1. Los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), que acompañan al paquete, pronostican un crecimiento económico del 4% para el año 2011 y de 3.5% para el año 2012. Si bien la información disponible al principio del verano validaría esas estimaciones, la situación internacional observada a la fecha de esta publicación podría sugerir menores tasas de crecimiento.

2. Los ingresos de la federación tendrán un incremento del 2.5% real en el 2012, a pesar de que la recaudación tributaria caerá en un 3.4% real. Casi en su totalidad, el contrapeso estará concentrado en una mayor recaudación en los derechos a los hidrocarburos que crecerá en un 17.02% real.

3. La mayoría de los ingresos de la federación se concentran en los siguientes 5 conceptos: ISR, IVA, derechos a los hidrocarburos, ingresos de organismos y empresas y el financiamiento. En conjunto, estos 5 recaudan 3’213,579.3 millones de pesos (mdp), equivalentes al 88.1% de los ingresos totales.

4. Los ingresos petroleros, en conjunto, agrupan 1’147,831.3 mdp, representando el 31.5% de los ingresos de la federación o, bien, un 7.6% del Producto Interno Bruto (PIB ). Los ingresos tributarios recaudan 1’487,208.4 mdp (40.8% de los ingresos o un 9.8% del PIB), mientras que los no tributarios lo hacen en alrededor de 1’012,867.40 mdp (27.8% de los ingresos o un 6.7% del PIB).

5. El gasto neto total propuesto, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), asciende a 3’619,907.1 mdp; 2.5% más que en 2011, equivalente al 23.9% del PIB.

6. Las asignaciones a gasto corriente se incrementaron en 5.4%, mientras que el gasto en inversión disminuye en 6.5%, en términos reales respecto de los aprobado en 2011.

7. El gasto en las funciones de gobierno se incrementó en 13.3%, en términos reales respecto de lo aprobado en 2011. Esto se debe a la orientación del gasto a los rubros de seguridad, justicia y otras funciones desarrolladas por la Secretaría de Gobernación y el Instituto Federal Electoral.

8. En el PPEF 2012 se presenta un cambio en la clasificación funcional del gasto. Del 2004 a la fecha, la comparación entre funciones y subfunciones del gasto era casi directa. Este cambio en 2012 no
permite continuar con las comparaciones históricas de gasto a nivel de función y subfunción.

9. El PPEF para la Función Educación presenta una disminución real de 3.0%, respecto al presupuesto aprobado para el 2011, y de 2.6%, respecto al ejercido en 2010. Esto se debe, en parte, a la desagregación de las subfunciones de Deporte y Cultura. Al considerar éstas dentro del presupuesto propuesto a la función educación, se observa una variación real del 0.3%, respecto de 2011.

10. Los recursos asignados a la Secretaría de Educación Pública (SEP) ascienden a 243,311.2 mdp, 1.9 % más, en términos reales, que en el presupuesto aprobado para 2011 y 0.2% más que el ejercido en 2010.

11. El PPEF 2012 propone que el financiamiento público en Función Salud sea de 414,482.6 mdp , lo que representa un crecimiento real de 3.8% al PEF 2011.

12. El Ramo 12 (Salud) incluye una asignación de 108,998.9 mdp, incremento real de 16.7% en relación al ejercido en 2010 y nulo con respecto al PEF 2011. El Presupuesto destinado al Seguro Popular rebasa el 60.0% del presupuesto en Ramo 12 (por otro lado, se presentan recortes presupuestarios a otros programas).

13. Las participaciones federales a los estados se incrementarán en 2.4% real, excluyendo el efecto de la eliminación de la Tenencia. Es decir, si los estados deciden conservar este impuesto, tendrán mayores ingresos que en el 2011, en términos reales.

14. De no aprobarse la postergación al IEPS a la venta final de gasolinas y diesel, los estados dejarían de percibir aproximadamente 25,000 mdp. Esto implicaría ajustar las cifras estimadas de participaciones federales a la baja en todos los casos.

15. El paquete económico 2012 no maneja la formación de reservas para enfrentar los pasivos contingentes del sector público. Tampoco describe una estrategia de mediano plazo para lograr la despetrolización de los ingresos del gobierno. En ese sentido, su contribución a la viabilidad de largo plazo de las finanzas públicas mexicanas es limitada.