• Con el Paquete Económico 2015, la deuda acumulada seguirá creciendo y podría llegar a más del 40% del PIB a finales del sexenio.
  • A través de un análisis, especialistas señalaron que el presupuesto para el siguiente año tiene las mismas magnitudes que el de este 2014.
  • Un ejemplo es el programa PROSPERA, que sigue realizando las mismas funciones que Oportunidades, pero que muestra una disminución de casi un punto porcentual en su presupuesto y un aumento de más del 50% en los recursos designados como administrativos.

México D.F. a 17 de septiembre de 2014.- En el marco de la entrega del Paquete Económico 2015, por parte del Gobierno Federal, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria A.C. (CIEP) dio a conocer los resultados de su análisis, advirtiendo que la deuda acumulada seguirá creciendo el próximo año y podría llegar al 49% del Producto Interno Bruto (PIB) para el final del sexenio, un 6.9% más de lo estimado hace dos años (cálculo realizado con el Simulador Fiscal CIEP).  Estas cifras dejan a México “muy lejos del territorio del señoreaje fiscal”, donde el crecimiento económico permite que los déficits preserven una relación deuda/PIB constante, afirmó el director general de CIEP, Héctor Villarreal. Es así que México permanece en un desequilibrio presupuestario que no se ha atendido desde 2009, tras la crisis financiera internacional, cumpliendo ya 7 años consecutivos (2009 – 2015) que un Paquete Económico no atiende dicho problema.

Con respecto a la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), que contiene los conceptos bajo los cuales se podrán captar los recursos financieros que permitan cubrir los gastos de la federación, se estima un ingreso de 4’676,237.1 millones de pesos (mdp), un crecimiento real del 2.7% respecto a la LIF 2014. Sin embargo, Ricardo Cantú, investigador asociado de CIEP, mencionó que este crecimiento es inercial y resaltó únicamente el aumento marginal en el IVA, la desaparición de los derechos petroleros, a favor del Fondo Mexicano del Petróleo, y la disminución por ingresos propios de Pemex.

La caída en los ingresos petroleros, comparado con el año pasado, es de 8.4%; esto es, una disminución de 120 miles de barriles diarios. El Gobierno Federal explica, en los Criterios Generales de Política Económica 2015, que esta caída es derivada por dos factores: la declinación inercial de los yacimientos y un periodo de “implementación y maduración” necesaria para la exploración de dichos yacimientos y para el desarrollo de nueva infraestructura de extracción de hidrocarburos. Ya que los ingresos petroleros equivalen a un tercio de los ingresos del sector público, los investigadores del CIEP consideraron que es importante esperar el desenlace de la Ronda Uno de licitación de los bloques petroleros de la Reforma Energética, para saber realmente cuál será el potencial petrolero de la reforma, cómo funcionará el Fondo Mexicano del Petróleo, entre otros aspectos relevantes.

Para el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), la principal herramienta del sector público para la ejecución de la política de gobierno, de desarrollo económico, de desarrollo social y de otras funciones, la cantidad propuesta de $4’676,237.1 mdp representa el 25.5% del PIB estimado para 2015. Después de analizar el PPEF 2015 con el de años anteriores, la investigadora asociada del CIEP, Sunny Villa Juárez, comentó que “el PPEF no refleja transformaciones iguales o superiores al 1% en cuanto a su estructura administrativa, en comparación a lo aprobado en 2014. Las asignaciones presupuestarias no muestran un cambio radical en la forma de distribuir los recursos ni una orientación hacia el fortalecimiento de la política social ni de inversión”.

Un ejemplo de asignaciones presupuestarias que no muestran un verdadero avance sería el programa PROSPERA, antes conocido como Oportunidades. Este programa sigue realizando las mismas funciones que su antecesor (becas para incentivar la educación media superior, apoyos alimenticios y de salud) y se basa en programas ya existentes y considerados anteriormente por Oportunidades. La diferencia entre ambos programas es la distribución del presupuesto; comparado en términos reales con el presupuesto asignado para Oportunidades en 2014, PROSPERA muestra una disminución de casi un punto porcentual en su presupuesto y un aumento de 53.11 % en los recursos designados como administrativos, a cargo de la nueva Coordinación Nacional de PROSPERA. Este aumento administrativo no se verá reflejado en apoyo para las familias, afirmaron los investigadores.

En el ramo de seguridad social, los investigadores del CIEP comentaron que el Proyecto Presupuesto de Egresos (PEF) 2015 no permite vislumbrar que el Gobierno Federal esté considerando los recursos necesarios para realizar cambios que lleven a una política de seguridad social universal; es decir, que otorgue servicios de salud y asegure una pensión a toda la población mexicana. Los especialistas incluso subrayaron que el PEF 2015 presenta cambios negativos en los montos asignados a instituciones como Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y a la Secretaría de Salud, en específico el programa del Seguro Popular, las cuales proveen servicios de salud a cerca de 60% de la población.

Finalmente, los investigadores resaltaron que, en el área de educación, la propuesta para el 2015 es de 671,966.5 mdp, cifra 4.2% mayor, en términos reales, de lo aprobado para 2014 y 5.2% de lo ejercido en 2013. Esta estructura pretende poner en marcha la Reforma Educativa para el 2015, que da prioridad a mejorar la infraestructura de las escuelas de educación básica y ampliar el horario de las mismas, además de atender la creciente demanda de estudiantes para la educación media superior y superior. Así, las variaciones del PPEF 2015, con respecto al PEF 2014 muestran incrementos reales de 7.0 % y 8.5 % en las Subfunciones Educación Básica y Educación Superior. Sin embargo, la Subfunción Educación Media Superior muestra un decremento, en términos reales, de 7.1%, lo que no concuerda con la estrategia de atención a la demanda de estudiantes de dicha subfunción. De igual forma, el Gasto Corriente (aquel necesario para que las instituciones del gobierno proporcionen servicios públicos) muestra un incremento de 4.5% respecto al 2014 y el Gasto Inversión (gasto público dirigido a la formación de capital público) muestra un decremento del 5.0%, lo cual tampoco concuerda con la estrategia de mejorar la infraestructura de las escuelas de educación básica y la expansión de la oferta educativa de educación media superior y superior, concluyeron los investigadores.