El propósito de este trabajo es comparar la distribución de los recursos destinados a los distintos Programas de Becas del Gobierno Federal en los últimos años. Se realiza un análisis de incidencia a partir de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010. En el análisis de incidencia se muestra la asignación de becas entre la población estudiantil, los niveles escolares, el tipo de escuela y decil de ingresos en el que se encuentran los becarios.

El documento describe la propuesta presentada por el ejecutivo federal para los programas de becas en 2012 y la contrasta con el presupuesto aprobado para 2011 y el gasto ejercido en 2010. Después, muestra los resultados encontrados a través del análisis de incidencia realizado con la ENIGH 2010. Finalmente, se comentan los principales resultados a manera de conclusión.

Los programas de becas en el  PPEF 2012

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio Fiscal 2012 (PPEF) propone asignar 11 mil 116 millones de pesos (mdp) para programas de becas a estudiantes de educación básica, media superior, superior y posgrado. Este presupuesto, es 82.5 y 70.5 por ciento mayor, en términos reales, que el presupuesto ejercido en 2010 y que el aprobado para 2011, respectivamente.

Los Programas de Becas dirigidos a estudiantes de Educación Básica presentan una variación real respecto a 2010 de -69.3 por ciento, y respecto a 2011 de -71.5 por ciento. Del mismo modo, el presupuesto para Becas de Posgrado tiene una disminución de 9.2 y 6.5 por ciento, en términos reales, respecto al gasto ejercido en 2010 y el presupuesto aprobado en 2011, respectivamente. Al contrario, La Educación Media Superior y Superior presentan un incremento real de 115.3 y 71.5 por ciento respecto a 2010 y de 88.7 y 69.2 por ciento respecto a 2011, respectivamente (Gráfica 1).

De acuerdo con la exposición de motivos del PPEF 2012, estos cambios se deben principalmente a que se busca incrementar la matricula en la educación media superior y superior, así como elevar la permanencia de sus estudiantes, por lo que se propone destinar 98.0 por ciento de los recursos asignados a programas de becas para estudiantes de estos niveles.

Lo anterior, se pretende realizar principalmente mediante la creación del Programa de Becas Universitarias y de Nivel Medio Superior, cuyo presupuesto es de 5 mil mdp. Se mantiene el Programa Nacional de Becas y Financiamiento (PRONABES), que contaría con mil 475 mdp; 15.3 por ciento menos, en términos reales, que lo gastado en 2010 e igual a lo aprobado para 2011. Finalmente, el Programa de Becas que presenta un incremento real de 11.8 y 1.6 por ciento en comparación con el ejercicio de 2010 y el presupuesto 2011, respectivamente.

En contraparte, los programas de becas de la educación básica tienen una reducción en su presupuesto. Por ejemplo, el Programa de becas para la población atendida por el sector educativo, no cuenta con recursos asignados. Además, el presupuesto de becas para los hijos de trabajadores del sector educación en el Distrito Federal presenta una reducción de más de la mitad del presupuesto respecto de años anteriores (Tabla 1).

Los recursos propuestos destinados a Becas para los hijos del personal de las fuerzas armadas de la Defensa Nacional y Marina ascienden a 312.8 mdp, 4.3 por ciento más que en 2011 y 14.6 por ciento mayor que en 2010, en términos reales. A pesar de que el gasto destinado a estos programas representa solo el 2.8 por ciento del total asignado a becas, su tasa de crecimiento anual se ha incrementado considerablemente.

Análisis de Incidencia

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010 (ENIGH), el 18.7 por ciento de los estudiantes de todos los niveles contaban con una beca escolar en ese año. De ellos, 89.4 por ciento recibía su beca por parte del Gobierno. El 76.3 por ciento de estas eran otorgadas mediante el Programa Oportunidades. Diversos organismos de gobierno entregaron el 14.9 por ciento de ellas y las escuelas públicas o de gobierno dieron el 8.8 por ciento.

Del total de alumnos becados por el gobierno, 44.2 por ciento se encontraban estudiando la educación primaria. Le siguen en proporción los que estudiaban secundaria (30.8%), bachillerato (16.1%), profesional (4.5%), Preescolar (2.3%), maestría o doctorado (1.0%), los que estudiaban una carrera técnica (0.9%) y finalmente la normal (0.1%) (Tabla 2).

Sobre los organismos de gobierno que otorgaron las becas, 76.3 por ciento se entregaron mediante el Programa OPORTUNIDADES. El 14.9 por ciento por algún otro Organismo de Gobierno. Finalmente, 8.8 por ciento de las becas otorgadas, fueron brindadas por las propias escuelas en las que estudiaban los becarios, las cuales, eran públicas o de gobierno.

En general, 97.2 por ciento de las becas del gobierno fueron otorgadas a estudiantes de escuelas públicas, y sólo 2.7 por ciento a alumnos de escuelas privadas. Sobre las formas en las que estas fueron entregadas sobresale en dinero, que representa 91.5 por ciento del total. Después, con dinero y artículos que representa 4.4 por ciento. Otra forma de beca es el pago de parte de la colegiatura, ésta se otorgó a 2.6 por ciento de los alumnos. La entrega de artículos representa sólo 0.9 por ciento de las formas de beca. Por último, 0.7 por ciento de los estudiantes recibieron una beca del pago total de su colegiatura.

