El Economista – 10 de Noviembre, 2014

En días anteriores, Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), afirmó que con el ajuste que se aprobó en la Ley de Ingresos 2015, no se ponen en riesgo las finanzas públicas del país ni se generará un mayor déficit.

En el marco de la discusión del Proyecto de Presupuesto de Egresos 2015 (PPEF 2015), los diputados deben encaminar una reducción en el gasto corriente respecto de lo proyectado por el Ejecutivo, con el objetivo de subsanar la disminución en la estimación del precio del barril de petróleo, que pasó de 82 a 79 dólares para el siguiente año, afirmó Raymundo Tenorio Aguilar, director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.

En entrevista, el académico aseguró que debido a esta reducción en la estimación precio del barril de crudo, es necesario hacer ajustes en el PPEF 2015, con el objetivo de que el déficit presupuestado en 3.5% del PIB no se incremente.

“Los diputados deberían de hacer un nuevo plan de ajuste en el presupuesto de gastos (…), para no tener más déficit y a hacer mayor ajuste en gasto. Si ya estamos en plena recuperación económica, no necesitamos tanto empuje del excesivo gasto público, sobre todo el gasto corriente. Este gobierno no entiende que el gasto corriente es el que nos va a meter en problemas inflacionarios”, explicó Tenorio Aguilar.

En días anteriores, Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), cuando afirmó que con el ajuste que se aprobó en la Ley de Ingresos 2015, no se ponen en riesgo las finanzas públicas del país ni se generará un mayor déficit.

El ajuste en la estimación del precio del petróleo representa una merma de 8,273 millones de pesos para el siguiente año, por lo que Raymundo Tenorio indicó que se debe hacer un ajuste a la baja a los 4,003 millones 642,100 pesos que pretenden ejercer en el gasto corriente para el 2015, que es aquél que se utiliza para todos los bienes de consumo del gobierno.

El académico indicó que pese a que el gobierno federal pretende ejercer coberturas petroleras para el siguiente año, con el fin de garantizar el precio del petróleo en 79 dólares el barril, dicha protección no cubrirá en su totalidad a los 600 millones de barriles que se piensan exportar.

Para el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), la Ley de Ingresos del siguiente año no refleja la recaudación que podría haber tras las licitaciones que lleguen tras la aprobación de la reforma energética, por lo que es necesario hacer algunos ajustes a algunos rubros del PPEF 2015.

Fernando Ramones, investigador del CIEP, indicó que los ingresos que lleguen en las licitaciones energéticas se verán reflejados hasta la Ley de Ingresos del 2016.

VER NOTA