En México, de 2012 a 2016, el gasto en salud per cápita sufrió una contracción de 4%, mientras que el número de usuarios de las instituciones y programas de salud se redujo en 5.6 millones de personas. Una disminución del gasto en salud podría, dependiendo el nivel de ingresos, incrementar el gasto de bolsillo de los individuos. Por otro lado, la reducción de recursos disponibles para atención a la salud también puede impactar al número de usuarios de las instituciones públicas de salud.

1 |Introducción 

La importancia de rastrear el gasto per cápita radica en que brinda información respecto a los  recursos públicos disponibles, en teoría, para la población. En este documento, al hacer referencia al gasto en salud per cápita se habla del gasto público.

Las cifras agregadas del gasto per cápita dan una primera perspectiva de la tendencia del gasto, sin embargo, la historia de cada mexicano varía de acuerdo con la institución de afiliación de salud, la diferencia en el gasto per cápita y los paquetes de atención a los que tiene acceso un derechohabiente del IMSS no son los mismos a los que tiene acceso un beneficiario del Seguro Popular o de IMSS – Prospera. En este documento se presenta el gasto per cápita por institución o programa de salud, ya que la estructura actual del Sistema Nacional de Salud Mexicano, fragmentado[1] y plural[2], así lo demanda.

El presente boletín busca complementar la información presentada en la investigación: Afiliación, uso y gasto en salud: ENIGH 2016 (CIEP 2017) en el sentido de dos hallazgos principales: el primero, el incremento del gasto de bolsillo entre los años 2014 y 2016; el segundo, el menor uso de las instituciones de salud.

Respecto al incremento del gasto de bolsillo, se esperaría que la población con un mayor gasto de bolsillo esté relacionada a un gasto público per cápita menor; mientras que una población con un gasto de bolsillo menor se esté cubriendo con un gasto público per cápita mayor.

En cuanto a la reducción en el uso de las instituciones de salud, sugiere que el cálculo del gasto público por usuario se incrementará. Los resultados validan ambas hipótesis bajo ciertas consideraciones.

2 | gasto en salud per cápita

Para 2018, se estima que el gasto en salud per cápita se reduzca 5.5% respecto a 2012; al pasar de $3,826 a $3,615, en los mismos años. Durante el mismo periodo, el presupuesto total destinado a la función salud se contrajo en 2% al pasar de $580 mil mdp a $569 mil mdp[3]. El incremento en la población bene1ciaria acompañado de recortes presupuestales, impactan directamente las cifras de gasto per cápita.

La evolución del gasto en salud per cápita, permite conocer la tendencia que presenta el gasto por persona y, de esta manera, medir la cantidad monetaria a la que, en teoría, tendría acceso cada individuo[4]. La fórmula de cálculo es el gasto total (de la función, de la institución o del programa de atención) entre el número de personas afiliadas o benficiarias del programa. De esta forma, el gasto per cápita aumentará cuando el gasto público aumente o cuando el número de personas disminuya, y viceversa, el gasto per cápita disminuirá cuando el gasto público se reduzca o cuando el número de personas aumente:

El cálculo del gasto per cápita requiere, de inicio, decidir las cifras de población a utilizar, ya que, dependiendo de la fuente, los resultados y las conclusiones son diferentes.

En la primera sección de este apartado se calcula el gasto en salud per cápita, considerando el número de personas afiliadas reportado en las cifras oficiales. En una segunda sección, el número de personas afiliadas se sustituye por el número de personas que se autoreportan afiliadas a cierta institución o programa y finalmente, en la tercera sección se presenta el gasto por usuario[5].

2.1 Gasto por afiliación teórica

El gasto per cápita por afiliado se redujo en las instituciones que brindan servicios de salud a población asegurada: IMSS, ISSSTE y Pemex[6], 6% ($269), 5% ($250) y 41% ($9,537) menos de 2012 a 2016, respectivamente. En cambio, el gasto per cápita tuvo incrementos, en términos reales, de 0.35% ($10) y 3% ($34) para la población beneficiaria del Seguro Popular e IMSS – Prospera, respectivamente.

Sin embargo, en términos comparativos, mientras que el gasto per cápita destinado a la población no asegurada se ubica por debajo del promedio total, el gasto per cápita en IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena y Semar, se ubica por arriba de este promedio.

El cuadro 1 presenta los resultados del gasto per cápita por institución. Además de la tendencia negativa del gasto per cápita, se observa la diferencia entre estar asegurado formalmente por una institución de salud, y ser beneficiario de un programa de salud.

2.2 Gasto por afiliación reconocida

La población que se reconoce derechohabiente de una institución de salud difiere de las cifras oficiales. El caso más extremo son los derechohabientes del IMSS. En 2016 las cifras oficiales registraron 63 millones de personas y sólo 43 millones de personas se reconocieron como beneficiarias de la institución, una diferencia de 20 millones de personas.

Para este boletín, se define como afiliación reconocida a la población que revela su afiliación a una institución o programa de salud en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH). Ante este cambio de población derechohabiente, el gasto per cápita se ubica, en promedio, 39% por arriba del gasto per cápita por afiliación teórica pero mantiene la tendencia a la baja. En el cuadro 2 se presentan los resultados por institución o programa de salud.

