El Semanario – 12 de Diciembre, 2014

Actualmente el petróleo de México se encuentra en medio de polémicas por su precio internacional, los ingresos que se habían prometido en 2015 y la esperanza que estaba puesta en la apertura a la iniciativa privada.

Ciudad de México.- La duda que este miércoles el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) se planteó, fue muy clara: ¿cómo el Gobierno Federal obtendría el 63 por ciento restante de los ingresos del nuevo régimen fiscal petrolero?

“Ante una reestructuración del mercado mundial de hidrocarburos y la baja constante del precio del petróleo, el desglose detallado de los ingresos petroleros cobra mayor relevancia para entender la solvencia que tendrá el Sector Público en el 2015”, se pregunta el Centro de cara a lo que está por ocurrir el próximo año, en medio de un contexto cada vez más sorpresivo en cuanto a los precios que se imponen al hidrocarburo.

En este sentido, el CIEP alerta que “desde octubre el precio de la mezcla mexicana ha caído drásticamente llegando una precio que rompe el piso de 60 dólares por barril, convirtiéndose en una de las preocupaciones principales en la sostenibilidad de los ingresos petroleros estimados en la LIF 2015 y por consiguiente los ingresos del Sector Público”.

A esto debe de sumarse que la Comisión Nacional de Hidrocarburos publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria para la licitar los bloques de la ronda uno.

De acuerdo con Notimex, la Comisión convocó a “personas morales nacionales o extranjeras y a empresas productivas del Estado a participar en la licitación para la adjudicación de Contratos para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos para catorce áreas contractuales de exploración en aguas someras”.

En su reporte, Reforma detalló que el Gobierno impondrá a los participantes de las licitaciones que conforman la Ronda, como el haber participado en al menos tres proyectos y contar con un capital contable de mil millones de dólares.

Los bloques que entrarán a licitación son proyectos en aguas profundas, someras, campos terrestres y en campos extra-pesados, así como bloques en aceite y gas shale o gas lutita.

Entre el riguroso control al que estarán sometidas las licitaciones, la Secretaría de Energía señaló que la adjudicación de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, se harán con los más altos estándares internacionales de equidad y transparencia.

“Es mucho lo que México se juega en esta audaz apertura para la incorporación de nuevas empresas que nos aporten capital y tecnología en la exploración y extracción de hidrocarburos”, advirtió el funcionario, al tiempo en que dijo, “ninguna autoridad decidirá de forma discrecional el resultado de las licitaciones”.

“De pasos a una licitación abierta a las empresas nacionales e internacionales para explorar y eventualmente extraer los recursos fósiles en aguas someras bajo la modalidad de Contratos de Producción Compartida”, explicó la Secretaría.

¿Conclusiones? el 28 de noviembre Ignacio Beteta aseguraba en su columna de El Semanario, que “las medidas adoptadas por las autoridades mexicanas han permitido que el peso frente al dólar mantenga una relativa estabilidad”, y recomentada: “es importante que la economía mexicana disminuya su dependencia en los ingresos petroleros (actualmente el 30% del total de los ingresos presupuestarios). Se espera que con las Reformas Estructurales, el Sector Petrolero cuente con más recursos pero de inversión privada, y el Gobierno con mayores ingresos por la reforma fiscal sin desincentivar la inversión. Lo que permitirá tener Finanzas Públicas más sanas con una menor dependencia y volatilidad de los Ingresos Petroleros”. La llama de la esperanza son las licitaciones, son el último recurso que puede encender ganancias en el petróleo para 2015.

*De acuerdo a la Ley de Ingresos de la Federación 2015 (LIF 2015), los ingresos petroleros son: las Transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo[4], el ISR, el IAEEH y los ingresos propios de PEMEX. Sin embargo, en su contabilidad, el Gobierno Federal elimina de los ingresos petroleros lo que se recauda a través del IAEEH.

VER NOTA