INEQUITATIVO EL GASTO PÚBLICO EN EDUCACIÓN Y ALEJADO DE LAS NECESIDADES DE MÉXICO: CIEP

  • El reporte “Gasto público para una educación de calidad”, elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria A.C. (CIEP) reveló que la educación media superior y superior no son prioridad del gasto federalizado
  • Lo anterior pese a que un individuo con carrera profesional terminada obtiene ingresos mayores en 119%, y paga 561% más ISR que aquél con solo preparatoria terminada
  • Se requiere vincular el gasto público con las insuficiencias del Sistema Educativo Nacional para elevar la calidad educativa

Ciudad de México a 14 de junio de 2016.- A través del reporte “Gasto público para una educación de calidad” elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria A.C. (CIEP), se evidenció que, a pesar de que el gasto más importante del gobierno federal es la educación, estos recursos aún tienen una planeación inercial y de corto plazo, la cual no favorece la equidad, la calidad educativa ni la sostenibilidad fiscal, ya que para que tengan un impacto positivo en el sistema fiscal y una mejora en la calidad educativa es necesario vincular el gasto público con las necesidades reales de la educación.

Para 2016 el gobierno destinó 723 mil 650 millones de pesos a la educación en el país, lo que representó el 15.2% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Sin embargo, el estudio del CIEP constató que la educación media superior y superior no son prioridad del gasto federalizado, ya que alrededor del 97.2% del gasto que reciben las entidades corresponde a educación básica, 1.3% a educación media superior y 0.9% a educación superior.

Además, el gasto educativo básico entre las entidades no corresponde a la población educativa. Baja California, Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, Puebla, Sonora, Tabasco y Yucatán, reciben recursos en una proporción del gasto educativo inferior a la proporción de alumnos que tienen.

En cambio, Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas reciben recursos en una proporción del gasto educativo por aportaciones superior a la proporción de estudiantes.

 Calidad del Sistema Educativo Nacional (SEN) y la transición de la población

Los investigadores del CIEP encontraron que, pese a que se han realizado esfuerzos por medir los alcances de la educación, en términos de calidad, aún existe una falta de continuidad de la evaluación que permita medir la transición de la calidad de la educación en cada uno de los elementos que componen el SEN.

El estudio hace alusión a la población y al SEN. Concluye que cada vez las personas de entre 3 y 14 años están acercándose a una cobertura universal. La demanda en la educación media superior y superior se ha incrementado en los últimos 10 años y el reto es atenderla.

En el SEN, se está evolucionando de un sistema cuyo objetivo era la enseñanza y cobertura, a uno que tiene como prioridad el aprendizaje, la trayectoria y la equidad, aunque con rezagos.

También, en la investigación el CIEP detectó que el número de alumnos de educación media superior y superior se ha incrementado en la última década. No obstante, la cobertura no ha sido equitativa, mientras que el 30.8% de los jóvenes más ricos tiene acceso a la educación superior pública, solo el 10.4% de los más pobres tiene acceso a ella.

Impacto de los años de escolaridad en sistema fiscal

Asimismo, el estudio “Gasto público para una educación de calidad” argumenta que la educación misma tiene rendimientos crecientes, tanto para la población como para el gobierno federal. Comparando el aumento en el ingreso por cada año adicional de estudio, se observó que éste aumenta conforme el nivel educativo es mayor, con incrementos de 9.1% para educación básica, 9.7% para educación media superior y 20.1% para educación superior.

El reporte menciona que únicamente los individuos con estudios de nivel superior alcanzan a contribuir al Estado, en forma de Impuesto Sobre la Renta (ISR), la inversión en educación realizada en ellos. Los profesionistas reportan ingresos mayores en 119% que un asalariado con solo preparatoria terminada, lo que le retribuye al sistema fiscal 561% más en ISR.

Brechas salariales entre maestros y otros profesionistas

El estudio muestra que, al transcurrir los años de experiencia de los profesores en escuelas públicas, su ingreso laboral es mayor y crece de manera constante. No obstante que los docentes del nivel medio superior y superior del sector público ganan menos que los maestros del mismo nivel de escuelas privadas durante los primeros 18 años de experiencia.

La investigación señala que los docentes enfrentan menor incertidumbre laboral en comparación con otras profesiones. Lo anterior, se debe probablemente a que el sindicato no solo vela por el puesto de trabajo de los maestros de educación pública, principalmente de aquellos de educación básica, sino también por el nivel salarial y prestaciones de los mismos, asegurando que al final de la vida productiva reciban una pensión.

Con respecto a las brechas salariales, se detalla que, al comparar los grupos de instructores con otros técnicos y profesionales similares que no se dedican a la educación, el ingreso laboral es 32.9% mayor para aquellos en educación básica y 40.2% para maestros de educación media superior y superior.

 Gasto público para una educación de calidad

 En suma, resulta necesario que, ante el panorama actual de la educación en México, el gobierno federal replantee las fórmulas existentes de distribución de recursos a la educación pública por estado, de manera que ésta sea equitativa y contribuya a un mejor aprovechamiento escolar de los alumnos.

Asimismo, el impulso a la educación superior es imperante, ya que los profesionistas reportan un ingreso considerablemente mayor en comparación con aquellos que solo tienen preparatoria terminada, impactando positivamente no solo en su economía familiar, sino también en el sistema fiscal mexicano.

“Gasto público para una educación de calidad” se compone de ocho capítulos: El financiamiento del Sistema Educativo Nacional; La inequidad en el Sistema Educativo Nacional; La calidad del Sistema Educativo Nacional; Gasto y calidad educativa desde una perspectiva internacional; El financiamiento y calidad educativa en los estados; La nómina educativa: principal destino del gasto en educación básica; La inversión educativa en los jóvenes; y El gasto educativo como inversión del gobierno federal. Además, se incluyen ciertas implicaciones de política pública que este documento pudiese tener. El reporte completo se puede consultar en http://gastoeducativo.ciep.mx/

 

 Acerca del CIEP

Somos un centro de investigación de la sociedad civil sin fines de lucro ni agenda partidista, que provee información y análisis accesibles, relevantes y técnicamente sólidos para incidir, mejorar y democratizar las discusiones y la toma de decisiones en economía y finanzas públicas, con el propósito de darle sostenibilidad al sistema fiscal en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

 

DESCARGA LA PRESENTACIÓN [ppt.] DEL ESTUDIO AQUÍ


Contacto de prensa

Jimena Valenzuela

Teléfono 5340 8688

Correo: jimenavalenzuela@ciep.mxinfo@ciep.mx