• Paquete económico 2018, con visión a corto plazo: CIEP.

  • Aunque el presupuesto es mayor que el año anterior, esto no compensa el efecto demográfico.

 

Las proyecciones que se plantean para el 2018 reducen aún más el espacio fiscal y heredan un escenario complicado al próximo gobierno, refirió el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) como resultado del análisis realizado al Paquete Económico 2018, entregado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados el pasado viernes 8 de septiembre.

 

Disminución de la deuda, producida por eventualidades, no por diseño

Durante una conferencia de prensa para dar a conocer el documento Implicaciones del Paquete Económico 2018, Héctor Villarreal Páez, Director General del CIEP, afirmó que por primera vez desde el 2007, la deuda del sector público federal (SHRFSPF) disminuyó de 50.1% a 48% del PIB. Además de los esfuerzos realizados por el gobierno para reducir el gasto, se tuvo un remanente provisto por el Banco de México y la apreciación en términos de Pesos de la deuda externa. El reto es mantener una tendencia a la baja en la deuda pública federal, sin el apoyo de efectos cambiarios.

 

Reforma Hacendaria llega a su límite

Los ingresos del sector energético presentan una caída del 39.5% con respecto a 2013. Aunque se estima una mayor producción de petróleo para 2018, resultado de la Reforma Energética, los ingresos petroleros se mantendrán en 3.9% del PIB.

 

Por otro lado, la recaudación tributaria pasó de 9.7% del PIB en 2014 a estabilizarse en 13.0 % en 2018, y se prevé que el comportamiento positivo se mantenga sin variaciones de 2018 a 2023, lo que registra una maduración de la Reforma Hacendaria.

 

Los recursos se acabaron para hacer política pública

Aunque se observa que el presupuesto estimado para el 2018 es mayor que el año anterior, este incremento no alcanza a compensar el cambio demográfico, ya que un porcentaje mayor del gasto ya está comprometido, esto indica que han decrecido los recursos disponibles para proveer de bienes y servicios a la población. Resalta que el gasto en infraestructura pasó de 3.6 a 1.5 del PIB.

 

Las participaciones y las aportaciones incrementarían 3.7% y 0.5% real respectivamente en 2018. A pesar de que representan el 85.3% del gasto federalizado, este último disminuiría 0.9% real porque la promoción de acciones de desarrollo regional, componente principal del Ramo 23, disminuiría 80.7% real el próximo año.

 

Otro factor de la reducción del espacio fiscal es el gasto en pensiones, que continúa creciendo y registra un aumento de 37.3% del 2013 a 2018. De acuerdo con las estimaciones del Paquete Económico 2018, el crecimiento de este rubro disminuirá a partir del 2020; sin embargo, datos de la Auditoria Superior de la Federación y del CIEP, indican que seguirá en aumento hasta el 2055.

 

El presupuesto para salud se ubica al mismo nivel que en 2013 pero con 6.3 millones de mexicanos más que hace cinco años y revela un recorte del 4.2% al programa Seguro Popular, que beneficia a más de 53 millones de mexicanos. Aunque se ha incrementado el acceso a los servicios de salud, específicamente al Seguro Popular, en las estadísticas de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016, la población manifiesta usar en mayor medida los servicios privados.

 

Para 2018 se propone gastar en educación 1.4% menos que en lo aprobado para 2017. La educación superior es la más afectada a raíz de este recorte. En la propuesta del Ejecutivo se sugiere disminuir los subsidios para las universidades estatales, mantenimiento de infraestructura y se elimina el programa para el pago de pensiones.

 

La investigación del CIEP, arroja que existe un espacio fiscal reducido que dará un margen menor para la ejecución de políticas públicas, por lo que el reto para el próximo gobierno será trabajar en un sistema fiscal sostenible y pensado en el mediano y largo plazo.

 

Para conocer los detalles del análisis del Paquete Económico, lo puedes hacer en la siguiente liga:

http://paqueteeconomico.ciep.mx/