En México existen 2 formas de tener derecho a una pensión. La primera es contribuyendo a lo largo de la vida productiva a alguna institución con seguridad social [1], y  la alternativa es tener  65 años o más y no recibir algún tipo de pensión por parte de éstas.

El presente boletín tiene como objetivo mostrar el gasto público en pensiones contributivas y no contributivas, para 2013, y su distribución entre la población, según deciles de ingreso. Para la construcción de estos resultados se utilizó el simulador fiscal,  desarrollado por CIEP.

El gasto en pensiones 2013

Para 2013, el sector público presupuestario tiene proyectado gastar, en términos netos, 427,228.3 millones de pesos (mdp). Lo que equivale al 2.4% del producto interno bruto (PIB). En términos reales, esta cifra es un 7.6 por ciento más que lo presupuestado en 2012. Estos recursos, representan el 5.9% de los saldos históricos de los requerimientos fiancieros del sector público presupuestario (deuda) en 2013.

Del total de estos recursos, el 6.1% se destina al pago corriente de pensiones no contributivas; es decir, de aquellos con 65 años y más que no aportaron en su vida productiva a alguna de las instituciones de seguridad social, que les proveyera de alguna pensión a su jubilación [2].  El 3.2% se destina al pago de pensiones de las Fuerzas Armadas Mexicanas, mientras que el 4.8% lo absorben las pensiones de las empresas en liquidación FERRONALES y LFC. El restante 85.8%, del gasto total en pensiones se ejerce en las entidades de control presupuestario directo: IMSS (48.6%), ISSSTE (24.4%), PEMEX (8.3%) y CFE (4.7%). Cabe mencionar que este gasto son las erogaciones dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y no representa, necesariamente, las pensiones recibidas por los beneficiarios durante el año en curso; para algunos de los casos los recursos del PEF se invierten en un “fondo de pensiones”, del cual se pagan las pensiones corrientes (ver cuadro1).

pensiones-2013

Fuente: Proyecciones de CIEP con base en el Presupuesto de Egresos de la Federación y la Auditoría Superior de la Federación.

Con estos recursos, se estima que el número de personas que reciben algún tipo de pensión, en 2013, es de 8,506,181. De las cuales, el 49.3% reciben pensión del tipo no contributiva (beneficiarios del programa Pensión para Adultos Mayores). Un 37.6% recibe pensión por parte del IMSS y el 9.9% a través del ISSSTE. El restante 3.2 por ciento es pensionado de PEMEX, CFE, ISSFAM o alguna de las empresas en liquidación (FERRONALES o LFC).

Lo anterior es reflejo de la disparidad en la asignación del gasto para pensiones entre instituciones y de las diferencias entre las pensiones otorgadas en cada una de ellas, derivadas de los contratos colectivos en cada caso.  Mientras que para pensiones no contributivas se asignan 6,013.81 pesos por beneficiario, para los pensionados de LFC se asigna 117 veces más esta cantidad. Siendo las empresas del Estado las que tienen un mayor gasto por pensionado.

Incidencia del gasto en pensiones

Al realizar un análisis de incidencia entre ambas políticas de pensiones, se encuentra que, las pensiones no contributivas responden a una política progresiva. Es decir, la población con menores ingresos es la que se beneficia en mayor medida; el 48.7% del gasto en este tipo de pensión se encuentra en el 40% de la población con menores ingresos. Por el contrario, 55.9% del gasto en pensiones contributivas se asigna entre el 30% de la población con ingresos más altos; lo que refleja la regresividad de estos recursos (ver cuadro 2).

incidencia-pensiones

 Fuente: Cálculos de CIEP con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares.

El simulador de pensiones

El módulo de pensiones, dentro del macro simulador del sistema fiscal, permite estimar el gasto público anual en pensiones y su efecto distributivo, por tipo de pensión; haciendo diferencia entre los montos de gasto por población pensionada en cada institución pública. Cabe mencionar que, este gasto no refleja la pensión recibida por cada beneficiario, ya que no contempla las asignaciones por cada uno de los fondos para pensiones de cada institución, ni las aportaciones en cuentas individuales. Para efectos de simulación, se puede modificar el gasto público per cápita según institución pública con seguridad social y del programa Pensión para Adultos Mayores. Para la elaboración de este simulador se utilizó la información del Presupuesto de Egresos de la Federación 2013, la revisión de la Auditoría Superior de la Federación de la Cuenta Pública 2011, de la Encuesta Ingreso Gasto de los Hogares 2010 y las proyecciones de población de CONAPO 2010-2050.

Comentarios Finales

El derecho al acceso a la seguridad social en México ha sido otorgado, mediante distintas leyes, a los trabajadores formales, de acuerdo a la institución de seguridad social a la que se encuentran inscritos. Un esfuerzo más por brindar seguridad social a todos los mexicanos ha sido a través del programa de Pensión para Adultos Mayores. Si bien es importante, para el gobierno federal vigente, garantizar un mínimo ingreso a toda la población, así mismo lo es el garantizar este mismo ingreso al estado. Un esfuerzo se ha hecho mediante la introducción de cuentas individuales. Sin embargo, dado que este cambio es reciente, aunado a la introducción de pensiones no contributivas, los pasivos contingentes de largo plazo, derivados del pago de pensiones aún representan una carga para el sector público presupuestario, que se puede acentuar en el largo plazo.

Ver referencias

Auditoría superior de la Federación. Informe del resultado de la fiscalización superior
de la cuenta pública 2011. Disponible en http: //bit.ly/WaFt7S, Accesado el día 18 de junio de 2013.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Encuesta nacional de ingresos y gastos de los hogares. Disponible en http://bit.ly/LJbJiM, dentro de Estadística y Encuestas en hogares, 2010. Accesado el día 10 de junio de 2013.

Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2013. Disponible en http://bit.ly/WaFt7S Accesado el día 18 de junio de 2013.

[1] Las instituciones de seguridad social en México son: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad Social y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM), Petróleos Mexicanos (PEMEX), Comisión Federal de Electricidad (CFE), y las compañías en liquidación, a cargo del gobierno federal, Luz y Fuerza del Centro (LFC) y Ferrocariles Nacionales de México en Liquidación (FERRONALES).

[2] A partir del 2007, el gobierno federal implemento el Programa de Atención a Adultos Mayores en Zonas Rurales, el cual tenía como objetivo contribuir a que los adultos mayores de 60 años, que habitaban en zonas rurales de alta y muy alta marginación, salieran de la pobreza alimentaria y que mejoraran sus condiciones de vida. Este se ha transformado en el programa “Pensión para Adultos Mayores” el cual beneficia a todo adulto mayor de 65 años, que no recibe pensión alguna.