Proceso – 17 de Septiembre, 2014

MÉXICO, D.F. (apro).- El Paquete Económico 2015 propuesto por el gobierno de Enrique Peña Nieto generará mayor presión en el gasto público y pone en la mira la necesidad de que el país adquiera un mayor endeudamiento, afirmó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Durante la presentación del estudio “Implicaciones del Paquete Económico 2015: las reformas estructurales”, el director general del CIEP, Héctor Villarreal, aseguró que “tenemos un gobierno que quiere pero no puede. Tenemos una administración con poco dinero para gastar y por eso no vemos cambios presupuestarios. Vemos muchas presiones fiscales”.

En efecto, de acuerdo con el análisis del organismo existen presiones inerciales en el gasto público, que ante la ausencia de recursos extras dejan poco margen para programas nuevos. Estas presiones fiscales harán difícil en el corto plazo que desaparezca la dependencia de ingresos por financiamiento y, por ende, la acumulación de deuda pública.

En números, la situación es la siguiente:

Dentro de la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) 2015 se incurrirá en una deuda de 672 mil 595 millones de pesos (mdp), siendo el equivalente a 3.7% del PIB. Esta cifra no sólo significa una cantidad similar al total del IVA en un año –calculada en 703 mil 848.5 mdp–, también representa un endeudamiento en el largo plazo.

El CIEP explicó que lo anterior se deriva de que, según las mismas estimaciones del Paquete Económico 2014, en el 2015, el Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) descendería a 41.0% del Producto Interno Bruto (PIB), para terminar el sexenio en un 39.4 %.

Sin embargo, con el Paquete Económico 2015, para los años anteriormente descritos, el endeudamiento será de 43.3% y del 42.3% del PIB, respectivamente. Es decir, que el sistema fiscal incrementará su deuda, al 2019, un 3.3% del PIB más que lo estimado un año atrás y, al 2018, un 6.9% del PIB más que lo calculado hace dos años.

Seguridad universal, imposible

La seguridad social universal, una de las principales promesas del gobierno de Enrique Peña Nieto, será imposible conquistar al menos en el 2015.

Según el CIEP, el Paquete Económico 2015 no incluye acciones relevantes dirigidas hacia este fin. Aún más, el Proyecto Presupuesto de Egresos 2015 presenta cambios negativos en los montos asignados a instituciones como el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la Secretaría de Salud, en específico el programa Seguro Popular.

Por otro lado, los recursos dirigidos a protección social, tomando en cuenta las pensiones de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), presentan un aumento en términos reales de 2.14%.

El incremento más representativo se observa en las pensiones de CFE con 18.5% y en el ramo 19: Aportaciones a la Seguridad Social con 11.1%. Este último rubro comprende las pensiones de entidades como Luz y Fuerza del Centro y Ferrocarriles Nacionales.

El CIEP recordó que durante el 2014, el gobierno federal llevó a cabo acciones encaminadas a proveer seguridad social universal para todos.

La seguridad social, a grandes rasgos, se compone de dos rubros. El primero representa a los servicios de salud y el segundo pretende asegurar una pensión para el momento en el que las personas alcanzan el fin de su vida productiva.

Sin embargo, los programas que implementó la administración de Peña Nieto, como Seguro de Desempleo, Pensión para Adultos Mayores y Seguro para Jefas de Familias “no representan, desde su diseño, un cambio hacia la seguridad social universal”, sentenció el organismo.

Luego soltó que “aunque es posible observar un aumento en términos reales del presupuesto de 2014, comparado con el Paquete Económico 2015 destinado a pensiones, la información presentada no permite vislumbrar que el gobierno federal esté considerando los recursos necesarios para realizar los cambios que lleven a una política de seguridad social universal, tal que implique otorgar servicios de salud y asegurar una pensión a la totalidad de la población mexicana”.

VER NOTA