Al realizar el análisis de incidencia, se encontró que el 75.8 por ciento de la población estudiantil becada por el gobierno, se encontraba en los primeros cinco deciles de ingreso. Esto indica que las becas otorgadas en ese año se encontraban distribuidas dentro de la población con menores ingresos. El 22.5 por ciento de los estudiantes becados se encontraban en el primer decil, 17.8 en el segundo y 14.1 por ciento en el tercero. En los deciles 8, 9 y 10 estaban 4.1, 3.3 y 3.5 por ciento de los becarios, respectivamente.

La distribución por decil de ingreso de los becarios del gobierno entre los diferentes niveles de educación y los tipos de institución en los que se encontraban inscritos es la siguiente (Tabla 3):

En educación básica se encuentra el 77.3 por ciento de los estudiantes becados. Aquí, 98.1 por ciento estudiaba en escuelas públicas o de gobierno y el resto en particulares o de paga. El 82.4 por ciento de los becados tanto de escuelas públicas como privadas, estaba en los primeros cinco deciles.

El 17.0 por ciento de las becas se encontraba distribuido entre los alumnos de nivel medio superior. De los cuales, 96.4 por ciento estaba inscrito en escuelas públicas y el resto en privadas. En este nivel, 64.0 por ciento de los becados pertenecían a los cinco primeros deciles.

En la educación superior se encontraba sólo 4.7 por ciento de las becas. El 89.8 por ciento eran para estudiantes de escuelas públicas o de gobierno y 10.2 por ciento para privadas o de paga. Aquí, en los primeros cinco deciles por ingreso se encontraba el 24.9 por ciento de los becados, quedando 75.1 por ciento de las becas en los estudiantes de los cinco mayores deciles. Esto sugiere que la proporción de la población de menores recursos que asiste a la universidad es menor respecto a aquella que tiene mejores condiciones económicas.

Finalmente, los estudiantes de posgrado que contaban con una beca por parte del gobierno representaban únicamente al uno por ciento del total. En este caso, 77.7 por ciento de ellos estudiaba en una institución pública, mientras que el resto realizaba sus estudios en una escuela de paga. En este caso destaca que 55.3 por ciento de los becados inscritos en escuelas públicas pertenecían al decil diez (el de mayores ingresos), mientras que en los cuatro primeros deciles no se reportó a estudiantes de maestría o doctorado becados por el gobierno. El cien por ciento de los becarios del gobierno, estudiantes de escuelas privadas, se encontraban en los últimos tres deciles. Tan solo el decil diez concentraba a 60.2 por ciento de ellos.

Comentarios finales

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para el ejercicio fiscal 2012 propone un incremento significativo en los recursos asignados a los diferentes programas de becas. Destaca el incremento en aquellos que están destinados a estudiantes de educación media superior y superior. Por el contrario, existe una disminución en el gasto asignado a becas para estudiantes de educación básica y posgrado. También resalta el aumento de los egresos en materia de becas para hijos del personal activo de las fuerzas armadas. A pesar de que el monto en este último programa es bajo en comparación con el resto de los programas de becas, el crecimiento que estos recursos han mostrado durante los últimos años ha sido constante y el de mayor tasa de crecimiento respecto del resto.

El análisis de incidencia mostró, que en 2010, aproximadamente una quinta parte de la población estudiantil contaba con una beca. Ya sea mediante el programa oportunidades, las propias escuelas (públicas) o algún organismo de gobierno, casi el 90 por ciento de estas becas fueron otorgadas por el estado. También, se encontró que las becas estaban distribuidas entre la población de menores recursos. Tres cuartas partes de los estudiantes becados se encontraban en los primeros cinco deciles (por ingresos) de la población. Lo anterior, justifica uno de los propósitos de los programas de becas; apoyar a los estudiantes de bajos ingresos.

Se observó que la educación básica concentraba la mayor parte de las becas, dejando solo una cuarta parte para la educación media superior y superior, así como para los estudiantes de posgrado. Además, en todos los niveles educativos se tiene una mayor proporción de becarios en escuelas públicas. Por último, destaca que los estudiantes de posgrado becados por el gobierno estaban, en el caso de los alumnos de escuelas públicas o de gobierno, en los deciles de mayores ingresos. En cuanto a los inscritos en escuelas privadas, estos sólo se encontraban en los últimos tres deciles (los más altos).

En conclusión, la combinación de recursos para programas de becas propuesta en el PPEF 2012 por el ejecutivo federal, busca atender a los estudiantes de nivel medio superior y superior. Sin embargo, esta población estudiantil representa sólo a una quinta parte de los becarios, mientras que se le asigna casi el cien por ciento de los recursos. Al contrario, la educación básica se ve afectada al contar con sólo punto siete por ciento de los recursos propuestos, y representar a tres cuartas partes de los estudiantes. Por último, los estudiantes de maestría y doctorado que cuentan con casi la misma proporción de gasto que de estudiantes, parecería no verse afectada. Aunque esto podría ser engañoso, ya que la población con menores ingresos en el país no cuenta con un apoyo para realizar estudios de posgrado, lo que refleja una polarización educativa que no está siendo atendida.

 

 

Anexo

Ver referencias

Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 2010. Presupuesto de Egresos de la Federación 2011. Poder Ejecutivo Federal. México. Recuperado en:

http://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx

Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 2011. Cuenta de la Hacienda Pública Federal 2010. Poder Ejecutivo Federal. México. Recuperado en:

http://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx

Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 2011. Paquete Económico 2012. Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación. Poder Ejecutivo Federal. México. Recuperado en:

http://www.apartados.hacienda.gob.mx/presupuesto/temas/ppef/2012/index2.html

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). 2011. Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010. México.