Este proyecto para el INEGI tiene el propósito de entender la influencia que tiene la estructura demográfica del país en los flujos económicos del mismo. Es decir, se busca desarrollar nueva información y bases de datos que identifiquen los flujos económicos del país con una perspectiva demográfica.

¿Por qué es relevante?

Entender la influencia económica de la demografía permite: primero, conocer la demanda de recursos y de servicios que, tanto niños como ancianos, necesitan para evitar, principalmente, que caigan en la pobreza o que presenten vulnerabilidades sociales. Segundo, re definir patrones de entrada y de salida, tanto en la participación laboral como en la demanda de educación y salud, de las diferentes cohorte (particularmente, ahora los jóvenes estudian más años y postergan su entrada al mercado laboral. Similarmente, los mayores de edad viven vidas más largas y más sanas). Tercero, identificar quiénes son los ahorradores (o deudores) y formadores de capital en la economía, incluyendo aquí el capital humano. Cuarto, re diseñar los sistemas fiscales o públicos que pueden ser amenazados por el cambio demográfico; Quinto, y por último, cuantificar la equidad intergeneracional sobre cuánto reciben y aportan las diferentes generaciones –presentes y futuras– al sistema económico y fiscal.