El pasado 2 de diciembre del 2012, la nueva administración publicó un documento titulado: Pacto por México. En él, se plantean una serie de acuerdos en diversas áreas con el objetivo de impulsar el crecimiento económico de México. En este boletín, abordaremos las implicaciones de este pacto en el tema de Educación. Los acuerdos en esta materia buscan incrementar la cobertura educativa y mejorar la calidad de la educación. Para ello, se pretende impulsar una reforma que persigue tres objetivos: (1) aumentar la calidad de la educación básica; (2) aumentar la matrícula al tiempo que se mejora la calidad en educación media superior y superior; (3) que el estado recupere la rectoría del sistema educativo nacional. En este documento nos enfocamos al segundo objetivo, y en particular, a las acciones que se relacionan directamente con las finanzas públicas. Es decir: los compromisos de incrementar la cobertura en nivel medio superior y superior, así como crear un programa nacional de becas para estos niveles educativos.

Compromiso 14. Incrementar cobertura en educación media superior y superior.

El compromiso 14 pretende incrementar la cobertura en educación media superior y superior (EMS y ES, respectivamente), asegurando los recursos presupuestales necesarios para que la cobertura en EMS llegue al 80 por ciento y en ES a 40 por ciento. Actualmente, la cobertura en EMS (15 a 17 años de edad) es de 69.7 por ciento. Esto significa que hay alrededor de 1,937.9 miles de jóvenes que no asisten a dicho nivel educativo. De este modo, una cobertura del 80 por ciento en este momento implicaría dar acceso a aproximadamente 684,085 jóvenes. Sin embargo, de acuerdo con las proyecciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para el ciclo escolar 2018 – 2019 (cuando termina el periodo de administración) la cobertura en este nivel será de 89.1 por ciento, es decir, 9.1 puntos porcentuales más que lo planeado en dicho compromiso (SEP, 2012).[1]

Dado lo anterior, el compromiso establecido por el Gobierno Federal de la nueva administración se encuentra por debajo de los valores esperados de acuerdo con la tendencia de población y matrícula que se tiene (Gráfica 1).

Este mismo compromiso pretende incrementar la cobertura de educación superior a 40 por ciento. La cobertura en dicho nivel educativo en el ciclo escolar actual es de 30.4 por ciento (18 a 22 años de edad, no se incluye posgrado), por lo que hay aproximadamente 7,025.8 miles de jóvenes no estudian el nivel superior. Así, para lograr una cobertura del 40 por ciento en este momento es necesario dar lugar a 965,924 jóvenes. En este caso, la cobertura esperada es de 38.3 por ciento, es decir, 1.7 puntos porcentuales menos que lo planeado en este compromiso por lo que en este caso si hay un incremento respecto de la tendencia estimada de población y matrícula (Gráfica 1).

El costo de este compromiso considerando el costo unitario actual, tanto de la educación media superior que es de 16,132.9 pesos por alumno, como el de la superior que es de 29,907.5 pesos por alumno, sería de 39,924.7 millones de pesos. Esta cifra proviene de la suma de 11,036.3 millones de pesos que costaría matricular a los 684,085 jóvenes entre los 15 y 17 años de edad que sumarían el 80 por ciento de cobertura en EMS, y los 28,888.4 millones de pesos que se requerirían para dar acceso a los 965,924 jóvenes de entre 18 y 22 años de edad que lograrían una cobertura de 40 por ciento en ES.[2]

Compromiso 15. Programa nacional de becas.

El compromiso número 15 consiste en crear un programa nacional de becas para alumnos de educación media superior y superior que en su primera etapa estará focalizado a aquellos estudiantes que pertenezcan a los cuatro deciles más bajos de la población.[3] La cantidad de estudiantes que actualmente accederían a este programa de becas sería de 1,796.7 miles de alumnos, 1,343.7 miles de alumnos provenientes de EMS y 453 miles de alumnos de ES. La composición de la población estudiantil de ambos niveles educativos por decil de ingreso de los hogares a los que pertenecen puede observarse en la siguiente gráfica (Gráfica 2).[4] De este modo, el costo estimado de dar becas a los estudiantes de estos niveles y que actualmente pertenecen a familias que se encuentran en los cuatro deciles más pobres sería de 39,182.1 millones de pesos.

Este monto fue calculado asumiendo que el monto que se otorgue a los estudiantes de nivel medio superior sea el que actualmente se otorga a través del programa síguele, que en 2012 otorga 500 pesos mensuales durante 10 meses y hasta la culminación del bachillerato (3 años), de modo que el costo de extender este programa a los 1,343.8 miles de alumnos que se encuentran en los 4 deciles más bajos sería de 20,155.6 millones de pesos. Además, en el caso de que para el nivel superior se decida otorgar un monto similar al que actualmente otorga el programa nacional de becas de educación superior (PRONABES), que es de 750 pesos mensuales el primer año de la carrera, 830 pesos mensuales el segundo año, 920 pesos mensuales durante el tercer año y 1,000 pesos mensuales a partir del cuarto año (todos los años durante los 12 meses), a los 453,013 estudiantes de educación superior en los 4 deciles más bajos, y asumiendo programas (carreras) de 4 años, el costo total sería de 19,026.5 millones de pesos.

Comentarios finales.

Los compromisos 14 y 15 del Pacto por México están estrechamente relacionados con las finanzas públicas y han sido evaluados desde este punto de vista. Como se mostró, en el caso de lograr una cobertura del 80 por ciento en nivel medio superior, la meta planteada por la administración pública se queda lejos de lo ya esperado por las estimaciones de la SEP. Sin embargo, es importante aclarar que dichas proyecciones no han sido actualizadas con la conciliación demográfica basada en el censo nacional de población y vivienda 2012, por lo que deben ser tomadas con la debida precaución. En cuanto a la cobertura en educación superior, la meta sí es mayor que la esperada por la SEP, por lo que esto si representaría un esfuerzo mayor, aunque en este caso, también debe tomarse en cuenta lo señalado sobre las proyecciones estimadas.

El costo de cumplir con ambos compromisos en este momento sería de 79,106.8 millones de pesos, aproximadamente. Esto, sin tomar en cuenta el costo extra que requiere tanto incrementar la capacidad de acceso a la educación media superior y superior, como el de crear un programa nacional de becas. Así, tendiendo en cuenta lo mencionado anteriormente, el objetivo de estos compromisos resulta atractivo como política pública, aunque puede llegar a ser costoso.

Ver referencias

[1] Es importante señalar que las estimaciones presentadas por la SEP están basadas en las proyecciones de población realizadas por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), que a su vez estimaron esta información en base a la conciliación demográfica hecha con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2005.

[2] El costo unitario de nivel medio superior y superior se obtuvo con la matrícula de dichos niveles reportada por la SEP para el ciclo escolar 2012 – 2013 y con los recursos presupuestados para las subfunciones de educación media superior y superior para el año 2012.

[3] Deciles de ingreso de los hogares.

[4] La composición de estos deciles fue estimada mediante la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010 (ENIGH), el ingreso neto total per cápita estimado por el Consejo Nacional de Evaluación (CONEVAL) y la matrícula estimada por la SEP para el ciclo escolar 2012 – 2013.