El caso del Seguro Popular es la excepción, ya que la brecha entre la población beneficiaria en registros oficiales y la revelada en la ENIGH se redujo hasta, en 2016, invertir su relación. Las cifras oficiales sumaron cerca de 55 millones de personas afiliadas y la población que se reconoció beneficiaria fue de 55.6 millones de personas. Por lo tanto, el gasto per cápita del beneficiario del Seguro Popular es menor al calculado con las cifras oficiales.

2.3 Gasto por usuario

A diferencia de la tendencia del gasto per cápita por beneficiario teórico o reconocido, calculado en las secciones anteriores, el gasto por usuario, en promedio, presenta un incremento de 120% de 2012 a 2016 como resultado de un menor número de personas usuarias de las instituciones y programas de salud.

En general, el mayor incremento se observa del año 2012 al 2014 (ver cuadro 3); sin embargo, esta diferencia se explica por la pregunta que se realizaba en 2012: Cuando tiene problemas de salud, ¿En dónde se atiende?. La pregunta refería a un comportamiento que el individuo, en caso de presentar un problema de salud, suponía que ocurriría.

A partir de 2014, se utilizan las preguntas: ¿Presentó un problema de salud?, ¿Recibió atención? y ¿En dónde se atendió?. Las cifras de población usuaria para los años 2014 y 2016 se obtuvieron de la ENIGH a partir de las preguntas anteriores[7].

Al comparar únicamente estos dos años (2014 y 2016), el gasto por usuario se incrementa, en promedio, 16% (de $11,338 $13,098). El Seguro Popular incrementó en el mismo porcentaje que el promedio, 16% ($1,187), el ISSSTE en 17% ($3,300), el IMSS en 20% ($2,782) y, Pemex en 29% ($7,166).

De forma análoga, el número de personas que usaron las instituciones o programas de salud se redujo en 12 %, esto es 5.6 millones de personas menos de 2014 a 2016. Mientras que en 2014, 46.5 millones de personas reportaron haber usado los servicios de salud de las instituciones o programas de salud, en 2016 40.8 millones de personas reportaron su uso.

 

3 | comentarios finales

La población asegurada de manera formal por el Sistema Nacional de Salud[8] vio reducido su gasto en salud per cápita, paralelamente incrementó su gasto de bolsillo (2014 a 2016) (CIEP, 2017).

En cambio, la población no asegurada, población en deciles más bajos, más vulnerable a ingresos y a carencias sociales, beneficiarios de los programas: Seguro Popular e IMSS – Prospera, percibió un ligero incremento en el gasto público per cápita, sin embargo, este incremento no fue suficiente para reducir su gasto de bolsillo, el cual también incrementó (CIEP, 2017). Lo anterior sugiere dos puntos claves: el gasto per cápita de estos programas es muy bajo y, las necesidades de atención de esta población son mayores.

El cálculo del gasto por usuario confirma los resultados obtenidos en investigaciones anteriores, el número de usuarios del Sistema Nacional de Salud se ha reducido, lo cual ha provocado que, los mexicanos que ejercen su condición de derechohabiencia a través del uso del servicio, logran absorber una cantidad per cápita mayor a la que habrían recibido años atrás.

Por último, este análisis evidencia las carencias en materia de identificación única, lo cual evitaría las duplicidades de afiliación y generaría datos claros sobre la población asegurada en cada institución de salud.

 

[1] Por institución responsable de brindar el servicio de salud.

[2] Por los servicios o enfermedades que cubre

[3] A pesos constantes de 2018.

[4] A través de medicamentos, consultas, médicos, etc.

[5] Con fines de comparación se utilizan los años 2012, 2014 y 2016.

[6] Incluye Sedena y Semar.

[7] La Dirección General de Información en Salud (DGIS) de la SSa también presenta datos de población usuaria, en el caso del IMSS, Pemex, Sedena y Semar las cifras son menores a las presentadas en esta sección; similares para el ISSSTE y no se tiene el dato exacto para el Seguro Popular. Se utilizó la ENIGH para mantener la comparación con investigaciones previas de CIEP y con los datos de afiliación revelada.

[8] IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena y Semar.

Ver referencias

CIEP (2017). Afiliación, uso y gasto en salud: Enigh 2016. Disponible en ciep.mx/f10m

CONAPO (2013). Proyecciones de la población 2010 a 2050. Disponible en http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones

IMSS (2017). Informes al ejecutivo federal y al congreso de la unión 2012 a 2017. Disponible en http://www.imss.gob.mx/conoce-al-imss/informes-estadisticas

INEGI (2017). Encuesta nacional de ingresos y gastos de los hogares 2012, 2014, 2016. Disponible en http://www.beta.inegi.org.mx/datos/

SHCP (2016). Presupuesto de egresos de la federación 2017. Disponible en http://finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/es/Finanzas_Publicas/Paquete_Economico_y_Presupuesto

SHCP (2017a). Cuenta pública de la hacienda federal 2012 a 2016. Disponible en
http://finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/es/Finanzas_Publicas/Cuenta_Publica

SHCP (2017b). Presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2018. Disponible en http://finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/es/Finanzas_Publicas/Paquete_Economico_y_Presupuesto