores y organizaciones que se dediquen a actividades primarias, de transformación y comercialización, o agregando valor a la cadena productiva. Su cobertura es Nacional aplicando a las 32 entidades federativas, dando prioridad a los municipios y localidades que se contemplan en el Sistema Nacional Contra el Hambre, “Sin Hambre” y a las localidades de media, alta y muy alta marginación, conforme a la clasificación de CONAPO.

Componentes afectados por los cambios en precios

Son tres los componentes del programa afectados por los cambios en precios, PROCAFE e Impulso Productivo al Café, Bioenergía y Sustentabilidad y el PIMAF mientras que el componente de PROAGRO Productivo contribuye a mitigar la volatilidad de precios[1].

PROCAFE e Impulso Productivo al Café

El componente PROCAFE otorga incentivos a los productores de café a través de la producción tecnificada y adquisición de la planta de café arábiga. En el concepto de infraestructura y producción de planta en viveros tecnificados se otorgan hasta $6.5 mdp por proyecto de vivero de 500 mil plantas y por la adquisición de planta de café arábiga se autorizan $3.0 por planta. La cobertura de este componente le da preferencia a los 12 estados cafetaleros de la República Mexicana[2]. La eficacia de dicho componente dentro del programa se ve afectada ya que no hay certeza sobre los ingresos del productor si consideramos los cambios en los precios del café pergamino, oro natural y oro lavado, los cuales han variado en comparación con el año anterior en 65.6%, 55.0% y 71.1%, respectivamente (Financiera Nacional, 2014).

Bioenergía y Sustentabilidad

El componente de Bioeneríga y Sustentabilidad otorga incentivos para promover prácticas sostenibles, el uso eficiente de la energía, la producción sostenible de bioenergéticos, cultivos orgánicos, la producción y uso de bioinsumo y nuevos productos de la bioeconomía. Por concepto de Bioenergéticos se proporcionan incentivos al establecimiento de semilleros y/o cultivos comerciales para la producción de insumos de los bioenergéticos. Dichos incentivos se destinan a proyectos integrales, incluyendo plantas piloto para la producción. El programa autoriza hasta el 30% del costo del paquete tecnológico y hasta un máximo de $5.0 mdp por proyecto. También, hasta 50% para plantas piloto y hasta un máximo de $20.0 mdp por proyecto. Por otro lado, por concepto de Bioeconomía se otorgan incentivos al establecimiento y/o mantenimiento de plantaciones orgánicas comerciales hasta por el 30% del costo del paquete tecnológico y hasta $1.0 mdp por proyecto. La eficiencia de dicho componente también, se ve afectada si consideramos los posibles cambios en los precios de los cultivos y plantaciones orgánicas.

Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol (PIMAF)

El PIMAF otorga incentivos para las personas que se dediquen a la producción de maíz o frijol, para la aplicación de paquetes tecnológicos que permitan incrementar la productividad de pequeños productores y productores con un esquema de alta productividad. A los primeros, por semilla adaptada a la región, ya sea criolla mejorada o variedad o híbrido nacional, se les autorizan $2,450.0 por hectárea mientras que a los segundos, por semilla híbrida de categoría certificada, $1,400.0 por hectárea. Los ingresos del agricultor son afectados por los cambios en precios del frijol y del maíz. Los precios del frijol negro san luis, negro querétaro, flor de mayo y pinto hay disminuido respecto al año pasado en 20.4%, 21.7%, 56.1% y 35.3%, respectivamente y los del maíz amarillo y blanco han disminuido en 16.1% y 13.6%, respectivamente (Financiera Nacional, 2014).

PROAGRO Productivo

Por otro lado, el componente PROAGRO Productivo proporciona incentivos vinculados a mejorar la productividad agrícola. El destino de éstos debe estar relacionado con aspectos productivos, mecanización, uso de semillas mejoradas o criollas seleccionadas, nutrición vegetal, reconversión productiva, seguro agrícola y cobertura de precio. Es decir, una parte de este componente busca disminuir o mitigar la afectación que las fluctuaciones de los precios tienen sobre los ingresos de los productores.

Comentarios Finales

En conclusión, se muestran los componentes del Programa de Fomento a la Agricultura afectados por la volatilidad de precios y el componente de PROAGRO Productivo que busca mitigarla. Es de relevancia considerar que al haber cambios en precios de los productos primarios (productos sin un proceso de fabricación) el productor puede comprar menos semillas por hectárea, generando incertidumbre sobre el rendimiento del programa y por consiguiente, sobre su efectividad.

Ver referencias

DOF. 2014. Reglas de Operación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Obtenido de: http://www.sagarpa.gob.mx/programassagarpa/documents/rop2014-ves.pdf
FAO. 2014. Volatilidad de precios en los mercados agrícolas. Obtenido de: http://www.fao.org/economic/est/temas-emergentes/volatilidad-de-precios/es/#.UzH1Rah5Nhg
Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero. 2014. Precios de Mercado a Nivel Nacional. http://www.financierarural.gob.mx/informacionsectorrural/Precios-%20Lateral/PreciosHistoricosGCMA.pdf
SHCP. 2014. Presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2014. Disponible en http://www.shcp.gob.mx.

[1] La volatilidad de precios es una medida de las fluctuaciones o cambios en los precios. Éstas son una característica normal de los mercados agrícolas que funcionan debidamente. Sin embargo, cuando éstas se magnifican y se tornan impredecibles – volátiles – las mismas pueden tener un efecto negativo en la seguridad alimentaria de los consumidores, los productores rurales y países enteros (FAO, 2014).
[2] Chiapas, Colima, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco y Veracruz.