Dinero en imagen – 06 de Octubre, 2014

CIUDAD DE MÉXICO – La inversión física presupuestaria ha presentado su mayor tasa crecimiento en el periodo enero-agosto en las últimas dos décadas, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Para este año, la inversión por parte del gobierno federal ascendió a 545 mil 810 millones de pesos, superior en 26.5 por ciento en términos reales a los 415 mil 230 millones de pesos registrados en el acumulado de los mismos meses del año pasado.

Especialistas consultados por Excélsior dieron su visión acerca de las implicaciones de este repunte de la inversión pública respecto a los últimos años.

Para Antonio Castro Quiroz, analista económico del Centro de Análisis y Proyecciones Económicas para México (Capem-Oxford), las cifras señalan el inicio de una derrama económica que va a llegar a ocho billones de pesos de aquí al final del sexenio. “El inicio ha sido lento pero va de forma segura, es decir ahora vemos que arranca la construcción, la obra pública, y obviamente la derrama económica que va a haber sobre todo en el sector energético”, manifestó el especialista.

Mientras que Sunny Villa Juárez, investigadora asociada del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) sostuvo que esta alta tasa de crecimiento en lo que va del año ha sido ayudada por la reducción que hubo en el mismo periodo del año pasado. “Si se compara el gasto de inversión con lo registrado el año anterior, hay un incremento importante porque previamente hubo una disminución significativa. Esto implica que lo que hay es una compensación de lo que se dejó de invertir el año pasado”.

Además la investigadora afirmó que hay que tener en cuenta que el presupuesto de 2014 tuvo un crecimiento importante respecto al de 2013 (10.2 por ciento), por lo que se esperaba que en términos proporcionales existieran incrementos en diferentes rubros de manera inercial, entre ellos la inversión.

Más a energía y carreteras

Las cifras de gasto público de la Secretaría de Hacienda señalan que los mayores rubros de inversión en cuanto a tasa de crecimiento son el sector de la energía, con un alza de 21.0 por ciento en lo que va del año; y las comunicaciones y transportes, con un incremento de 67.6 por ciento. Los especialistas señalaron estas cifras muestran que estas dos áreas son el principal énfasis de la presente administración federal en materia de inversión.

Sobre el tema, Antonio Castro manifestó que “el gobierno está poniendo sus fichas en sectores donde considera que su inversión será altamente productiva y donde cree que van a generar mayores recursos en el futuro; y éste es el caso de sector energético”.  El especialista considera que el gobierno está pensando como un inversionista con mucha lógica, que lo que pretende es optimizar los recursos escasos con los que cuenta el sector público, y ponerlos en sectores con alta rentabilidad.

Mientras que Sunny Villa aseguró que “los números muestran que esta inversión sigue siendo casi del 50 por ciento destinado por Pemex, y el resto a los demás rubros como la vivienda”. Sostuvo que ésta ha sido una visión constante desde años anteriores, ya que antes se aumentó la inversión de la paraestatal entre otras cosas por lo de la refinaría de Tula; y ahora con la visión que van a tener las nuevas empresas productivas del Estado. “Siempre habrá importantes inversiones en Pemex porque es nuestra principal fuente de ingresos”, añadió.

Por el lado de la infraestructura carretera, Castro sostuvo que en segundo semestre el gasto ejercido en dicho rubro se ha dinamizado, por lo que más temprano que tarde se verán los frutos de esas inversiones “ya algunas cementeras me han dicho que ya se está ejerciendo con mayor dinámica el gasto para construcción de infraestructura carretera en este tercer trimestre del año”, añadió. El analista destacó el rol de la iniciativa privada, quién en su opinión ha complementado muy bien al gobierno en carreteras. “El gasto público en carreteras puede que no haya crecido mucho, pero aquí el sector privado ha participado de manera activa e impulsado dicha infraestructura”.

Sunny Villa coincide en la importancia del sector privado en la infraestructura carretera, donde “hemos visto carreteras, y muchas de ellas se han dado a través de asociaciones público-privadas”. De la misma manera, la investigadora dijo que el programa de empleo temporal ha ayudado a impulsar la inversión pública en carreteras, sobre todo en las zonas donde han sufrido desastres naturales.

Menos al sector social

Las cifras oportunas de las finanzas públicas del país muestran que la inversión en infraestructura educativa disminuyó 16.2 por ciento en enero-agosto respecto al mismo periodo del año pasado; mientras que la inversión pública en salud decreció 9.9 por ciento en términos reales en el mismo periodo. Para este segundo rubro, esta disminución se suma a la presentada en los ocho primeros de 2013, que fue de 38.8 por ciento.

Sobre esto, Sunny Villa ve con preocupación las mencionadas caídas, ya que van en contravía de muchos objetivos sociales que se ha planteado el gobierno. “Con estas caídas en inversión en educación vamos a tener que incrementar casi en 50 por ciento el gasto en 2015, si es que queremos implementar de manera adecuada la Reforma Educativa”, señaló la analista.

Mientras que por el lado de la salud, Villa añadió “la universalización de la salud se logra construyendo más hospitales y centros de salud, que al final de cuentas es también inversión física. Entonces, no veo claro cómo vamos a alcanzar la cobertura universal en seguridad social con estas contracciones en la inversión en la salud”, expresó.

Sin embargo, Antonio Castro no ve con mucha preocupación dichas caídas, ya que es parte del énfasis que el gobierno está haciendo por el sector energético. “Más que verlo como reducciones hay que verlas como reasignaciones hacia rubros estrictamente necesarios como el caso del sector energético, que es donde le están dando prioridad a la inversión”. Es decir, el especialista planteó que la inversión se está yendo hacia rubros donde teóricamente rendirán mayores resultados, lo que permitirá que se generen mayores recursos, y ya con ello se pueda llenar los huecos que se puedan dejar ahora en materia social, para invertirlos de manera más racional en el futuro.

Piden tener cuidado con la corrupción

El crecimiento de la inversión pública podrá traer mayor crecimiento económico del país, pero para eso hay que blindarlo de casos de corrupción, manifestó Jesús Valdés Díaz de Villegas, profesor investigador de la Universidad Iberoamericana.

El académico sostuvo que una condición necesaria para que este mayor flujo de recursos que se están inyectando en la economía puedan rendir sus frutos, es necesario que la sociedad esté vigilante para evitar que se repitan ineficiencias en el gasto en obras que se han dado en el pasado.

“El país tiene que evitar que se repitan casos como la Línea 12 del metro de la Ciudad de México, que en su momento representó un gasto importante en infraestructura de transporte, pero que ahora sabemos que fue un gasto ineficiente, lleno de corrupción.”

De igual manera, el académico señala que se deben evitar sobrecostos en las obras, como el presentado en la Estela de Luz, que hacen que cualquier inversión física pierda toda su eficacia. “La Eestela de Luz se acabó mucho tiempo después de lo presupuestado y salió más caro que el estadio olímpico de Londres. Así, no hay obra física que genere crecimiento económico.”

Finalmente, el académico sostuvo que si se cumple está condición de evitar corrupción en las obras públicas, el gasto de inversión tendrá un efecto real en el crecimiento de los demás sectores de la economía, lo que a la postre hará que el país crezca de manera tangible.

VER NOTA