De acuerdo con la evaluación que el CIEP hizo a las políticas fiscales aplicadas en México, el gobierno se está endeudando por encima del crecimiento económico.

  • Los especialistas afirmaron que el objetivo principal de la Reforma Hacendaria es hacer una política fiscal contracíclica, a través de un gasto público deficitario.
  • Para asegurar la sostenibilidad de la política social propuesta es necesario garantizar el fondeo.
  • Del gasto en educación superior y posgrados, los sectores sociales con mayores ingresos son los principales beneficiados.

México, D.F., a 26 de septiembre de 2013.- En conferencia de prensa, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria A. C. (CIEP), dio a conocer los resultados de su evaluación al Paquete Económico 2014 y a la iniciativa de Reforma Hacendaria del Gobierno Federal.

Héctor Villarreal Páez, director general del CIEP, informó que, desde 2009, los gastos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación han sido mayores a los ingresos de la Ley de Ingresos de la Federación (sin considerar financiamiento) y, por lo tanto, de acuerdo al Paquete Económico presentado por el Presidente de la República, el 2014 será el sexto año consecutivo con esta situación.

El especialista del CIEP señaló que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2014, el Gobierno Federal propone un gasto neto total de 4’479,954.2 millones de pesos (mdp); esto representa un incremento del 9.1% en comparación con 2013. En cuanto a la Ley de Ingresos 2014, la Secretaría de Hacienda espera recaudar 3’829,476.2 mdp, registrando un incremento real de 2.5% con respecto al año pasado. Sin embargo, comparando ambos, esto refleja un déficit presupuestario de 650,478.0 mdp.

“Lo anterior, pese a que 2014 será el año con más necesidades de financiamiento, conocido como los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), para alcanzar los objetivos de las políticas públicas”, detalló Villarreal Páez.

Además, el especialista del CIEP alertó que, desde 2006 hasta 2012, el crecimiento real de la deuda ha sido, en promedio anual, de 3.7%; en cambio, el del Producto Interno Bruto (PIB), en el mismo periodo, ha sido del 1.3%. Esto significa que el gobierno se está endeudando por encima del crecimiento económico registrado.

Al respecto, Villarreal Páez subrayó que “lo anterior nos lleva a deducir que las políticas fiscales aplicadas en el país no impulsan la economía de manera suficiente y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, promovido con una perspectiva social, no contiene grandes cambios estructurales”.

Reforma Hacendaria

Al realizar una evaluación a profundidad de la iniciativa de Reforma Hacendaria, presentada por el Jefe del Ejecutivo, Ricardo Cantú Calderón, investigador asociado del CIEP, sentenció que el objetivo principal de la propuesta es hacer una política fiscal contracíclica, a través de un gasto público deficitario. Esto significa que el gobierno optó por no aplicar cambios a profundidad en materia fiscal que den mayor viabilidad a las finanzas del país en el largo plazo.

Para su análisis se utilizó el Simulador Fiscal CIEP, único en el mundo de acceso a todo público. En torno al Impuesto Sobre la Renta (ISR), Cantú Calderón reveló que la reducción de las deducciones personales, que no podrán sobrepasar el 10% de los ingresos totales o a dos salarios mínimos al año, afectará a las personas de menores ingresos.

El análisis mostró que en cuanto a las modificaciones al IVA, entre las que figura la eliminación de ciertas exenciones como el transporte foráneo, la educación privada, la compra o renta a la vivienda, así como gravar a una tasa del 16% la zona fronteriza, los sectores sociales de menores ingresos aportarán menos en comparación con los de mayores ingresos, pero las clases medias y altas serán las que resentirán los cambios.

Asimismo, la Reforma Hacendaria del Presidente, en La Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, propone un cambio al régimen fiscal de Pemex, pero, de ser aprobada, entraría en vigor hasta el 1 de enero de 2015, debido a que 2014 sería un año de transición.

Además, Ricardo Cantú observó que los ingresos petroleros reflejan una disminución en su contribución en el PIB, al pasar de 7.6% en lo presupuestado en 2013 a 7.0% en 2014.

En suma, el especialista expresó que la propuesta de la Administración Federal no despetroliza las finanzas públicas, ni tampoco busca ampliar de manera significativa los ingresos tributarios no petroleros.

Gasto público

Sunny Villa Juárez, investigadora asociada del CIEP, recordó que el gobierno plantea una Reforma Hacendaria que permita implementar un Sistema de Seguridad Social Universal, que garantice el acceso a los servicios de salud a todos los mexicanos, una pensión universal, seguro de desempleo, un seguro de vida para jefas de familia, así como mejor educación e inversión en infraestructura.

Mencionó que del total del gasto público se sigue asignando un 76% a gasto corriente, y 23% a inversión, financiando con déficit actividades que no darán rendimientos en el largo plazo.

No obstante, la investigadora del CIEP dijo que con los cambios que propone el Gobierno Federal a la Pensión para Adultos Mayores, para lograr aplicar la Pensión Universal, se dejaría fuera al 43.2% de los beneficiarios actuales del programa. Además, subrayó que de no tener un esquema sólido de fondeo para la población beneficiada, la Pensión Universal podría poner en riesgo la viabilidad de las finanzas públicas a largo plazo.

Con relación a la Ley del Seguro de Desempleo, la especialista informó que, pese a que la propuesta contempla contar con aportaciones patronales, la aportación que hará el Gobierno Federal se incrementará a largo plazo.

En lo que concierne a la educación, Sunny Villa mencionó que la actual administración pretende destinar mayores recursos a la educación básica (61.8%), seguida de la educación superior (17.4%).  La educación media superior registra un 13.7% y para posgrados 1.1%.

Al respecto, la investigadora  señaló que los resultados del análisis de personas beneficiadas con estos recursos, arrojaron que el gasto en educación básica favorece en mayor medida a la población de menores ingresos. Sin embargo, la población con mayores ingresos será la favorecida en educación superior y sobre todo en posgrados. “Este escenario no contribuye a la política de desarrollo social”, concluyó Villa Juárez.

“Dentro del sector Salud no existen cambios estructurales, que garanticen un sistema de acceso a estos servicios, distintos a los ya existentes. Se incrementa en mayor medida el gasto en salud para las personas que ya cuentan con seguridad social, lo que beneficia a los de mayores ingresos”, indicó la especialista.

La rueda de prensa se dio en el marco del foro “Diálogo de políticas: viabilidad de las finanzas públicas en América Latina”, que tuvo como sede la Ciudad de México, y en el que participaron tanto funcionarios públicos y legisladores mexicanos, como especialistas y funcionarios extranjeros.