NTR  –  08 de Diciembre, 2012

La economía mexicana tiene un grillete atado a las finanzas de su vecino del norte. En Estados Unidos se avecinan tiempos difíciles en terrenos impositivos, el llamado “precipicio fiscal” (the cliff) provocará que durante meses los estadounidenses “se aprieten el cinturón”, lo cual frenará el crecimiento económico de México.

“The cliff es una política que por ley en enero implicará una disminución de gastos y un aumento de impuestos”, explicó la economista María Antonia Ortiz Gallardo, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Este organismo de investigación estimó que el precipicio fiscal que entrará en vigor a finales de este año contempla que en el año fiscal de 2013 se haga un alza de impuestos de 80%, los efectos totales aportarían a la economía estadunidense 502 miles de millones de dólares.

Ortiz aseguró que la Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) estimó que el precipicio fiscal equivale a 4% del Producto Interno Bruto de EU, esto es suficiente para contraer la economía.

“Este impacto podría ser muy negativo para la economía en Estados Unidos y podría caer en recesión durante el primer trimestre de 2013”, dijo la economista.

Aseguró que las repercusiones internacionales y en particular en México podrían estar muy cerca debido a que es posible una alta volatilidad en los mercados financieros, especialmente durante el periodo de negociaciones, el cual inicia a finales de este noviembre y durante diciembre.

La falta de dinero disminuye la demanda y con ello México se verá sangrado, pues destina 75% de sus exportaciones al vecino del norte.

Ortiz aseguró que el alza de precios en EU también podría afectar el flujo de remesas que envían los paisanos mexicanos a sus familiares. Las remesas son la segunda entrada económica del PIB después del petróleo

“México tiene que contemplarlo en el paquete económico para prever y que si hay un efecto negativo en la economía de Estados Unidos se tiene que buscar la manera de que no se resienta tanto”, advirtió.

Los líderes de la economía mexicana deberán amarrar sus estrategias económicas para no dejarse arrastrar hacia la empinada pendiente que implica el precipicio fiscal dada su magnitud. De no tomar previsiones, México podría sangrar en el entorno macroeconómico y verse estancado en crecimiento por varios meses.

VER NOTA