El Ejecutivo presentó la propuesta de desindexar el salario mínimo, lo que significa dejar de usar a éste como unidad económica para determinar prestaciones sociales, obligaciones tributarias o multas de tráfico. Lo anterior afecta directamente a las principales fuentes de financiamiento de la seguridad social: las cuotas obrero-patronales y aportaciones de Gobierno Federal.

1. Introducción

El sistema de seguridad social en México se compone de distintas instituciones, de las cuales, la principal, es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) porque es la institución que provee servicios de salud y pensiones al 80% de la población afiliada a alguna institución de seguridad social[1]. El IMSS se financia principalmente por tres vías: cuotas obrero-patronales, aportaciones del Gobierno Federal y conceptos como intereses u otros productos financieros. El objetivo de este boletín es mostrar las implicaciones de la desindexación del salario mínimo en el financiamiento de la seguridad social en el IMSS.

Actualmente, las cuotas y aportaciones están definidas como porcentaje del salario mínimo vigente en el Distrito Federal como se muestra en el cuadro 1, dónde se observa que la mayor carga de las cuotas obrero patronales la asume el patrón o empleador.

Cuadro1

2. La cuotas obrero patronales del IMSS

Los ingresos por cuotas obrero-patronales provenientes de los porcentajes establecidos en la Ley de Seguridad Social (cuadro 1) dependen del nivel de empleo y del nivel del salario mínimo. En la gráfica 1 se observa que las cuotas obrero patronales han aumentado de manera sostenida desde 2009 como resultado del empleo afiliado y de los esfuerzos de IMSS en materia de cobranza y fiscalización. Aún así, el IMSS en el Informe al Ejecutivo y al Congreso de la Unión sobre la situación financiera y los riesgos del Instituto 2013-2014, proyecta que el déficit entre los ingresos y egresos de la institución aumentará en los siguientes 10 años de 7 mil a 44 mil millones de pesos (ver cuadro 2), situación que genera presión para el Gobierno Federal cuente con los recursos que le permita proveer de seguridad social a la población afiliada al IMSS.

Gráfica 1. Cuotas obrero patronales del IMSS 206-2013

(miles de millones de pesos de 2013)

grafica1

Fuente: IMSS, 2014.

Cuadro2

Como se mencionó, las cuotas y aportaciones a la seguridad social dependen del salario mínimo, lo que hace que la discusión sobre el aumento del mismo sea más complicada, porque implica efectos en la población y en las finanzas del gobierno provenientes desde diferentes aristas, como por ejemplo, el aumento en precios (inflación), aumento en cuotas pagadas por los patrones, definición de una nueva unidad económica para definir multas y obligaciones de los ciudadanos, entre otras. En marzo de 2015, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI) anunció de manera formal que para octubre de 2015 habrá un solo salario mínimo en el país ubicándose en 70.10 pesos diarios[2].

3. Desindexación del salario mínimo.

De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo, en México se estima que el salario mínimo está atado a más de 300 conceptos distintos que no están relacionados directamente con éste, generando distorsiones y un círculo vicioso que afecta al salario real vía aumento en los precios[3].

El 10 de diciembre de 2014, la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que modifica la Constitución Política Mexicana en materia de desindexación del salario mínimo con el objetivo de tener una política de recuperación del ingreso. Sin embargo, a la fecha, la Cámara de Senadores no ha emitido una resolución sobre el tema, como tampoco lo ha hecho en otros temas como la ley de pensión universal.

La desindexación del salario mínimo no sólo es indicar en la ley que ya no se usará como unidad económica de referencia, si no que implica, en este caso particular, definir otra forma para seguir recaudando las cuotas obrero-patronales, así como el monto que el Gobierno Federal destinará a aportaciones de la seguridad social. Sin embargo, la minuta que los diputados envían a la Cámara de Senadores no indica claramente cuál sería el mecanismo a través del cual se financiaría la seguridad social, a partir de la eliminación del salario mínimo como unidad económica.

Las fuentes de financiamiento de la seguridad social en los distintos países van desde los impuestos generales hasta el gasto de bolsillo (privado) de la población, pasando por compra de seguros privados o cotizaciones previsionales (impuestos específicos). En el caso de México, los recursos de la seguridad social provienen de distintas fuentes como son impuestos generales (aportaciones del gobierno), cotizaciones previsionales (cuotas obrero patronales) y gasto de bolsillo cuando los individuos pagan directamente por su salud o pensiones.

Con la desindexación del salario mínimo, la forma de definir el monto de las cuotas o impuestos específicos deben cambiar, pero ¿cómo? Dos posibles alternativas son:

  • Una cotización uniforme, conocida como cuantía fija. Actualmente, la cuotas son variables, ya que dependen del nivel del salario mínimo y del salario base de cotización. Una cotización uniforme implica el pago de una cantidad no asociada al salario mínimo o ingreso de los afiliados, definida por otras características como la zona geográfica o tipos de trabajos. La cuantía fija funciona como un tope mínimo o máximo, y dependiendo de su nivel podría regular problemas de evasión y sub declaración salarial.
  • La segunda opción, contribución por categorías, consiste en definir rangos de ingresos dentro de los cuales se define un mismo porcentaje de contribución, pero diferentes entre los rangos, como se hace para el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

4. Comentarios finales

La desindexación del salario mínimo no sólo consiste en dejar de tomarlo como unidad económica, ya que esta decisión tiene impactos en distintos ámbitos – muchos conceptos se definen a partir del salario mínimo- por lo que, en caso de desidenxar el salario mínimo, se deberán generar reformas profundas. Uno de los conceptos sujetos al salario mínimo son las cuotas obrero-patronales y las aportaciones a la seguridad social, que son además los principales ingresos del IMSS. Adicionalmente, el panorama financiero del Instituto empeora debido al aumento del déficit que proyectan para los siguientes 10 años. Probablemente un cambio en el mecanismo de financiamiento (desindexar salario mínimo) proveería de herramientas a la administración del IMSS para aumentar los ingresos a través de una mejor recaudación de cuotas.

Ver referencias

[1] Ley de seguridad social. http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/92.pdf.
[2] Comisión Nacional de los Salarios Mínimos.
http://www.conasami.gob.mx/index.html, 2015.
[3] IDB. Factor trabajo, 2014.
[4] IMSS. Informe al ejecutivo y al congreso de la unión sobre la situación nanciera
y los riesgos del instituto 2013-2014. http://www.imss.gob.mx/transparencia/rendicioncuentas-fp, 2014.
[1]http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/informes/20132014/04_introduccion.pdf; ENSANUT 2012.

[2] http://www.conasami.gob.mx/index.html

[3] http://blogs.iadb.org/trabajo/2014/02/11/cuando-el-salario-minimo-es-algo-mas/